viernes, 31 de octubre de 2014

CARLOS ALBERTO MONTANER: FUE CUBA


Juan Bautista Yofre ha publicado otro importantísimo libro: Fue Cuba. Tata Yofre es un notable periodista argentino que dirigió la inteligencia de su país en tiempos de Carlos Menem. De esa experiencia le quedaron su pasión por la información exacta y algunos contactos muy valiosos.


Yofre tuvo acceso nada menos que a 11,000 documentos de la inteligencia checa que detallan minuciosamente la intervención clandestina de Cuba en los asuntos internos de medio planeta, y muy especialmente, en América Latina.

A ese espasmo imperial cubano se le llamó “Operación Manuel”. Los servicios checos, muy controlados por la URSS, fueron escogidos por Moscú y por el KGB para coordinar con La Habana los esfuerzos subversivos. Los soviéticos querían borrar sus propias huellas.

¿Qué hizo el castrismo en Argentina? Algo terrible: en los primeros años de la década de los sesenta contribuyó a descarrilar la débil instauración de la democracia civil en tiempos de José María Guido y Arturo Illia. Entonces pasaron por La Habana, en busca de ayuda y pertrechos, decenas de argentinos violentos, desde Mario Roberto Santucho hasta John William Cooke.

Cuba inspiró, adiestró, armó y lanzó un movimiento guerrillero contra una Argentina que, bajo la dirección de un médico honrado, Arturo Illia, luchaba por estabilizar la nación, enterrar el militarismo y colocar de nuevo al país bajo la autoridad de la ley. Fueron a luchar contra la democracia.

En esa época, el periodista Jorge Massetti, encandilado por la experiencia cubana –vivía en La Habana y dirigió Prensa Latina— se infiltró en Salta, al noroeste de Argentina, al frente de un grupo armado, al que llamaron “Ejército guerrillero del pueblo”, para recrear en su país de origen la experiencia castrista y erigir una dictadura comunista.


Massetti eligió el pseudónimo “Comandante Segundo”. El “primero” era su amigo Ernesto Che Guevara, quien se hubiera incorporado a la lucha, a la cabeza del grupo, tan pronto se consolidara un frente guerrillero. Pero no pudo ser. El ejército liquidó rápidamente aquella delirante aventura. El cadáver de Massetti jamás apareció.

En toda América Latina sucedió lo mismo. En Uruguay, la Suiza de América –como ha documentado convincentemente el ex presidente Julio María Sanguinetti– la izquierda castrista, encabezada por los tupamaros, comenzó a robar armerías y bancos, y secuestró, asesinó y asaltó cuarteles, provocando la reacción violenta y, a veces, criminal, de los militares.

El actual candidato a vicepresidente por el Frente Amplio, Raúl Sendic, nacido en 1962, acabó estudiando en Cuba del 80 al 84 (lo que acaso lo vacunó contra ese disparate) porque su padre, de igual nombre, fue la cabeza, el corazón y la primera pistola de aquella lamentable banda terrorista que tanto daño le causó al país, aunque hoy intenten reescribir esa trágica historia.

¿Por qué Cuba tuvo tanta influencia? En esencia, por la personalidad mesiánica de Fidel Castro, quien, por desproporcionado y loco que fuese el proyecto, se decidió a conquistar el planeta y poner de rodillas al odiado vecino estadounidense, como advirtiera en una carta escrita en el verano de 1958 a su amante y confidente Celia Sánchez: “Cuando esta guerra se acabe –escribió–, empezará para mi una guerra mucho más larga y grande: la guerra que voy a echar contra ellos. Me doy cuenta que ése va a ser mi destino verdadero”.

Y así fue. A partir de la derrota de Batista, Castro convirtió a Cuba en una gran base revolucionaria dedicada a la acción armada internacional. Como me dijo un ex comandante sandinista: “más que un país, Cuba era un nido de ametralladoras en movimiento”.

“Hacer la revolución” en cualquier parte era el leitmotiv de Fidel Castro, su pasión más íntima y persistente. Para ello buscó la protección de la URSS, suscribió el modelo represivo estalinista y el no menos letal colectivismo marxista-leninista, se alió a todos los movimientos de liberación preexistentes, como el argelino, o contribuyó a crearlos en cualquier parte, como el ELN colombiano, ofreciendo armas, adiestramiento, dinero, y una metodología basada en la experiencia cubana, a la que llamó “foquismo”.


¿Por qué esa locura? Porque Fidel Castro, que creció en olor de tiroteos y gangsterismo, en su juventud, en 1947, durante la frustrada expedición contra el dictador dominicano Trujillo, montada en Cuba con la colaboración de la “Legión del Caribe”, y luego en el bogotazo de 1948, había adquirido “el síndrome del condottieri”, ese marcador trallazo de adrenalina que dan las aventuras militares y la posibilidad de realizar hazañas que te claven para siempre en la historia y en la atemorizada memoria de los hombres.

No en balde, por aquellos años tumultuosos, prediciendo su destino fulgurante, se cambió su segundo nombre. Se llamaba Fidel Hipólito y se puso Fidel Alejandro. Su destino era conquistar el mundo. Su caballo de batalla no se llamó Bucéfalo. Se llamó Cuba. Fue Cuba.


Carlos Alberto Montaner[1]
*Periodista y escritor
Vicepresidente de la Internacional Liberal
@CarlosAMontaner


NOTA: Los destacados no corresponden a la nota original.


[1] Carlos Alberto Montaner Suris (La Habana, 3 de abril de 1943) es un periodista, escritor y político cubano, que tiene, además, la nacionalidad española y la estadounidense. Ha ganado varios premios relevantes y colaborado con periódicos de renombre internacional. Ha publicado unos 27 libros. Los últimos dos son las novelas La mujer del coronel y Otra vez adiós, editada por Alfaguara (Santillana).
Algunos medios especializados han calculado en seis millones el número personas que semanalmente leen sus columnas. Su trabajo ha sido distinguido por instituciones como la Comunidad Autónoma de Madrid, y el Instituto Juan de Mariana. Es además, vicepresidente de la Internacional Liberal.

FOMENTAN RELACIONES FUERZAS ARMADAS DE ARGENTINA Y CUBA

El ineficiente ministro de defensa argentino sabedor que la Cuba de los hermanos Castros, es la principal responsable del ataque de la violencia que sufrió América Latina, especialmente la República Argentina, invitó a visitar nuestro país a una delegación militar cubana. ¿Qué busca al estrechar lazos con el país que produjo la mayor infiltración marxista y terrorista en nuestra querida Patria? ¿Es parte del “ir por todo” exaltado por la presidente del Poder de Turno?

Advertimos a los señores militares en actividad sobre el peligro de “morder el anzuelo cubano”, basta con recordar nuestra dolorosa historia reciente, recordar a sus camaradas y civiles Presos Políticos por haber derrotado al terrorismo apoyado por Cuba en los años ’70… o simplemente echar una mirada a la Venezuela de hoy. 

Como Cuba es la tiranía comunista más antigua del continente, no existe allí la libertad de prensa u opinión, no podemos conocer en detalle ¿qué ocurre realmente  dentro de la isla? Pero los medios que hoy ofrece la tecnología, sí nos permiten saber que no viven en ningún “paraíso”, excepto los jerarcas del régimen castrista.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre

FOMENTAN RELACIONES FUERZAS ARMADAS DE ARGENTINA Y CUBA

Por Martin Hacthoun

Buenos Aires, 26 oct (PL) Una delegación militar de alto rango de Cuba completó hoy una visita a Argentina donde desarrolló una amplia agenda de trabajo que estuvo destinada a estrechar las relaciones entre las Fuerzas Armadas de ambos países.


La presidió el general de Cuerpo de Ejército Joaquín Quintas Solá, quien explicó a Prensa Latina que el viaje tuvo "el objetivo de estrechar las relaciones y observar directamente en algunas empresas y entidades determinados desarrollos de su industria militar y en otras esferas".


Fue en reciprocidad al realizado a la isla el pasado julio por el ministro de Defensa, Agustín Rossi, quien invitó a una delegación militar cubana a visitar a Argentina, señaló Quintas Solá, quien ostenta el título honorífico de Héroe de la República de Cuba.

Lo acompañaron el capitán Carlos A. Duque Ramos, los coroneles Raúl Quintas Montoro, Armando L. D. López y Francisco Martínez Quintela, y el teniente coronel Noslen Rojas Ramírez.

"El criterio de la delegación es que la visita ha sido exitosa, realmente muy provechosa en particular por el conocimiento que hemos adquirido y la información que nos brindaron", opinó el general.

Describió que el personal que los recibió fue "muy amable y muy abierto a brindarnos la información que necesitábamos. Realmente estamos muy complacidos y muy satisfechos", afirmó el también diputado nacional.

Quintas Solá reiteró a sus anfitriones el apoyo de Cuba a lo que calificó de justo reclamo argentino de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur.

"Esa es una posición clara de Cuba, porque consideramos que ese territorio insular ha sido y debe ser de Argentina", recalcó el alto oficial y reafirmó también el rechazo de la isla a las sentencias dictadas contra este país en el litigio con los llamados fondos buitre.

Jornadas Latinoamericanas de Sanidad Militar y Sociedad

Quintas Solá refirió que además del objetivo puramente militar de la visita, esta coincidió con la I Jornada Latinoamericana de Sanidad Militar y Sociedad, en la que participó el coronel Francisco Martínez Quintela.

El coronel, quien es el jefe de los Servicios Médicos de las Fuerzas Armadas de Cuba, explicó que expuso sobre la historia de la sanidad militar cubana y la formación de sus recursos humanos. Dijo además que abordó los logros de la Salud Pública en la isla desde el triunfo de la Revolución en 1959 hasta la fecha.

A modo de colofón, el general Quintas Solá destacó que resultó conmovedora la visita que realizó la delegación a la Casa Museo Ernesto Che Guevara en Alta Gracia, Córdoba, donde vivió de niño durante seis años el Guerrillero Heroico.


"Realmente, emanaron sentimientos profundos estando allí donde vivió el Che", manifestó el oficial quien alabó la dedicación y el cuidado que allí tiene el personal para mantener ese sitio histórico.

DERECHOS HUMANOS


Hace ya varios años que quienes se dicen defensores de los derechos humanos hacen todo lo que tienen a su alcance (y tienen mucho) para violar sistemáticamente los derechos humanos de los detenidos, tanto procesados como condenados, por delitos de lesa humanidad, cometidos durante la dictadura militar (1976-1983). En juicios que no respetan principios universales del derecho (no juzgar por el mismo hecho dos veces, en caso de duda a favor del reo, violación de términos y procesos) en forma sistemática violan los derechos fundamentales de los detenidos, manteniéndolos en cárceles comunes, incluso siendo personas mayores y/o enfermas. Esto no solo no es justicia, sino ensañamiento, sean éstos inocentes o culpables, y, por supuesto, habla de la falta de objetividad de los tribunales a cargo de estos casos. Estos juicios, sus procedimientos y el trato a los acusados muestran que el respeto por los derechos humanos es sólo para los "amigos". Si lo que se exigiera fuera justicia, y no venganza, demostraríamos ser un país mejor.

Jorge Cazenave
DNI 16.730.076

jueves, 30 de octubre de 2014

FUE CUBA, EL ÚLTIMO LIBRO DE JUAN B. YOFRE


Cuba, marzo de 1965. Fidel Castro inspecciona con satisfacción el pasaporte falso de Ernesto “Che” Guevara, parado a su lado y ya transformado en Ramón Benítez. Parece mucho más gordo; lleva sobrero, gruesos anteojos, prótesis bucal y zapatos que aumentan su estatura.

Estaba en marcha la “Operación Manuel”, y la Argentina, junto a otros países de América Latina, pasaría a ser víctima del más exitoso proceso de infiltración del castrismo.

Poco después de la Crisis de los Misiles, y bajo el atento control de los soviéticos, representantes de los distintos movimiento revolucionarios de América Latina recibieron instrucción militar para volver a sus países de origen e instalar allí focos guerrilleros.

Documentación falsa, identidades robadas, contrabando, planes de espionaje, entrenamiento físico, provisión de armas, análisis de tácticas militares.

Por primera vez salen a la luz los documentos desconocidos de la Agencia de Inteligencia Checoslovaca con la información de quienes participaron en las operaciones secretas que intentaban promover el comunismo en América.

Fue Cuba traza la historia del proceso de sovietización de la isla y, al mismo tiempo, analiza los cambios internos dentro de la revolución, que exponen muchos interrogantes: ¿Cuándo se produce la fisura entre el Che y Fidel con respecto a América Latina? ¿Por qué desaparece Guevara de la escena política cubana? ¿Cuáles fueron los verdaderos motivos de su pergeñada muerte?

Un libro fundamental para entender el origen de este proceso que desató una guerra revolucionaria, con civiles militarmente preparados para tomar el poder en sus país a sangre y fuego.

Juan B. Yofre

UN DISCURSO ANTIPOPULISMO QUE VALE LA PENA ESCUCHAR

miércoles, 29 de octubre de 2014


Gloria Álvarez integra el MCN Movimiento Cívico Nacional Guatemala desde Noviembre del 2013. Estudió Relaciones Internacionales y Ciencia Política en la Universidad Francisco Marroquín y una maestría en Desarrollo Internacional en la Universidad Sapienza de Roma. Es conductora de "Viernes de Gloria" Libertopolis radio 102.1 FM. De raíces guatemaltecas, cubanas y húngaras con sólo veintinueve años se declara “libertaria” más allá de cualquier ideología.

El siguiente es el discurso que realizó la joven guatemalteca en el Primer Parlamento Iberoamericano de la Juventud, que se llevó a cabo recientemente en la ciudad de Zaragoza, España. En el mismo, Álvarez representó a Guatemala y destacó con su discurso anti populismo y anti corrupción. Al encuentro asistieron líderes menores de 35 años de 18 países.

Realmente vale la pena escucharla:


ENTREVISTA AL GENERAL LUIS MENDIETA, VÍCTIMA DE LAS FARC Y BRIGADIER GENERAL DE LA POLICÍA COLOMBIANA

por Ricardo Angoso
@ricardoangoso

Tras haber pasado casi doce años secuestrado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y haber sido testigo de la sangrienta toma de Mitú a manos de ese grupo, el Brigadier General Luis Mendieta es hoy un hombre libre que expone libremente sus opiniones y sin pelos en la lengua, como se dice vulgarmente. Hoy, cuando revive todos esos acontecimientos que vivió después de ser liberado por el Ejército Nacional, mantiene un cierto escepticismo acerca del proceso de paz que vive el país.

Ricardo Angoso: ¿Cómo ve el proceso de paz con las FARC, cree que las negociaciones están avanzando?

Luis Mendieta: No vemos grandes gestos por parte de las FARC. Recordemos que ya han sido varios gobiernos los que les han hecho concesiones y esta organización no muestra un verdadero espíritu diálogo. No olvidemos que hace unos años el presidente Andrés Pastrana les cedió una zona de despeje de 42.000 kilómetros, en el Caguán, que fue una concesión enorme a los terroristas, y sin embargo siguen con el mismo discurso que cuando yo estaba en mi cautiverio. Cuando yo estaba secuestrado siempre me repetían que llevaban cincuenta años combatiendo para llegar al poder y que podían estar otros cincuenta más para conseguir ese objetivo, entonces, en ese orden de ideas las FARC no han cambiado y siguen con el mismo discurso. ¿Qué esperanzas puede tener uno si sigue escuchando lo mismo?

Obviamente, yo sigo siendo escéptico con respecto a este proceso y con este estado de cosas. Nosotros, como todos los colombianos, estamos muy interesados en que haya paz en Colombia para nuestros hijos y nietos puedan vivir en un país normal, pero desafortunadamente las FARC no han dado el primer paso ni muestras de que lo vayan a dar en el sentido de que quieren la paz. No se ve ese deseo o ese anhelo por su parte, sino más bien lo contrario.

R.A.: ¿Cree que usted la FARC tienen voluntad política para negociar ahora el fin del conflicto?

L.M.: Seré repetitivo con lo que fue mi situación de cautiverio y siempre repetiré las palabras de cuando estuve allá, secuestrado, en manos de las FARC. Las FARC siempre nos dijeron que cualquier concesión que les haga el gobierno nacional, la utilizarían al máximo para avanzar en sus objetivos. Cada paso que el gobierno ceda en sus pretensiones, ellos lo aprovechan pero sin ceder en nada y sin dejar la violencia. Así llevamos muchos años.

Y en estos treinta meses que se llevan de aproximación a las FARC, vemos que el gobierno cedió mucho y les dio muchas alas y expectativas en la sociedad internacional. ¿Y qué decir de los diálogos de La Habana? El gobierno se ha jugado mucho para levantar órdenes de captura, para crear las condiciones para que los integrantes de las FARC puedan ir a Cuba… Incluso se han levantado algunos operativos en varias zonas del país para permitir que los cabecillas de las FARC puedan viajar hasta La Habana y seguir con ese proceso de paz. Pero, nuevamente, me pregunto, como todo el pueblo colombiano, ¿cuándo van a mostrar la FARC que tienen voluntad de avanzar hacia la paz y hacer verdaderos gestos para lograrla? De momento, desde luego, no lo han hecho.

“El principal escollo para que las FARC abandonen
la actividad armada es el narcotráfico”: Mendieta
(Foto Ricardo Angoso)

R.A.: Le pregunto a usted como víctima: ¿qué papel deben tener las víctimas en el proceso?

L.M.: Las víctimas deben ser la parte central. Desafortunadamente, en este proceso de paz las FARC pretendieron que no se les diera visibilidad a las víctimas que habían generado por sus hechos terroristas, es decir, querían que el pueblo colombiano y la comunidad internacional les viera a ellos como víctimas y no como verdugos, que es lo que realmente son. Al no reconocer a las víctimas que ellos mismos han ocasionado en estos cincuenta años largos de conflicto, pues en ese mismo momento se ve que no hay sinceridad por su parte, ni arrepentimiento, ni contrición. Cuando reconozcan algún día a las miles de víctimas que han dejado a lo largo y ancho del país, pues estaremos dando un mínimo paso para avanzar en ese proceso de paz.

No olvidemos que hay reclamos de muchos sectores que han padecido el conflicto en Colombia, tanto por razones sociales, políticas y económicas, y que han sido víctimas de todo tipo de violencias y conflictos. Se tiene que atender a todo el mundo, incluso a los que fueron víctimas de los paramilitares, pero creemos que ese capítulo se cerró cuando se negoció con estos grupos y se les dio una salida judicial. Tendrá, eso sí, que haber una reparación por parte de los tribunales a las víctimas del terrorismo paramilitar, pero es un caso muy distinto a las víctimas de las FARC.

El problema es que las FARC no quieren reconocer a las víctimas que han creado por sus hechos violentos, pretenden obviarlas, dejarlas fuera de juego. Cuando fui a La Habana incluso he llegado a escuchar que a los miembros de las Fuerza Pública que han detenido pretenden tratarlos como prisioneros de guerra. Y que a los líderes políticos secuestrados por ellos, como Ingrid Betancourt, fueron tratados como prisioneros políticos. Tratan mediante argucias demostrar que no han cometido ningún delito desconociendo todas las normas del derecho interno e internacional, al no reconocer los tratados internacionales que ha firmado el gobierno nacional y el Estatuto de Roma. Buscan la impunidad ignorando todas las normas de derecho, y ese punto es inaceptable.

R.A.: ¿No le parece aberrante que quien cuestiona el proceso de paz sea tratado por el gobierno del presidente Juan Manuel Santos como "enemigo de la paz"?

La operación Camaleón, donde se liberó
al hoy General Mendieta

L.M.: Sí, hay términos que se utilizan no muy afortunadamente en un país que ha sufrido tanto con la violencia. Se tratan de ver las cosas como blanco o negro, pero resulta que no es así. Pienso que si hay gente que aporta una versión diferente sobre cómo avanza el proceso, es bueno, son distintas visiones y perspectivas. Creo que se aportan nuevas luces y eso es positivo, conseguimos construir propuestas conjuntas que nos permitan avanzar. Tachar a unos de amigos de la paz y a otros de enemigos, como se hace veces desde el poder, es un despropósito no adecuado. No se puede demonizar a nadie porque tenga otras ideas. Cada una reclama sus legítimos derechos. Colombia es una democracia y se tiene que escuchar a todo el mundo en igualdad de condiciones.

R.A.: ¿Piensa que en La Habana se negocia o se escenifica, hay otros negociadores detrás de este proceso?

L.M.: Hay dirigentes políticos que quieren intervenir en el proceso y que no ponen las cartas sobre la mesa. Para mí está claro que allá no solo negocian los cabecillas de las FARC, sino otros líderes políticos que quieren influir en los resultados. Y que orientan y dictan cátedra y doctrina de cómo se tiene que negociar. Se busca condicionar unos resultados. Deberían expresarse las universidades y expertos acerca del proceso, también sobre los conceptos y doctrinas de cómo conducir el proceso. También las cortes de justicia deberían pronunciarse acerca del alcance del proceso. Luego pienso que se debía de haber dicho a las FARC cuáles eran las condiciones y los límites en el proceso de paz para seguir negociado bajo unas premisas mínimas aceptables para la sociedad colombiana.

R.A.: ¿Comparte la opinión del Procurador General de la República, Alejandro Ordoñez, acerca de los viajes de "Timochenko" a La Habana?

L.M.: Es una decisión que compete exclusivamente al Presidente de la República, Juan Manuel Santos, al que todos los colombianos votamos para que cumpla su papel y actúe en el beneficio general. Yo pido a Dios que dé sabiduría al Presidente y a todos los miembros de su gobierno para que actúen de acuerdo a los intereses del país y para que se tomen buenas decisiones. Pero ese asunto le compete a él, no puedo juzgar ese asunto. Nosotros le hemos votado para que conduzca el país de una forma adecuada, pero también para que tome las mejores decisiones en lo relativo al proceso de paz. Si tiene que facilitar esos viajes, y lo hace porque piensa que lo tiene que hacer, le dejo en sus manos que tome esas decisiones y no quiero juzgarle.

R.A.: ¿Cree que los miembros de las FARC que están en La Habana controlan a toda la organización en todo el país?

L.M.: En principio, creo que sí. Y lo digo porque cuando estaba en cautiverio los miembros de las FARC, tanto los mandos medios como los cuadros bajos, decían que obedecían a su Secretariado, que es el que ahora está negociando en La Habana. Dicen que son obedientes. Si ese Secretariado toma decisiones, creo que el resto de las estructuras las acatarán.

El problema radica en que hay algunas estructuras están dedicadas al lucrativo negocio del narcotráfico y tienen ingentes cantidades de dinero, viven muy bien y tienen enormes privilegios a través de esta actividad ilícita. No sé cómo esas estructuras van a aceptar de la noche a la mañana entrar en un juego político en que tendrán que dejar esos negocios y aceptar determinados compromisos, va a ser muy difícil, y ahí va a radicar uno de los grandes problemas de este proceso de paz. Luego está el asunto de la geografía, pues estos grupos operan en zonas inhóspitas y de imposible acceso, ¿quién va a controlar esos territorios? Ni siquiera la fuerza pública podría llegar hasta allí y dar fe de que realmente cumplen sus compromisos.

R.A.: ¿Hay malestar en las Fuerzas Armadas por la forma en qué se está llevando a cabo el proceso de paz?

El General Mendieta y Ricardo Angoso

L.M.: Cada persona, cada grupo, parece querer imponer sus ideas y propuestas al proceso, imprimiendo al mismo lo que piensan, y descalifican las ideas de otro. Creo que hay muchas ideas y criterios y tenemos que escuchar a todos para llegar a conciliar puntos en común que permitan grandes acuerdos. Tenemos que reflexionar y debatir para llegar a puntos en común que sean los más acertados para concluir un acuerdo.

R.A.: ¿Usted cree que se pueden derrotar militarmente a las FARC?

L.M.: Los cincuenta años de guerra les ha dado una gran fortaleza. Luego el narcotráfico, la extorsión y la industria de los secuestros les ha dado una gran fuerza y dinero que no se deben desdeñar. La geografía también les ha ayudado mucho para recibir materiales y pertrechos militares y nutrir su intendencia. También nuestra sociedad tiene muchas gentes con grandes necesidades que nutren, a veces recibiendo un sueldo, a las FARC y que son vulnerables de ser reclutadas por estas fuerzas u otras similares.
Por las condiciones nuestro país, como ya he dicho, la guerra puede seguir para largo. Pero, cuando yo estaba en cautiverio, observamos cómo durante el mandato del presidente Uribe las FARC sufrieron mucho y se debilitaron enormemente. Se dieron cuenta que podrían desaparecer y así nos los hicieron saber. En ese momento de debilidad, parecían dispuestas a negociar y buscar acuerdos con el gobierno. Los últimos meses antes de mi rescate los guerrilleros nos decían que podrían negociar con Uribe. Cree que hoy en día sí se les puede derrotar porque la tecnología ha avanzado mucho y se les puede localizar y neutralizar. Por supuesto, que seguirán matando y colocando bombas, haciendo mucho daño, pero pueden ser  derrotadas, al menos así lo pienso yo.

R.A.: ¿No cree que el principal problema ahora es que las FARC dejen el negocio del narcotráfico?

L.M.: Sí, claro, pero no solo con las FARC. Sino que creo que este problema del narcotráfico también atañe y afecta al Ejército de Liberación Nacional (ELN), que nutre sus finanzas del dinero del narcotráfico, y las bandas conocidas como BACRIM[1]. Hay muchas organizaciones dedicadas al narcotráfico e incluso tienen estructuras organizadas a nivel regional. Las FARC van a seguir en este negocio, junto esos grupos que digo, porque esta industria genera muchos recursos y dinero fácil de ganar. Seguirán con su accionar terrorista y es muy difícil que dejen el negocio de la droga.

R.A.: ¿Considera que a los militares colombianos se les debe dar un trato judicial distinto por el hecho de estar inmersos en un conflicto militar?

L.M.: Por ejemplo, los Estados Unidos no permiten que sus militares sean juzgados en ninguna circunstancia y les han dotado a sus soldados de un fuero especial porque participan en muchas misiones internacionales. Protegen a sus militares para que no sufran acciones jurídicas y acaben en la cárcel. Lo mismo tiene que pasar en Colombia que sufre una larga guerra de más de cincuenta años y donde los terroristas han empleado todos los métodos y medios para acabar con los hombres de la fuerza pública, de la misma forma que lo han hecho con miles de civiles. Las FARC incumplen el derecho nacional y el internacional, sin cumplir ninguna norma, cometen crímenes y nadie les juzga. Por eso, digo, hay que proteger a los soldados y policías que luchan contra los terroristas en esta guerra. Nos enfrentamos a un enemigo implacable, en las selvas y en los montes, no en las oficinas, y tenemos que hacer frente a una guerra. Tenemos que dejar que los soldados puedan hacer frente a situaciones de combate sin que sientan el miedo de que van a ser juzgados por enfrentarse a los terroristas. Nos enfrentamos a terroristas implacables y muy crueles.

R.A.: ¿Cómo examina esa tendencia continental de juzgar a los militares por haber luchado contra el terrorismo en las últimas décadas?

L.M.: Hay una estrategia a nivel internacional, pero sobre todo de las organizaciones comunistas o los grupos cercanos a ellos, para llegar a imponer por la vía política lo que no consiguieron por la fuerza. Y cuando llegan al gobierno esos grupos juzgan a quienes les han imposibilitado llegar al poder por la fuerza y también a sus enemigos, en este caso me refiero a los militares y policías que les hicieron frente. Seguramente hubo algunos excesos en el pasado, no lo voy a negar, y quienes los cometieron tendrán que responder por los mismos, pero hay una parcialidad total por parte de algunos líderes políticos que, llevados por la venganza, buscan en estos juicios la revancha. Se pretende llevar a la cárcel a militares que les hicieron frente con las armas y les derrotaron.

R.A.: ¿Cómo acabará el proceso de paz de Colombia, se parecerá a los de América Central en su momento?

L.M.: No puedo compararlo con otro. Cada país, cada proceso de paz, es distinto en sí mismo, tiene sus propias peculiaridades, como ocurre con el de Colombia. El nuestro es muy complejo porque el mismo problema del narcotráfico imposibilita muchas cosas. Llegar a una solución final, resolviendo todos los problemas y asuntos pendientes, no será muy fácil. Se habla, incluso de legalizar la droga, pero ese ya de por sí en sí mismo es un problema muy complejo. Colombia tiene luego una geografía muy compleja y es muy difícil verificar los acuerdos que se puedan lograr. El proceso de paz para que concluya será un camino largo y complejo, no veo soluciones fáciles y en el corto plazo.



[1] Las Bandas emergentes en Colombia o bandas criminales emergentes (bacrim) es el nombre que identifica a una serie de organizaciones mafiosas que operan en Colombia.

MUJICA DIJO QUE SOLO "TRAMITÓ" PEDIDO DE PRISIÓN DOMICILIARIA PARA MILITARES

"No. Yo no le pido. La Cruz Roja Internacional hace un análisis y hace un pedido y yo se lo mando" a la Suprema Corte de Justicia. "Yo no resuelvo", aclaró el presidente.

José Mujica en la Suprema Corte de Justicia.
Foto: Marcelo Bonjour

El presidente José Mujica dijo hoy que "solo hizo correr un trámite" ante la Suprema Corte de Justicia (SCJ) respecto a la posibilidad de que militares presos en la cárcel de Domingo Arena pasen a tener prisión domiciliaria a raíz de su estado de salud.

"No. Yo no le pido. La Cruz Roja Internacional hace un análisis y hace un pedido y yo se lo mando" al máximo organismo judicial del país. "Yo no resuelvo", aclaró el presidente.

El pedido surge a raíz de un documento de la Cruz Roja Internacional declarado confidencial en el que se recomienda realizar el traslado de cinco militares recluidos en esa cárcel por "estrictos motivos de salud", según informó Búsqueda, que afirmó que uno de ellos sería José Nino Gavazzo.

Consultado sobre si Gavazzo está entre los militares que han solicitado prisión domiciliaria, el mandatario uruguayo respondió: "No sé los que están enfermos".

La Cruz Roja realizó una visita a la cárcel de Domingo Arena y concluyó de tal forma debido al delicado estado de salud que padecen algunos de los militares.

Los ministros de la Suprema Corte deberán remitir el pedido a los jueces de las causas para que estos determinen qué medida se puede tomar aunque, según publica el semanario, puede haber problemas para concretarlo ya que la ley de medidas alternativas establece que no pueden beneficiarse de prisión domiciliaria los procesados por violaciones a los derechos humanos.

EL ANGEL DE LA MEDIANOCHE: CON JUAN "TATA" YOFRE

En una charla ecléctica, Baby Echecopar entrevista al escritor y periodista Juan Bautista "Tata" Yofre. Ambos recorren la historia de los personajes violentos de los años '60 y '70, el Tata refleja especialmente la influencia y apoyo de la ex Checoslovaquia en la infiltración cubana en Latinoamérica.

miércoles, 29 de octubre de 2014

EL DERECHO ES EL QUE NOS PLACE

Una publicación del Estudio Adolfo Ruiz & Asociados

"El derecho es lo que nos place"
                                                                       Hermann Göring

La frase del Mariscal del Aire de Hitler -a quien también se le atribuye otra de antología: "Cuando oigo hablar de cultura, llevo la mano a mi revólver"- se ajusta a la medida de los jerarcas del kirchnerismo, incluyendo desde luego a la presidenta. Por eso tuvo la tentación de cambiar los códigos penal y civil. En su elementalidad, la jefa de Estado no puede concebir que hayan existido gobiernos que hubieran hecho algo bueno antes de su aparición. Para ella, la historia argentina comienza en el siglo XXI. Antes de los Kirchner sólo hubo anécdotas, genocidio o entreguismo.

Si alguien le recuerda que existieron grandes y honestos argentinos, sólo consigue irritarla y volverla más agresiva todavía, como una niña explosiva. Y esa agresividad se ha ido tornando aún más virulenta, a medida que su régimen ingresa y se adentra en lo que en ciencia llaman un estado crítico (en este caso, con probabilidad de extinción). Es que Cristina F. de Kirchner no soporta el ocaso, ese estadio que la naturaleza produce implacablemente, y al que ella se resiste mediante el escapismo, la excusa, la culpa ajena y, de vez en cuando, agitando la teoría conspirativa. Ni la inseguridad, ni la inflación, ni la corrupción están incorporadas a su cháchara.

Los diccionarios definen conspirar como "unirse en secreto acuerdo, con el fin de efectuar un acto ilícito o impropio, o bien, de usar tal medio para llevar a cabo un fin ilícito". Por eso, quienes como ella, se aferran comúnmente a las teorías conspirativas, suelen apelar a frases tales como: "las apariencias engañan"; "las conspiraciones conducen la historia"; "nada es al azar"; "el enemigo siempre gana"; "el poder, la fama, el dinero y el sexo dan cuenta de todo". Pero esta "chifladura conspirativa" de la presidenta, es una patología que también se va internalizando en toda la sociedad, tanto opositora como oficialista, y entonces la ansiedad y la incertidumbre van apoderándose de la mayor parte de la población. Y como esta zozobra se potencia aún más con la inseguridad y la inflación que sufrimos, el futuro se nos aparece como una amenaza antes que como una esperanza.

Dentro de este panorama, "la doctora" sólo parece pensar en cómo leerá la historia a su década y, en ese sentido, todos sus actos, discursos y actuaciones tienden a alimentar documentalmente a los historiadores del futuro de manera que el gobierno quede siempre envuelto en un manto épico, igual o superador del que envuelve a nuestros próceres más respetados. Sin embargo, ella olvida que -aunque la historia la analizan y la escriben los humanos-, suele comportarse con la misma frialdad y con el mismo realismo que inexorablemente nos proporciona la naturaleza.

Miles de personajes soñaron y buscaron diseñar su propio destino histórico, tuvieran o no méritos para buscar insertarse épicamente, pero, a la mayor parte de ellos, la historia les jugó una mala pasada y fueron o son ignorados, salvo por los especialistas. En ese sentido, el kirchnerismo -el que según Jorge Asís ya había comenzado su proceso de "descascaramiento"- ha ingresado en la etapa histórica del desmoronamiento y del despedazamiento, que es previa a la estación póstuma: la de descomposición y disolución.

Los Kirchner y los "fondos buitres"

Cuenta la leyenda, que los 500 millones de dólares que recibió Néstor Kirchner por la privatización de YPF, los invirtió en bonos rusos que después entraron en default. Es decir, la apuesta le habría salido mal, y por eso no se puede brindar al público una información que mostraría al "Eternauta", cometiendo errores de un modesto inversor amateur. Haya sido o no así, esas inversiones las hizo por medio de bancos, los que a su vez colocan los fondos en los llamados hedge funds. Algunas de estas instituciones invierten una mínima parte de sus fondos -tipo un lance- en bonos defaulteados pero, de ninguna manera, el grueso del capital de 23.500 millones de dólares del fondo de Thomas Elliot está aplicado a bonos fallidos, como los argentinos. Por el contrario, están invertidos con destreza y astucia.

Pero lo que sí ha demostrado el fallo del Juez Griesa es que el modelo de gobierno santacruceño -importado luego a Buenos Aires y aplicado, tanto a amigos y enemigos- mezcla de aprietes, patentes de corso y venganzas para los que no siguen las instrucciones, no es replicable a gran escala. No nos da el Pinet como país, ni mucho menos le da el Pinet a este grupo de gobernantes improvisados y con un management de cabotaje, como para presionar a grandes empresas y a grandes empresarios, y luego inducirlos a negociados cómplices, para finalmente extorsionarlos o aplicarles el escarmiento. Tarde, así parecen haberlo comprendido, los empresarios reunidos días pasados en el Coloquio de IDEA.

Nuestro diagnóstico es que Elliot dio en el clavo, por lo que es bastante aunque no absolutamente probable que habrá un arreglo con los buitres muy pronto, tal vez, no más allá de los primeros días de enero de 2015 (salvo que los "buitres" piensen que podrían obtener una tajada mayor con otro gobierno). Elliot, entonces no tendrá necesidad de revelar los números de cuentas, ni los nombres de quienes hicieron giros a Liechtenstein, Zürich o Seychelles, ni mucho menos, habrá de perseguir judicialmente a los carteros y transeúntes de la "ruta del dinero K" (CFK, Hijos & Asociados). Con una condición: siempre y cuando se arregle rápido y como dicen en los locales nocturnos de New York, "with complete satisfaction". El objetivo de Elliot es cobrar, no obtener un triunfo moral, ni liderar una cruzada tipo mani pulite. Por eso, no creemos que tenga que usar su "bala de plata", al menos por ahora. Sin embargo, la astucia investigativa de Elliot puede ser imitada por otros acreedores, pues parece que esta gente que nos gobierna ha dejado un sinnúmero de huellas digitales.

El estilo consejero y de "buen marido" practicado por El (no nos referimos al Estado Islámico, sino al extinto Néstor Kirchner), con el remanido cuento de "no le lleven problemas a Cristina", se ha transformado en una vulgar corriente nacional masiva dentro de las filas gobernantes, y así cualquier funcionario parlanchín -como Capitanich, Kunkel o Aníbal Fernández- se esmera en esconder la mugre, los errores y las trampas debajo de la alfombra, para que no se noten, y para que "la doctora" no se irrite (se trate temas significativos, como el valor real de la inflación; el negociado financiero de Kicillof, el puro; el de los giros "físicos" de Báez; o el de los datos ocultos del contrato con Chevron). Aunque, repetimos, Elliot parece haber tocado el punto G de la codicia del matrimonio patagónico. Y si eso es así, la presidenta no tiene escape, salvo pagar mucho.

Para colmo, el viento de afuera no ayuda al gobierno

Ni Carlos Marx soñó con una conjunción simbiótica entre capitalismo y marxismo, como la que se ha dado en las últimas dos décadas. Que China, EE.UU. y Alemania produzcan la mitad de lo que se genera en el planeta, supera la imaginación de cualquier estudioso del tema, que hubiera hecho un análisis 30 años atrás. Tampoco pudieron imaginar este resultado psicodélico ni Gramsci, ni otros socialistas y "progresistas", hoy carentes de teta intelectual. Actualmente, el capitalismo impregna casi toda la economía del planeta, gobiernen Obama, Merkel, Maduro o Evo Morales. Causan risas penosas los discursos de teóricos marxistas -de afuera y de aquí- utilizando argumentos de la economía liberal; o haciendo la "vista gorda" sobre el narcotráfico que solventa a sus gobiernos o a sus guerrillas; o, como en China, intentando ingresar como "economía de mercado" en la OCDE.

Lo que ha comprendido la mayor parte de la dirigencia mundial es que cuando se liberan las fuerzas del mercado -ese espacio en el que se suman millones de decisiones de particulares, buscando proteger y acrecentar sus pequeñas economías-, el desarrollo se potencia geométricamente. Y lo hace a pesar de los autoritarismos o de las intervenciones económicas gubernamentales, como ocurre en China. Al revés de lo que sucedió cuando gobernaba Mao Tsé Tung (ahora llamado Mao Zedong), el autocrático régimen chino permitió que se libere la economía privada y se forme una ola arrolladora de tejido económico próspero, que ha provocado un incremento de la riqueza de tal tamaño que resulta casi inconmensurable y provoca asombro en todos, descolocando a todo el arco de izquierda ideológica. La forma en que se "derrame" o se distribuya esa riqueza entre la población podrá discutirse, pero lo que no puede negarse es que el sistema acumulativo que propone el capitalismo o la economía de mercado, resulta ser el mejor y el más eficaz, por varios cuerpos. Aunque la evidencia les duela, les avergüence y los desarme a personajes como Ricardo Foster, Horacio González y otros "carteros abiertos".

Claro que ahora, está llegando el viento de frente. La soja ha caído 30% desde octubre del año anterior y 37% desde mayo último. El petróleo -que importamos- ha bajado también: una de cal y una de arena. O sea, una mala y una buena, y otra muy mala: Arabia Saudita -objetada por otros productores de petróleo que tienen menor peso en las decisiones de la OPEP- pretende y puede reducir el precio del barril en un 20% y 25%, de manera de sacar de precio de mercado a la extracción del shale-oil, vía fracking. Con un barril de u$s 80, los costos de este sistema shale se tornan no rentables económicamente y por lo tanto, se reduce la importancia presente de "Vaca muerta", al menos por unos años.

La doctora Kirchner tiene un pensamiento propio de una provincia minera, cree poco en la industria y desprecia la actividad agropecuaria, pues considera a ambas actividades como "burguesas". Sólo tiene fe en las producciones extractivas, en la obra pública y en el empleo público. Por eso, ante la baja del precio internacional del petróleo, redujo las retenciones. Pero en venganza, las mantuvo para los productos agrícolas pese a que estos sufrieron mayores caídas de precios que los hidrocarburos. Todos subsidiamos a Santa Cruz, tal como antes lo hacíamos a La Rioja. Así es esta Argentina monárquica y medieval. Así votamos y así nos va.

Ahora parece que Vaca Muerta no los salva, ni nos salva

Pero, claro, cal y arena no son lo mismo. Nosotros utilizamos petróleo importado pero somos exportadores de toda la producción de soja (que no consumimos, salvo para fabricar aceite que también exportamos). La recesión internacional está bajando y bajará el consumo de petróleo y de soja y, por lo tanto, sus precios. Nuestra industria, nuestra iluminación y nuestra confortabilidad térmica, nos impiden reducir significativamente las cantidades de petróleo y gas importados. En cambio, las cantidades exportadas de soja se reducirán significativamente, o bajará el precio aún más de lo que se ha reducido.

Un barril a 70 u 80 u$s el barril descolocará económicamente a Rusia, a Venezuela, a Irán, a Ecuador y, en menor medida, a Bolivia. Precisamente nuestros aliados ideológicos. Las economías importadoras de petróleo y de gas se verán beneficiadas (Europa, Chile, Uruguay entre otros), aunque muchos otros países que son productores marginales de hidrocarburos disminuirán su rentabilidad. En pocas palabras, habrá transferencia de ingresos de éstos últimos hacia aquéllos, precisamente, los que no son nuestros mejores aliados.

En esta Argentina donde parece que todos, sin excepción, "encanutamos" bienes para protegernos parcialmente de una desastrosa política económica -de "tubo de ensayo, manejado por un alumno secundario de físico-química"-, los únicos factores que seguramente no están encanutados son la ira, el resentimiento, la megalomanía y el desequilibrio emocional de la presidenta. Y algo moralmente mayor, la ingratitud. Lo podría llegar a constatar próximamente el Papa Francisco, de ser cierta la versión de que ella le otorgó luz verde al proyecto de aborto que está en el Congreso. Pero los que sí ya lo constataron son sus ex-amigos: los Eskenazi, Ulloa, Jaime, Scioli o Duhalde.

El daño económico que ha producido el kirchnerismo no será menor que el que habrá ocasionado en materia de educación, salud y derecho, pero sí será el que afectará más directa y ruinosamente a la mayoría de la población en el corto plazo. Llevará como mínimo entre 2 ó 3 años de sostenidas políticas pro mercado, para revertir tanto perjuicio y desconfianza. Nuestra esperanza es que, de aquí en adelante, no logren destruir más de lo que ya han destruido, y que no alcancen a traducir en leyes esa frase siniestra que dice: "El derecho es lo que nos place"?.

Noviembre de 2014

LA SITUACIÓN DE LOS MILITARES EN AMÉRICA LATINA, EN UN ACTO DEL FORO IDEAS PARA LA DEMOCRACIA EN BOGOTÁ

El pasado jueves 23 de octubre el Foro Ideas Para la Democracia (en adelante FID) organizó una mesa y conversatorio bajo el título La situación de los militares en América Latina hoy. Siguiendo el formato, ya clásico, del FID el panel se organizó alrededor de las siguientes personalidades y sus respectivas ponencias:

- El ex Mayor de Caballería del ejército argentino y fundador del Foro Buenos Aires, el Lic. Jorge Mones Ruíz. 
- El ex Almirante de la Marina del Perú, Dr. Luis Giampetri, quien también fuera Vicepresidente de la República del Perú durante el segundo gobierno de Alán García y quién fue capturado por el MRTA durante 126 días en la toma de la residencia del embajador de Japón en el Perú. 
- El profesor e investigador Universidad Andrés Bello de Chile, Dr. Fernando de la Cuadra Valenzuela.
- La mesa directiva también contó con la presencia de Miguel Andrés Fierro Pinto (fundador de “Un millón de voces contra las FARC”) y Ricardo Angoso (periodista y Presidente del FID) quienes hicieron sus veces como moderadores del evento. 



EX MAYOR DE CABALLERÍA JORGE MONES RUÍZ: SE CAMBIA EL RELATO HISTÓRICO EN ARGENTINA EN ARAS DE INTERESES POLÍTICOS Y SE PERSIGUE ABIERTAMENTE A LOS MILITARES


Jorge Mones Ruíz inició su exposición señalando la cantidad de elementos positivos que han venido uniendo a todos los países de la región: el idioma, la historia, la religión y la madre patria común;  lamentando también que desde la década de los cincuenta, todos los países de la región han sido víctimas de la agresión marxista internacional dirigida por la URSS y comandada en esta parte del planeta por el “portaviones marxista caribeño que representa Cuba”.  A partir de la Revolución Cubana protagonizada por Fidel Castro, en 1959, se han sucedido las acciones terroristas en todo el continente con el fin de desestabilizar gobiernos democráticos. 

El ex mayor Mones Ruiz señaló que bajo el pretexto de desestabilizar gobiernos militares en pro de la democracia y la libertad, las acciones terroristas se sucedieron desde 1959 hasta la década de los 70 en Argentina. Si bien las guerrillas fueron vencidas en el plano militar, guerra continúa en el plano político. Tras derrotar a los grupos guerrilleros militarmente la persecución de los militares se inició en el plano político, en el plano social, por parte de los medios de comunicación, la cultura… cristalizando una batalla social que hasta ha osado cambiar el relato histórico.

Destacaba el ex mayor Mones Ruiz que un pesimista, no es más que un optimista con información: Si conozco la realidad voy a tener elementos para de manera racional tener la capacidad de decidir correctamente y revertir la situación. Sin embargo, para el ex Mayor, hoy en Argentina asisten a lo que podría llamarse una venganza terrorista contra los militares que batallaron la guerra militar, comandada desde la institucionalidad. 

EX ALMIRANTE DE LA MARINA LUIS GIAMPETRI: EN PERÚ HA HABIDO IMPUNIDAD PARA LOS TERRORISTAS, MIENTRAS QUE MUCHOS MILITARES, COMO ÉL, HAN SIDO PERSEGUIDOS

El Dr. Giampetri inició dando cuenta de los distintos movimientos terroristas de tendencia marxista que han azotado al Perú durante la década de los 50, 60 y 70. 

Según el almirante, el MRTA y Sendero Luminoso fueron los dos grandes grupos terroristas que más daño hicieron al país. La diferencia entre ellos, radica en que Sendero Luminoso nunca respondió a la estructura castro-cubana sino que se preocupó y ocupó un espacio ideológico diferente, y que está más vinculado a lo que descuidaron primero los padres de familia: la comunicación con los hijos.

Giampetri dio cuenta de cómo en Perú se ha borrado una etapa de la historia que es la que relata los más de treinta mil millones de dólares en pérdidas que causó Sendero Luminoso con sus atentados, los coches bomba, los toques de queda… 

El ex Vicepresidente relató cómo Sendero Luminoso de manera paralela a sus acciones terroristas, trató de fundar una nueva república en la cual iba a construir un nuevo Estado llamado Nueva Democracia y que por medio del adoctrinamiento sistemático iba a construir una nueva sociedad que borraría todo aquello que tuviera que ver con la ilustración. Sendero Luminoso desde la Universidad de San Cristóbal de Huamanga y otras instituciones educativas adoctrinaron a miles de niños y jóvenes en sus teorías sociopolíticas. 

Siguió su ponencia apuntando a la problemática de algunas mal llamadas ONG defensoras de derechos humanos y que han protagonizado las persecuciones contra los militares. Denunciaba Giampetri que de manera similar a las persecuciones que se han venido produciendo en países como Argentina, Colombia y Chile. Tanto es así que según el ex almirante de la marina peruana, algunas de estas ONG han becado jueces y fiscales con el fin de adiestrarlos en la acusación y condena de militares y policías. 

Cerró su exposición arrojando datos cuanto menos significativos: en los últimos años se han condenado a más de 2000 militares, muchos de ellos con penas de más de 30 años, mientras no hay un solo guerrillero con cadena perpetua (exceptuando el caso de Ismael Guzmán). De los 7000 guerrilleros capturados, tan sólo 300 siguen en la cárcel. Todo ello para dar cuenta de un abuso de la justicia que debería llamar la atención de los civiles de los países de la región. 

PROFESOR DE LA CUADRA: HUBO UNA CONSPIRACIÓN MARXISTA PARA CONVERTIR A CHILE EN UN PAÍS EN LA ÓRBITA CUBANA

El Dr. de la Cuadra quiso iniciar su exposición señalando las peculiaridades de su país, Chile. Chile es un país significativamente menor en términos de población y por ello las cifras suelen ser menores por ejemplo en comparación con Colombia o Argentina. 

El experto se remontó a la década de los 40 cuando en Chile hubo tres gobiernos consecutivos del Frente Popular donde el apelativo popular, por fortuna, no tuvo, ab initio, la connotación que tuvo en otros países. Tanto es así que el punto gravitante del Frente Popular chileno fueron la clase media y el Partido Radical de tendencia socialdemócrata, donde se observaba una tendencia intervencionista del Estado en los términos del New Deal de Franklin Delano Roosvelt, como respuesta a la crisis económica del 29. Se produce desde ese entonces una paulatina apropiación monopolística de la vida política nacional por parte de los partidos políticos que resultó una suerte de partitocracia que, a su vez, alentó a los socialistas de tendencia marxista. Ya en 1967 se celebró un Congreso del Partido Socialista donde en sintonía con la Internacional Socialista, Salvador Allende reconoció la legitimidad de todo tipo de luchas para alcanzar el poder. Es en ese entonces cuando la moderación chilena se cubanizó.

Allende reformó la educación tornando el modelo educativo un modelo de adoctrinamiento para los jóvenes chilenos, cuestión a la que se opusieron los partidos de la oposición. Desde ese entonces el gobierno de Allende protagonizó las permanentes transgresiones del orden constitucional y el incumplimiento de las sentencias judiciales que condujeron a la declaración de no viabilidad del gobierno por parte de la Cámara de Diputados y la Corte Suprema. Todo ello llevó a que las Fuerzas Armadas intervinieran el 11 de septiembre de 1973 en lo que de la Cuadra denomina una “respuesta patriótica de las fuerzas armadas para acabar con la ingobernabilidad del país que adolecía de inflación, bandas armadas y más de veinte mil guerrilleros de todos los países del continente”.

Es significativa y reveladora la cuestión que rodea las cifras de los muertos por la violencia política durante el golpe. Inicialmente la prensa extranjera habló de 200.000 muertos, al cabo del año del golpe las cifras que se manejaban eran 100.000 asesinados. Diecisiete años después y por medio de la Comisión Parlamentaria de Verdad y Conciliación, integrada básicamente por políticos de izquierdas, concluyó que durante el golpe murieron 2.700 personas.  

Cuadrado señalo los aciertos en políticas económicas que protagonizó el gobierno militar, que fue merecedor de ser llamado, por parte de Bill Clinton, “la perla de Latinoamérica” para dar cuenta de las expectativas de progreso económico que sembró el gobierno de Pinochet.  Es el “secuestro real” de Pinochet en Londres en el año 2001enmascarado en forma de arresto que exhortó el juez Baltasar Garzón, el hito que servirá para debilitar a las Fuerzas Militares y que sienta las bases para el inicio de la persecución judicial contra este colectivo. 

Para Cuadrado, la situación no presenta bisos de mejora, más bien al contrario. El Presidente Piñera presuntamente de derechas, si bien gobernó bien económicamente el país sólo agudizó la persecución contra los militares que protagonizaron el golpe en 1973.  El conversatorio del FID cerró con el habitual turno de preguntas del público que sirvió para que intervinieran personalidades de la talla del General Bonet (Colombia) y Sergio Tapia Tapia (Perú) quién ha defendido a militares en su país y también al Estado peruano ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos.  

RELATOR DE LA JORNADA:
Santiago Garre
Secretario General del Foro Ideas para la Democracia