lunes, 31 de agosto de 2015

CRISIS EN LA FRONTERA

por Ricardo Angoso
@ricardoangoso

Matar moscas a cañonazos es algo parecido a lo que ha hecho el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para atajar los supuestos problemas que se presentaban en la frontera colombo-venezolana. La brutalidad habitual de Maduro a la hora de enfrentar una crisis se puso de nuevo de manifiesto y esgrimiendo nuevas conspiraciones, ahora en clave paramilitar, cerró unilateralmente la frontera, expulsó a miles de colombianos de una forma ignominiosa, por decirlo de una forma diplomática, y dio al resto del mundo un espectáculo dantesco nunca visto hasta ahora en el continente.


A la irracionalidad chulesca, burda y ordinaria de Maduro, se le vino a unir el consabido carácter negligente e incompetente del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, más conocido como Juanpa. Respondió tarde, de una forma pusilánime y se mostró tibio y débil frente al sátrapa de Caracas, quien aprovechando que se encontraba ante un diplomacia poco rotunda y contundente, personificada por esa canciller de la eterna sonrisa que es María Ángeles Holguín, aprovechó la ocasión para pescar en río revuelto y cerrar los límites fronterizos.


Dicen los expertos que Maduro obró así para desviar la atención de su pueblo  acerca de los verdaderos problemas por los que atraviesa el país, sumido en la más grave crisis social, política, moral y económica del último medio siglo. Venezuela se está literalmente hundiendo en un mar de ineficacia, corrupción, criminalidad, improductividad, escasez de alimentos e inflación. Y es que Venezuela quizá ya se ha perdido para siempre, no tiene arreglo, pero esa es otra historia para otro momento. Venezuela tiene elecciones en diciembre y muchos pronostican que, de ser limpias, la oposición democrática derrotará a la barbarie chavista. Ojalá.

Diosdado Cabello 

La arremetida de Maduro contra Colombia tiene más que ver con la delincuencia común y el narcotráfico. A las luchas conocidas en el interior del régimen entre la Guardia Nacional Bolivariana y el ejército por el control del tráfico de drogas, el contrabando de gasolina y los negocios criminales, ahora hay que añadir el malestar y la tensión que se ha generado en el círculo de Diosdado Cabello por  la extradición de dos narcos colombianos -Gersaín Viáfara y Óscar Hernando Giraldo- a los Estados Unidos, donde podrían declarar en contra del máximo líder y ofrecer nuevas pistas y pruebas a la justicia norteamericana de cara a desentrañar la trama venezolana del narcotráfico, que dicho sea de paso, apunta claramente  a la cúpula de Caracas.

Gersaín Viáfara Mina, alias Eliseo o Última sombra
y Óscar Hernando Giraldo Gómez

Cabello puede acabar sus días como el dictador panameño  Manuel Antonio Noriega, antiguo capo del narcotráfico y urdidor de toda suerte de tramas, que fue arrestado, procesado y condenado por la justicia norteamericana en su momento, pero esa posibilidad, cada día más documentada en Estados Unidos, es también lo que le hace más peligroso: no tiene ya nada que perder y morirá matando. Cabello nunca abandonará pacíficamente el poder y hará todo lo posible por mantenerse en el mismo al coste que sea. Solo podría esconderse en la ratonera de oro de La Habana y, desde luego, ese no es su destino preferido.

LA DIPLOMACIA COLOMBIANA, INCOMPETENTE Y POCO FIRME EN LA DEFENSA DE SUS CIUDADANOS

María Ángeles Holguín

Luego está la otra crisis, la de la diplomacia colombiana. La canciller, María Ángeles Holguín, en vez de denunciar con vehemencia, firmeza y serenidad las violaciones de los derechos humanos sufridas por miles de sus compatriotas, prefirió mirar para otro lado, exhibiendo por enésima vez su sonrisa dentífrica, y ofreciendo la otra mejilla a su par venezolana en Cartagena, en una rueda de prensa barroca cuando menos y nada constructiva en términos de resolución de la crisis. En las relaciones internacionales no se puede estar en misa y repicando al mismo tiempo, sino que te toca tomar partido, saber de qué lado estás y defender la esfera de intereses del país que supuestamente tienes que defender, pero nada de eso ha ocurrido en esta crisis y el papel del tándem Santos-Holguín ha dejado mucho que desear. Su incompetencia, junto con su escaso conocimiento en la gestión de los conflictos, ha dejado en una situación de absoluta debilidad e indefensión a Colombia.


Por no hablar del papelón del expresidente colombiano Ernesto Samper, ahora Secretario General de Unasur, quien se ha puesto absolutamente del lado de Maduro y ha defendido abiertamente las tesis de Caracas acerca de la supuesta intromisión de grupos paramilitares en los asuntos internos venezolanos. Samper podía haberse callado, pero nuevamente salió en defensa de una cuadrilla de vulgares rufianes y delincuentes, como es la mayor parte de los dirigentes venezolanos que comulgan con las ruedas de molino de la mayor estafa acontecida en este continente en los últimos veinte años: el socialismo del siglo XXI. Samper, fiel a sus jefes, ha preferido el embuste a la verdad; la barbarie a la solidaridad con los suyos


La crisis ha vuelto poner sobre la mesa escasa profesionalidad de la diplomacia colombiana, copada y caracterizada por la presencia de enchufados, lameculos, aduladores, pelotas y paniaguados sin mayor mérito que el de ser amigos de la jefa, y la soledad terrible del presidente Santos en la escena continental, por mucho que él se empeñe en lo contrario y se piense una suerte de destino en lo universal elegido para la gloria. Nadie, absolutamente nadie, ha apoyado a Colombia en esta crisis, la soledad en el panorama internacional de esta nación vuelve a mostrar a las claras el fracaso de la política exterior colombiana, que el presidente Santos siempre ha tildado de "exitosa". Mentira.

Palacio de San Carlos 
Pero las crisis ofrecen grandes oportunidades para el cambio. Esta auténtica tragedia humanitaria en la frontera, ya con casi diez mil damnificados y otros millones de colombianos viviendo con auténtico terror en el interior de una Venezuela agónica y abatida, vuelve a poner de actualidad la necesidad de articular y vertebrar una nueva diplomacia para Colombia, conformada por profesionales formados, instruidos y con conocimiento de los temas. De lo contrario, si el amiguísimo y la improvisación siguen reinando en el Palacio de San Carlos, la sede de la Cancillería colombiana, no habrá nada que hacer y el ejecutivo de Bogotá irá de fracaso en fracaso, como le ha ocurrido en esta crisis.

CON SANGRE ENTRA


"Veo bandas rapaces movidas de codicia -la más vil de las
pasiones- enseñorearse del país, dilapidar sus finanzas,
pervertir su administración, pavonearse insolentemente en
cínicas ostentaciones, comprarlo y venderlo todo, hasta
comprarse y venderse unos a otros a la luz del día".
José Manuel Estrada

Mi columna de la semana pasada, al igual que ésta escrita el sábado por la noche, abusó del humor para describir una realidad cada vez más preocupante, y quedó fuera de lugar cuando terminó la farsa de la elección en Tucumán, sumergida en un caos demencial de violencia y sangre. ¿Cuánto tuvo de "ejercicio de cuadros y de tropas en el terreno", con vistas al gran combate de octubre?; la quema de urnas, los disparos en las escuelas, la intimidación a fiscales y periodistas, el robo de boletas y la falsificación de telegramas fueron maniobras tácticas practicadas ese día y puestas a punto para la siguiente ocasión. Los hechos (que son sagrados, como dice el Dr. Fayt) mostraron hasta qué punto está dispuesto a llegar el Gobierno para conservar el poder; si estaba convencido de que Manzur ganaría, ¿para qué armar ese siniestro festival?

Lo sucedido, sin embargo, tuvo un costado positivo, porque detonó la reacción de la ciudadanía tucumana y permitió que a las fuerzas opositoras les entraran las lecciones, y sus líderes, convocados por un generalizado repudio, reclamaran la urgente reforma del obsoleto sistema electoral que nos hemos dado, que habilita todas las formas de fraude, comenzando por el control de los comicios por el Poder Ejecutivo, a través del Ministerio del Interior y del Correo Argentino, en manos de La Cámpora.

Lo que hemos visto en Tucumán nos dice mucho acerca de qué puede suceder en las elecciones nacionales del 25 de octubre, cuando el oficialismo, aupado por unas encuestas dibujadas exprofeso, que muestran a Scioli a sólo cuatro o cinco puntos de consagrarse, con el 45%, en la primera vuelta electoral, ejerza esta forma de "contar" los votos para perpetuar el modelo, en especial en el norte del país y en el temible Conurbano bonaerense. Si no lo lograra creo, porque ya lo demostró, que será capaz de incendiar Roma. 

Contra esa improbable posibilidad de Lancha de alzarse con el triunfo, lo cierto es que el famoso "cisne negro" -el factor imponderable que puede convertir cualquier cálculo en papel mojado- parece haberse transformado en una renegrida bandada: su viaje a Italia, las inundaciones (los meteorólogos auguran que las lluvias se repetirán con similar violencia antes de octubre), los hechos de Tucumán y su buscado (y luego lamentado) abrazo a Alperovich y a Manzur, su declaración de bienes inexplicables, la guerra de Insfrán contra un ídolo de multitudes como Carlitos Tévez, la propia candidatura de Anímal, la caída en los precios de nuestras exportaciones, la dramática escasez de reservas, el recrudecimiento de la inflación y su silencio respecto al asesinato de Nisman (¡qué llamativa velocidad para iniciar la investigación sobre su patrimonio!), el memorandum con Irán y la causa Hotesur son algunos de los pájaros que la integran. Cuánta importancia final puedan adquirir para una sociedad tan anestesiada es una de las mayores incógnitas del momento.

No se trata, entonces, sólo de una mejor y mayor fiscalización del acto, que seguramente se logrará por la práctica adquirida por quienes la ejercieron en las PASO, sino en descubrir cómo hacer para dar velocidad, transparencia y, sobre todo, veracidad y credibilidad al escrutinio final. Si la oposición se limita a actuar con su candorosa inocencia habitual -como fue el reclutamiento de fiscales a través de las redes sociales, lo cual permitió que se anotaran kirchneristas para cumplir ese rol, que después desertaron- y con dar ejemplos de buenos modales, mientras admite que la información de cada mesa se trastoque en su camino a los centros de cómputo, todo se habrá perdido y el cristinismo habrá logrado su propósito de seguir en el poder a través del Chino Zaninni, de Anímal y de los emires feudales de Formosa, de Tucumán, de Jujuy y de otras provincias.

Creo que no disponemos de tiempo para cambiar, en sólo dos meses, el sistema -sea yendo hacia el voto electrónico, sea hacia la boleta única- que permitiría evitar algunos de los mayores vicios, pero estoy seguro que, al menos, se podría montar un enorme equipo de fiscales electrónicos para un efectivo control del escrutinio; además, como ya lo ha sugerido alguien de la oposición, debemos exigir la presencia de veedores internacionales, y cuantos más, mejor. Después del cenagoso chiquero en que el Gobierno ha convertido a la economía, y con la terrible herencia que dejará a su sucesor, éste -quien quiera que sea- necesitará de toda la legitimidad para encauzar y dar credibilidad al país; ese esencial requisito faltará si las elecciones que lo unjan resultan controvertidas o, literalmente, robadas.

Hasta ahora, creí que una eventual renuncia, antes de octubre, de Sergio Massa a su candidatura presidencial resultaría contraproducente, ante un eventual vuelco de su electorado peronista al redil del ¿Frente para la Qué?, pero ya no estoy tan convencido; básicamente, porque la presencia dividida del PRO y del Frente Renovador podría llevar a que ninguno llegara al 30%, y eso habilitaría a Lancha a triunfar -siempre fraude mediante- con sólo el 40%, en este curioso sistema de ballotage que los argentinos tenemos para las presidenciales. En la Provincia de Buenos Aires, donde gana quien simplemente obtiene más votos, la situación es distinta, porque allí están en condiciones de alzarse con el triunfo tanto María Eugenia Vidal (la candidata más votadas en las PASO) cuanto Felipe Solá, quien podría reunir los votos peronistas de Julián Domínguez y de barones hartos del kirchnerismo, que los lleva a la derrota.

De todas maneras, resulta esencial reiterar que el futuro se presenta muy difícil, tanto por la horrible situación interna como por las conmociones que, día a día, se producen en el escenario internacional, por las dificultades que afrontan Brasil (¡un espejo que nos avergüenza!) y China -nuestros principales clientes- y, sobre todo, por la devaluación masiva de las monedas de todos nuestros competidores y vecinos. Así, las drásticas correcciones que resultará inevitable realizar sobre el rumbo económico, en especial sobre el mega-gasto público que el kirchnerismo impuso, requerirá de fuertes consensos parlamentarios y sociales, que sólo podrán generarse a partir de la interacción generosa entre los distintos actores políticos, y allí se abre una puerta amplia, por ejemplo, para compartir espacios en el gabinete y en el Congreso, es decir, para constituir una amplia base aliada.

Cambiando totalmente de tema, y dado que también en este asunto la letra con sangre entra, algo acerca de la crisis de la inmigración ilegal de los miles de africanos que conmovedoramente luchan por una vida simplemente viable y están dispuestos a perderla en el intento, porque el infierno que dejan atrás es aún peor. Con toda humildad y desde este remoto lugar, me permito formular una sugerencia a la Comunidad Europea entera: ¿por qué no reparar algunos de los grandes errores de la época colonial y crear un Plan Marshall para África, que genere educación y riqueza para permitir a sus poblaciones permanecer en sus países de cuna?

Como todos sabemos, el original de ese plan hizo que Europa, después de la pavorosa destrucción que provocó la II Guerra Mundial, se recuperara con fuerza en pocos años. Muchos historiadores adjudican las razones que llevaron a los Estados Unidos a destinar tan ingentes fondos a esa reconstrucción al egoísta propósito de regenerar mercados para sus productos; aunque así fuera, los muchos millones de seres humanos que habitan en el continente negro y los enormes recursos de los que disponen los países sub-saharianos debiera servir, ahora también, como similar aliciente y, en especial, evitaría esa justificada invasión al continente europeo, tan rico y tan cercano.

El también dramático caso de Oriente Medio es diferente, porque quienes emigran huyen de la guerra y del demente Ejército Islámico. Un elemental instinto de auto-preservación debería obligar a reflexionar a los países centrales, creadores de ese caos por su avidez del mar de petróleo involucrado, e imponerles poner fin al mismo, ya que los inmigrantes árabes no se integran a las comunidades que los acogen y, por su infinitamente mayor tasa de crecimiento demográfico, terminarán por islamizar a Europa entera.

Los chinos tienen una curiosa maldición: "¡Ojalá vivas tiempos interesantes!"; no hay duda que nos está siendo destinada.

Buenos Aires, 30 de agosto de 2015


Enrique Guillermo Avogadro
Abogado

domingo, 30 de agosto de 2015

RECUERDEN TUCUMANOS... RECUERDEN ARGENTINOS...


Atentado Montonero del 28 de agosto de1975 en TUCUMÁN (avión Hércules C-130-TC-62- F.A.A.)

Atentado Montonero el 28/8/75

Es conocido el atentado perpetrado por Montoneros, el 28 de Agosto de 1975, en TUCUMAN, haciendo detonar un artefacto explosivo, colocado previamente bajo la pista del Aeropuerto "Benjamín Matienzo". Fue contra tropas de la Nación, en éste caso de Gendarmería Nacional, que volvían a sus destinos de origen luego de haber participado en la Operación Independencia.
El avión, un Hércules C-130, transportaba 114 efectivos de Gendarmería.


Entre ellos se hallaba RAUL REMBERTO CUELLO, gendarme de 18 años.

Al partirse el avión por la explosión, quedó fuera. Sin dudar, ingresó al sector en llamas y procedió a rescatar camaradas.

Lo hizo en forma continua, hasta que, por inhalación de humo tóxico quedo dentro del avión en llamas de donde hubo de rescatar a tantos.

Cuentan los que lo vieron que las últimas veces entraba tambaleante.

En su ánimo estaba el no aflojar, se me hace que ni se le debe haber ocurrido.

Pero lo anecdótico de esta hazaña, es que RAÚL REMBERTO CUELLO, había sentado plaza de cadete en la Escuela de Gendarmería Nacional, "Martin Miguel de Güemes", este Instituto, exigente como pocos, resultó a sí, para el mencionado. Separado que fue del mismo y a la espera de mejor ocasión dado sus años mozos, decidió quedarse como Gendarme.

En eso estaba cuando se le presentó una opción superadora. Ser "Héroe de la Patria"...y así lo hizo nomás.

El escrito infra pretende explicar un poco más el tema.
Mis respetos a la Gendarmería Nacional Argentina y al valor comprobado de sus hombres.

Una Escuela de Suboficiales de Gendarmería Nacional, lleva el nombre del valiente que se honra.

EL NOMBRE DE HERCULES

Hércules, el nombre de un Titán en Grecia,
Hijo de un Dios, y de ínfulas bravías,
Fue el que alguien en épocas postreras,
Pensó que un avión de carga merecía

Hércules, pues, aterrizó una tarde,
Apenas pasado el mediodía,
Eficiente, sereno, sin alardes,
Un trabajo más a su porfía.

Estalló el silencio y al instante,
Sintió que la vida se le iba,
Destrozado en una parte y en la otra,
El fuego, voraz lo consumía.

Buscó a quien entregar el testimonio,
Sus doce trabajos se perdían,
Clamó al Olimpo y éste diligente,
¡¡Mandó dos criollos de Gendarmería!!

Titanes Gauchos de la edad guerrera,
De ideas claras y de acción precisa,
Generosos varones con su sangre,
Porque sí y me las aguanto, su divisa.

Simplemente valientes,
Asumiendo la mística hidalguía
Y el sentido de lo trascendente
De las viejas órdenes de caballería.

Al portal dorado de la muerte heroica,
Lo cruzaron al paso sin sentirlo
Audaces, feroces, desmedidos
Orgullosos de su laya y de su sino

MARTIN MIGUEL DE GUEMES, DE A CABALLO
LOS RECIBE.

Es su norma,
Son los suyos, de su raza.
Aunque sabe les pregunta ¿Cómo fue?
¡A lo varón, mi General, de que otra forma!

MARTIN MIGUEL DE GUEMES, SE APEA
 Y LOS ABRAZA

Dos ángeles Gauchos les acercan,
A uno un alazán al otro un tordillo.
Montan. Al galope e insolentes
¡Atropellan la Eternidad tras su caudillo!

A RAUL REMBERTO CUELLO y PEDRO JOSE YAÑEZCaídos en cumplimiento del deber, en Tucumán, el 28 de agosto de 1975.

Luis Daniel de Urquiza
My (R) VGM

Las Malvinas son Argentinas
La Bandera es Celeste y Blanca


¿PARA QUÉ SIRVE UN SOLDADO?



Por Arturo Pérez-Reverte, en Twitter - 23/8/2015

“Esta tarde me dejo caer por el bar de Lola. Y me hace una pregunta que está de actualidad: ¿Para qué sirve un soldado?

Le señalo el periódico que está encima de la barra, con la foto de los que le dieron estiba al terrata del Kalashnikov en el tren gabacho.

Entre otras cosas, un soldado sirve para eso -le digo.

Un soldado -añado- sirve para cosas malas, cuando quien lo manda es un canalla. Igual que un policía.Igual que casi todo.

Pero un soldado sirve también para cosas buenas.  Sirve para cosas útiles, honrosas y dignas. Si quien lo dirige es honrado y digno.

Puesto que el que no existan soldados es utopía, en realidad para eso deberían servir siempre los soldados. Para cosas dignas.

Los soldados tienen mala prensa. El mundo ha cambiado. Pero de pronto, tatatachán, el mundo deja de ser ordenado y razonable. A veces.

O quizá, de pronto, la realidad irrumpe para poner en su sitio a tanto tonto del ciruelo y tanto demagogo cantamañanas.

Cuando todo se va al carajo, y a veces se va, los soldados (los de tu bando, claro) te sacan las castañas del fuego.

A fin de cuentas, bien mirado, son gente especial. Dispuesta a afrontar la mutilación y la muerte por poca paga, o por ninguna.

Voluntarios o profesionales, forzosos cuando les toca, lo cierto es que están listos para dejarse el pellejo donde otros no se lo dejan.

Sería ideal que no hicieran falta, claro. Pero de lo ideal a lo real hay mucho hijo de puta de por medio. Y mucha injusticia y mucha hambre.

Cuando el buenismo de los tontos y los ignorantes se estrella contra realidades, los soldados se vuelven útiles. Y hasta se les vitorea.

Hoy, por ejemplo, se vitorea a dos de ellos a los que tal vez ayer mismo se insultaba.

Hace dos días se evitó una matanza porque había dos soldados en un tren. Entrenados para luchar. Para matar (es su oficio) y que los maten.

Porque en el mundo real, cuando Disney se va al carajo, la gente mata y la matan. O para que no la maten. O mata para que no maten a otros.

Y la verdad. Prefiero que haya más gente dispuesta a matar y que la maten que esté de mi parte que de parte de los otros. Cuando hay otros.

Y ahora, señoras y señores, niños y niñas, hay otros. Quien no quiera ver que hay malos, y que están en plena forma, es un perfecto imbécil.

Esos dos soldados estaban adiestrados para reconocer el sonido de un Kalashnikov montándose. Y entrenados para atacar.
Y atacaron.

Atacaron de forma automática, sin pensarlo, por instinto de adiestramiento profesional. Técnicamente profesionales.

Se les unieron dos civiles. Soldados todos, en ese momento. Profesionales y voluntarios, juntos. Como ocurre en todas las guerras.

Esos dos soldados y esos voluntarios salvaron a la gente del tren.

De no haber estado ellos allí, hoy todos gimotearíamos sobre la terrible matanza. Velitas y tal. Yo soy Charlie y demás chorradas.

Ese día, en ese tren, esos dos soldados norteamericanos eran los nuestros. Y el del Kalashnikov era los otros. Los malos.

Así que me alegro de que, gracias a esos dos soldados y a esos dos civiles valientes, esa vez ganaran los buenos y perdieran los malos.

Por qué hay buenos o malos, ésa es otra historia. Pero no creo que sea lo que preocupaba en ese momento a los viajeros del tren.

Quedémonos sin soldados, que suena facha, e invirtamos en besos con lengua. Verán lo que nos reiremos todos con el del Kalashnikov.

Para eso sirve un soldado decente, Lola. Que los hay. Los he visto. Para que si hace falta lo maten por ti. Sin complejos.

Díselo al siempre acomplejado ministro Morenés si pasa por el bar. Y a su jefe Rajoy, el ciclista campechano, cuando se pare a besarte.

Y ahora ponles unas cañas aquí, a los amigos.”     


CARTA DE UN PRESO POLITICO DESDE EL PENAL DE GUEMES, A UN GRAN AMIGO Y CAMARADA


Querido Ricardo B. I. de la Vega

No te das una idea como estoy, la congoja me impide despedirte, es por eso que te escribo estas líneas para recordarte que nos veremos.

Sé que tus camaradas han dicho MURIO UN BUEN SOLDADO, tus parientes y amigos dicen era un tipo excepcional, tu mujer dice un sobresaliente esposo y tus hijos UN EXTRAORDINARIO PADRE.

Que puedo decir yo, nada, recordarte lo que siempre te dije cuando estábamos juntos en la trinchera norte, te has alejado temporalmente para ocupar un lugar en la caballeria cristiana, que en su momento comandada por Cristo nuestro Señor, vendrá a vencer al, maligno haciendo tronar su glorioso clarín con el toque A LA CARGA.

No todos pueden montar al lado de ÉL, solo serán aquellos que se mantuvieron fieles a la  Orden de Caballería y tú lo has hecho.

Viviste con honor, manteniendo tu dignidad en alto, has logrado cabalgar en la senda de la vida con lealtad a los principios de la orden.


Por eso estoy seguro que no has muerto, sino que un caballero ha ido a ocupar su lugar y está montado en un brioso corcel blanco al lado de San Jorge y de Santiago.

Quisiera yo también tener tus méritos, así cuando se ordene la carga final pueda yo, estar a tu lado, vos blandiendo el sable y yo enrristrando mi tacuara hecha lanza.

Querido hermano hasta la Batalla Final.

Eufemio Jorge Uballes[1]
Preso Politico.SubCrio Pol.Fed.Argentina.
Penal de Guemes



[1] Señor Suboficial (R) del Ejército Argentino, le escribe a un señor Coronel fallecido.

CARTA ABIERTA A VÍCTOR HUGO MORALES


Sr. Morales, ante todo quiero presentarme. Mi nombre es Constanza Gelsi, tengo 29 años, soy tucumana y argentina.

Le escribo porque necesito manifestarle el malestar que provocaron sus dichos con respecto a lo ocurrido en Tucumán el día 24 de agosto, el día del segundo Tucumanazo. Como supongo que habló desde la ignorancia, ya que no vive la realidad de mi provincia todos los días, permítame contarle como son realmente las cosas.


El domingo 23 de agosto se vivió un verdadero FRAUDE en Tucumán. No porque ganó el candidato oficialista y perdió la oposición (como a Uds. les gusta recalcar). Sino porque PERDIÓ EL PUEBLO. Lo que ocurrió es un grave atentado a la democracia. Lo más sagrado que tiene el pueblo es su voz, su voto y la libertad de defender lo suyo; y eso NOS LO ROBARON. No son las 42 urnas quemadas, los cientos de telegramas falsificados, las urnas llenas antes de comenzar la elección, los bolsones, el clientelismo, etc. El fraude no es hacia la oposición. ¡El fraude es al pueblo tucumano, y pegó duro! Por eso la gente decidió manifestar su malestar y dolor.


Escucharlo a Ud. decir que la manifestación en la plaza fue orquestada por Magnetto y Clarín, y escuchar a autoridades nacionales naturalizar delitos o decir que desconocían lo que ocurría fue otra cachetada que tuvimos que aguantar los tucumanos. Otra vez, como el 10 de diciembre del 2013 cuando la Presidente baila en Plaza de Mayo durante los saqueos, ¡NOS DEJARON SOLOS!


Permítame dejar las cosas en claro: la gente que se reunió en Plaza Independencia se convocó a través de las redes sociales de manera espontánea. No nos llevó Magnetto, no nos llevó Clarín. ¡POR FAVOR, NO DESVIRTÚE NUESTRO RECLAMO!

Los tucumanos ayer dijimos ¡BASTA!


Nuestro país y nuestra provincia están enfermos. Tienen en su sangre una enfermedad agresiva y destructiva; una enfermedad que duele y cala hondo. Esa maldita enfermedad se cobra la vida de la gente. Esa maldita enfermedad se llama CORRUPCIÓN.


Lo que se vivió el lunes en Tucumán es una muestra más de la intolerancia que vive el país. El gobierno y la policía reprimieron a ciudadanos que realizaban en forma pacífica su reclamo. Esa represión es resultado de la impotencia de un gobierno autoritario y feudal que ya no puede robarle y mentirle a su pueblo como lo hicieron durante 12 años.


¡Basta de poner excusas! ¡Basta de buscar culpables en otro lado!


En medio de ésta absurda guerra de egos que llevan adelante el gobierno nacional y Clarín quedamos los ciudadanos. Es hora de asumir, de una vez por todas, la responsabilidad que le cabe al gobierno nacional y provincial. Es el gobierno y sus máximos referentes quiénes sembraron la semilla del odio y la intolerancia. Y Ud. y tantos otros están haciendo crecer esas semillas. Permítame que les diga que los que pensamos distinto y no comulgamos con éste gobierno no somos fachos ni gorilas; que los que estamos en contra del clientelismo no estamos en contra de la inclusión social; que los que deseamos otra realidad para nuestro país no estamos en contra de lo nacional y popular. ¡Los que pensamos distinto no somos menos argentinos!


No necesitamos que Clarín nos diga que hay inseguridad, inflación, corrupción, desnutrición, narcotráfico, etc. Para eso basta ver la realidad. Basta salir a la calle todos los días y ver cómo nos matan por nada, basta ir al supermercado para saber que la plata no nos alcanza para llegar a fin de mes. Basta ver a nuestros niños morir de hambre. Basta ver a nuestros hijos morir consumidos por la droga y olvidados por el Estado. Basta ver a políticos incrementar sus patrimonios sin poder justificarlo. Pero sobre todo, no necesitamos a Clarín porque tenemos voz propia. Somos ciudadanos pensantes, con sentido común y con profundo amor por esta tierra. ¡NO NOS SUBESTIMEN!


En mi opinión personal, la grandeza de una persona radica en tener el valor de resistir el golpe más duro y en saber reconocer los errores y pedir disculpas.

Tucumán demostró al país nuevamente su grandeza, su valor para defender lo suyo y por eso ESTOY ORGULLOSA DE MI PROVINCIA.

Apelo a su grandeza para saber reconocer sus errores y pedirle a los tucumanos las disculpas que se merecen.

ATTE.

Constanza Gelsi[1]




[1] Nieta de Celestino Gelsi, quién fuera gobernador de Tucumán (1958 – 1962)

POLÍTICA DE DEFENSA


Es llamativo, y a la vez preocupante, que los candidatos presidenciales no han presentado propuestas sobre defensa y Fuerzas Armadas. Solamente Sergio Massa (Frente Renovador) ha manifestado sus intenciones en esas áreas: incorporación de la seguridad ampliada, empleo de las Fuerzas Armadas, aprobación de una ley de derribo y uso de vehículos aéreos no tripulados, entre otros temas.

Futuro portaaviones británico

Los problemas vinculados con la economía (inflación, cepo cambiario, restricción de importaciones) se cuentan entre las principales inquietudes que hoy dominan el agitado proceso electoral nacional. Sin desconocer la importancia de esas cuestiones y su urgente atención, no son los únicos temas que hacen al Gobierno y a la administración de un Estado. La Argentina debe considerar la defensa como una auténtica política de Estado, y poseer instituciones militares modernas y profesionales. Así lo exigen su vasto territorio, sus extensas fronteras y sus diversos y valiosos recursos naturales.

Luis Fernando Furlan

DNI 25.096.578

sábado, 29 de agosto de 2015

CUANDO LA MENTIRA ES “LA VERDAD”

Por Mauricio Ortín

Hasta para mentir se debe guardar cierto pudor. No hacerlo entraña tornar palpable el desprecio  que se siente por el interlocutor. Si bien el acto de mentir no es ajeno a la naturaleza humana y aún menos a los políticos, una cosa es mentir y otra es hacerlo a los gritos por Cadena Nacional. Otra cosa también, considerar a la mentira política como parte de lo cotidiano y normal. Cuando gran de los individuos que componen  la sociedad se vuelve tolerante a la mentira descarada y sistemática que baja desde el poder del Estado se establece, más que de engañador a engañado, una relación de sicópata a sicópata. Ello es así porque, tanto a los saben que mienten como a los que saben que se les miente, no les importa la verdad. Son pragmáticos, han construido una relación perversa a partir de un relato que funciona para ambos bandos y, así vengan degollando, darán pelea. Mas, tiene el impedimento insalvable de que, a la realidad, a tozuda no le van a ganar. Ese será el momento de la verdad; lo que no quiere decir, necesariamente, que sobrevendrá con ella la justicia y la dicha.


El discurso de la presidente Cristina Kirchner en el día de ayer tuvo aspectos que van desde lo sórdido a lo infantil pasando por lo monstruoso y lo cínico. Acusar de mentirosos a los que afirman que el asesinado Ariel Velázquez era militante radical es una canallada abyecta. Pasar lista, en medio de la inundación, a cientos de obras e inversiones realizadas en la provincia de Buenos Aires con el objeto de terminar con ese flagelo es la más categórica afirmación de que tales obras no sirvieron para nada. Echarle la culpa al “calentamiento global” es otra mentira; en la Capital Federal llovió la misma cantidad de agua y, no se inundó, porque allí sí se hicieron las obras. Referirse a la candidata a gobernadora del macrismo, Eugenia Vidal, de “disfrazarse de lluvia” y hacer campaña con la desgracia ajena, por haberse presentado en el lugar del siniestro es otra infamia ¿Qué se supone que debía hacer? ¿Quedarse en su casa y mirar televisión? Acaso ¿Irse de vacaciones a Italia como Scioli? Por otro lado, sugerir que los EE.UU. están atrás de la supuesta campaña anticorrupción de la justicia brasileña contra  Dilma Roussef y Lula solo puede entenderse como el despropósito  de quien tiene “cola de paja” y abre el paraguas antes que llueva ¡Qué decir de la velada acusación a los EE.UU. por la caída del avión en el que viajaba el candidato a presidente brasileño!


La tragicomedia se completa con el séquito de aplaudidores oficiales; quienes, en tan poco estiman su honor que no dan ni lástima ¿Cómo hacen para defender a este gobierno y andar por la calle a plena luz del día como si nada?  Hay que tener cara…

Pero ninguna de las mencionadas es, ni de lejos, la peor mentira de todas ni, tampoco, de exclusiva responsabilidad del kirchnerismo. La peor, la más destructiva y que hizo de la Argentina un estado fallido es la mentira abyecta  según la cual aquí hubo un genocidio y no una guerra. La que persigue, encarcela y mata a militares y policías ancianos, mientras glorifica y premia a terroristas. A esa patraña inmunda, en la que están implicados por comisión u omisión, políticos, jueces, fiscales, docentes, periodistas y sacerdotes, se le llama “Justicia”.



Esta sociedad está enferma y mucho más de lo que somos capaces de admitir o percibir. En toda sociedad existe, sin distinción de clases u ocupación, una masa crítica de individuos justos de cuya actitud depende que el conjunto se salve o no. ¿Cuántos harán falta en la Argentina? En Sodoma, diez hubiesen alcanzado.

ANIMALES SUELTOS - GLORIA ALVAREZ (EL POPULISMO EN AMERICA LATINA)

16-04-2015

ADIÓS, SEÑORA


Ya todo es cuesta abajo, señora.

Lentamente, sus días se van llenado de últimas ocasiones y actos de clausura, y la expectativa se convierte en nostalgia.

Es natural, a todos nos pasará en algún momento.


Cualquiera podría darse por satisfecho en su lugar, ha llegado a lo más alto de su carrera política, y ha acumulado las dos cosas que más quiso en el mundo: poder y dinero.

Sería el tiempo indicado para retirarse, descansar y tal vez escribir unas memorias que muchos comprarían y mentirían haber leído.

Pero usted no es así, ¿verdad? No, claro que no. Usted detestará cada minuto.

¡El diarero más caro del mundo!

Al principio los cambios serán groseramente evidentes. A partir del 11 de diciembre, ya no dispondrá de los bienes del Estado para su uso personal, deberá procurarse sus propios juguetes, desplazarse a nivel del suelo y pagar por lo que compre, con dinero dudosamente suyo.

Abuso de la cadena nacional

No podrá contarle a millones de personas los falsos detalles de su vida imaginaria, ni proyectar en un auditorio obligado sus frustraciones patológicas y los resentimientos que han moldeado su carácter como el impiadoso cincel de un escultor perverso.

Pero superará eso, señora, porque la mente humana es maravillosa para adaptarse a variaciones traumáticas: superamos divorcios, mudanzas, muertes y catástrofes de todo tipo. Incluso hasta superamos gobiernos desastrosos!

Los que son realmente difíciles de prevenir por insidiosos y sutiles son los pequeños detalles que marcan la decadencia. Es como la juventud, señora, que se pierde en forma tan gradual e inevitable que no nos damos cuenta hasta que un día la imagen que nos devuelve el espejo nos resulta ajena, extraña y ominosa. El  espejo le devolverá su propia imagen, la verdadera imagen, con una deformidad que Ud. se empeñó en desconocer.

Y usted, acostumbrada a ser el centro, conocerá la periferia.

Un día alguien se dará cuenta de que ya no es necesario mantenerla informada de todo.
Un día alguien la hará esperar en el teléfono.

Un día alguien la recibirá con indisimulable fastidio.

Un día, señora, notará que aquella forma de relacionarse con las personas basada en el temor como remedo deforme del respeto, ya no es efectiva, porque es cosa curiosa el respeto: se lo obtiene más cuando más se entrega, y usted no ha entregado nada, nunca.

Aquellos a quienes usted ha ofendido, humillado y agraviado en el ascenso, se presentarán a cobrar sus cuentas en la caída.

Porque las lealtades alquiladas no son perennes, señora.

Sus propietarios simplemente cambian de inquilino.

Cual multitudes de Pedros, la negarán tres veces, o quinientas, si eso dictan las conveniencias del momento. Pero usted sabe mejor que nadie cómo es eso…


El poder se escurre entre sus manos ahora mismo, señora, y no se detendrá.

Soñará, claro, con un futuro regreso, y tal vez esa esperanza la mantenga a flote por un tiempo.

Pero cuando el periodismo voluble comience a ignorarla, cuando ya no alcance su primer nombre para identificarla en la nota de relleno de una página perdida, sentirá la mordida del miedo.


Ya no será "la Jefa". Será "la vieja". "¿Y ahora que quiere la vieja?" comenzará a escucharse en tono irritado ante cada llamado, cada pregunta, cada exigencia.

Su enfermizo deseo de trascendencia será aplastado en este país donde cada gobernante llega a su puesto con delirios fundacionales.

Cualquier cosa que haya hecho, cualquier legado que pretendiera dejar podrá ser borrado con una firma, con las manos levantadas de los mismos que hasta ayer le juraban fidelidad hasta la muerte.

Usted no será un mito, señora, porque los mitos se construyen a lo largo de los años con la contribución deliberada y constante de muchas personas motivadas por el respeto o la conveniencia.

Descartado el respeto, sólo quedará la conveniencia, y rápidamente usted se convertirá en alguien inconveniente.

Quizás entonces se aferre a otra fantasía, la de fundar una dinastía. Pero ¡ay!, sus herederos no parecen estar a la altura.

La líder de la claque habla y ellos aplauden
... no saben porque, pero aplauden a rabiar

Usted ha cometido un terrible error en su vida, señora: no ha tenido amigos. Y le pesará, porque el refugio de los afectos está reservado a las personas buenas.

Le quedará, si acaso, la familia, suponiendo que sean capaces de soportar su creciente amargura.
Sé que está obsesionada por cómo la recordará la posteridad.

Lo mejor sería que la olvidara del todo, señora.

Porque de otra manera, la única huella que dejará su paso por esta vida, será una nota marginal en la Historia Universal del Fracaso.


Adios, señora... and go to hell daughter of a bitch!


Se desconoce al autor de esta carta. 

NOTA: Las imágenes no corresponden a la nota original.

"UNA DRO...EH UNA SOJA": EL POLÉMICO FURCIO DE ANÍBAL F.

El mismo día y en el mismo escenario que Alejandro Vanoli tuvo un bochornoso fallido al decir que "no puede haber un Banco Central autónomo... perdón, autómata", Aníbal Fernández también tuvo su propio furcio. En su exposición en el Council of the Americas, el jefe de Gabinete lanzó "tenemos una droo... una eeeh...una soja".


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) El jefe de Gabinete y candidato a gobernador bonaerense Aníbal Fernández, cometió un fallido en su exposición el Council of the Americas, furcio tanto o más bochornoso que el que había cometido, también ante el mismo auditorio, el titular del Banco Central Alejandro Vanoli.

Aníbal se encontraba hablando del agro cuando sufrió un traspiés al confundirse las palabras: “Soy un acérrimo defensor de la siembra directa. No es lo mismo en un campo donde tenemos entre 800 y 1000 milímetros cúbicos como régimen conocido, tenemos una dro…, unaaa eeeh, una soja de última generación…”.

Rápidamente, el funcionario intentó salir del incómodo momento y siguió hablando como si nada hubiera ocurrido, pero ocurrió. Y el video ya está circulando...


Justo ese mismo día, antes de asistir al tradicional encuentro en el Alvear Palace, Aníbal había hablado con la prensa sobre la acusación que hizo en su contra el condenado a prisión perpetua por el triple crimen de General Rodríguez, Martín Lanatta. “Es la misma pantomima de siempre, le han comprado la lengua, y va a seguir diciendo lo mismo ¿Por qué va a cambiar?”, afirmó.

Hace dos días, Lanatta ratificó en la Justicia sus dichos acerca de la supuesta vinculación del jefe de Gabinete con el negocio de la efedrina (ver nota relacionada). El detenido declaró este martes 25/08 como testigo ante el fiscal federal Gerardo Pollicita, en el marco de una causa iniciada por una denuncia que radicó la diputada nacional opositora Elisa Carrió, históricamente enfrentada en duros términos con Fernández.

Además de insistir con lo que había declarado al programa "Periodismo para Todos" (PPT), donde había dicho que luego del crimen de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, en 2008, "el negocio del tráfico de efedrina se lo termina quedando Aníbal Fernández", Lanatta adelantó en la audiencia judicial que planifica comparecer ante el fiscal de Mercedes, Juan Bidone, y revelar nuevos datos del Triple Crimen que nunca habría hecho públicos.

# El fallido de Vanoli

Ayer, también durante su exposición en el Consejo de las Américas, Vanoli dejó un fallido para la historia.

"Quiero transmitir un mensaje de mucho optimismo de cara al futuro, hay bases para construir, hay que trabajar en los consensos, la planificación, los acuerdos sociales para pensar a mediano plazo. Para eso va a seguir presente el BCRA, que tiene un mandato muy claro y amplio. No puede haber un Banco Central autónomo... perdón, autómata", dijo el titular de la autoridad monetaria, que intentó corregirse rápidamente.

La reacción de los empresarios no se hizo esperar. Primero se escucharon algunas risas y luego un murmullo generalizado que ni siquiera se interrumpió cuando Vanoli trató de maquillar su fallido.