lunes, 8 de febrero de 2016

¡LOS MILITARES GUATEMALTECOS ESTAMOS SIENDO SACRIFICADOS!


Ingresé al instituto cívico militar Adolfo V. Hall Central a la edad de 12 años, siendo mi número de antigüedad 14-13, es decir, ocupe el treceavo lugar de la nómina de más de 200 adolescentes de la promoción número catorce que ingresamos a ese prestigioso centro de formación de oficiales de reserva del Ejército de Guatemala.

Dura fue la etapa de formación, luego de abandonar casi niño el cariño de mis padres y el calor de mi humilde pero muy digno hogar, pero me sometí al rigor de la vida militar con inmenso júbilo e ilusión. Luego de varios inolvidables años que marcaron para siempre mi vida mientras escuchaba con mucha atención las experiencias vividas por nuestros instructores en la lucha en contra de la primera oleada guerrillera que enfrento nuestro país en la zona nororiental, leía con aprensión los impactantes reportajes de la revista LIFE y crónicas diversas sobre las guerras de conquista que los marxistas estaban desarrollando en Malaya en contra del Ejército británico, y Vietnam, Laos, y Camboya, luchando en contra del Ejercito expedicionario norteamericano y sus aliados locales.

Para finales de los 60s parecía que todo el sudeste de Asia caería en manos de los marxistas. La amenaza se acrecentó cuando en esa misma época, Ernesto Guevara de la Serna (El Che), pronuncio en la Habana un fogoso discurso durante la reunión de los marxistas más connotados del mundo en la entente denominada Conferencia Tricontinental, en donde llamaba a crear “Dos, tres, muchos Vietnam” en Latinoamérica y el mundo.

La cobarde y sanguinaria emboscada de Sunzapote, departamento de Zacapa, en donde una patrulla militar atacada por sorpresa fue aniquilada por los terroristas y los cadáveres de nuestros soldados fueron mancillados y quemados; el asesinato cobarde en contra del embajador de los Estados Unidos el recordado demócrata John Gordon Mein cuando fue ametrallado por la espalda por un grupo terrorista dirigido por Percy Jacobs (s) Canción, célula dentro de la cual se encontraba Enrique Paz y Paz, padre de la ex Fiscal General de la republica Claudia Paz y Paz Bailey, cuyos integrantes anteriormente habían asesinado a varios militares norteamericanos héroes de Vietnam que se encontraban asignados al grupo militar de la embajada estadounidense; más el secuestro y posterior asesinato a sangre fría del embajador de la republica de Alemania el distinguido diplomático Conde Karl Von Spreti, a cuyo funeral asistí a efectuar valla de honor siendo alumno del Adolfo V. Hall y pude presenciar el dolor inconmensurable de sus familiares venidos desde Europa; me decidieron a ingresar a la gloriosa Escuela Politécnica para poder participar como Oficial del Ejército en la lucha en contra del terrorismo ateo.

Guatemala, luchando en soledad, derrota estratégicamente a las fuerzas terroristas.

Al final de la década de los setentas nuestro país había sido sometido al más feroz embargo de armas, equipos y municiones por la administración Carter, que dando un viraje a la política internacional de los Estados Unidos cerraba los ojos al pasado obviando sus guerras y el sacrificio de sus veteranos que eran vistos como un mal necesario que debían ocultar ante los ojos de la izquierda mundial, a la que pretendían aproximarse mediante una nueva bandera de lucha política, “los derechos humanos”, para restar fuerza a la influencia de la desaparecida Unión Soviética en los países tercer mundistas, sacrificando sin inmutarse, a quienes habían combatido a su lado la guerra fría. Nuestro pequeño Ejército se vio de esa manera abandonado a su suerte y solo pudo encontrar apoyo en nuestros tradicionales aliados Israel y Taiwán. Se iniciaba con fuerza la segunda oleada guerrillera en contra del Estado de Guatemala, esta vez, deberíamos enfrentar no a una, sino a cuatro organizaciones terroristas entrenadas y armadas por Cuba, Vietnam, y Libia, entre otras. Las formaciones guerrilleras aparecieron acompañadas por un vigoroso movimiento de masas, mucho mejor equipadas y con una imprevista logística.

Como comandante de pelotón y posteriormente de compañía recorrí operando todo el territorio de la Patria. Las fatigas y desgaste al desplazarnos sin medios aéreos y apoyados por una raquítica logística fueron acompañadas por el impacto de ver caer a nuestro lado a compañeros y subalternos cuando nuestras escasas unidades se movían de un lugar a otro de la geografía nacional, recomponiendo en base a nuestras experiencias adquiridas, nuestra doctrina, estrategia y tácticas, sin tregua ni descanso, mediante operaciones continuadas y extendidas para poder frenar la ofensiva terrorista, envalentonada por la caída del gobierno nicaragüense. Nuestra fuerza regular era igualada por la de las cuatro organizaciones y superada antes de 1982, diez veces, por la fuerza irregular del oponente, que ante el vacío de presencia del Estado en el Altiplano, obligaba a las poblaciones a involucrarse con ellos o ser aniquiladas. Más de 300 masacres cometidas por los terroristas bajo los conceptos y parámetros definidos por la Comisión de Esclarecimiento Histórico de la ONU –CEH-, han sido documentadas a la fecha fehacientemente (y el numero sigue creciendo) en los 3 tomos (de siete) de mi libro “Las Batallas por Guatemala” publicados a la fecha y en “La Farsa del genocidio en Guatemala”.

Tener que trasladar a cuestas por falta de helicópteros desde lo profundo de la selva o la montaña los cuerpos desmembrados de nuestros heridos y los cadáveres mutilados con saña por psicópatas como el Terrorista Juan Tuyuc, conocido en el EGP como Capitán Peter, hermano de Rosalina Tuyuc, hoy “defensora de los derechos humanos”, terrorista que al frente de un grupo de degenerados gozaba arrancando el rostro o el cuero cabelludo a nuestros soldados que heridos de gravedad eran capturados en combate al negarse a rendirse, fue la constante en la región en donde operaba este desquiciado. Sin embargo la finalidad de amedrentarnos no surtió efecto, jamás durante el Enfrentamiento Armado Interno un soldado guatemalteco se rindió en combate, pues con fe cristiana y amor a la Patria, nuestros oficiales, especialistas, sargentos mayores, galonistas profesionales, nuestros leales y abnegados soldados, los valientes patrulleros civiles, y comisionados militares; sufrieron con estoicismo el rigor de enfrentar con fe en la causa durante meses y luego largos años, a los chilenos, brasileños, cubanos, mexicanos, salvadoreños, españoles, irlandeses, y otros internacionalistas que asesoraban a las organizaciones terroristas.

Combatiendo siempre en desventaja debido a la topografía sumamente quebrada y el desconocimiento del terreno a donde debíamos incursionar hasta llegar a las profundidades de la selva o la sierra (montaña alta) en donde se encontraban al acecho grupos de facciosos protegidos por trampas construidas en fosos con estacas de bambú y extensos campos minados. Algunas veces uniformados, y otras de civil, acompañados frecuentemente por milicias de apoyo para multiplicar su fuerza, nos esperaban atrincherados para golpear por sorpresa y retirarse luego de cruentos combates. Sin embargo logramos derrotar estratégicamente al enemigo del Estado y de la sociedad, que muy a nuestro pesar, en las grandes ciudades escasamente comprendió la dimensión de la amenaza que en 1982 estuvo a un paso de tomar el poder y acabar con nuestro sistema de vida. Aunque en la actualidad, se desprecie por quienes no lo vivieron, nuestro esfuerzo y sacrificio realizado. Estas vivencias que paulatinamente absorbieron mi juventud, sumado a tres heridas recibidas, dos de ellas de gravedad, propiciaron al vivir en carne propia el drama de la guerra, el anhelo por poder vivir en un auténtico clima de paz entre los guatemaltecos.

Traición a la paz, “El dialogo y la negociación como forma de lucha y venganza política”.

En el mes de noviembre de 1992, fuerzas especiales del Ejército tomaron por asalto las instalaciones del campamento denominado “Monimbo” en donde se refugiaba en las inmediaciones a la frontera con México la Dirección Nacional –DN- del autodenominado Ejército Guerrillero de los Pobres –EGP-. (Revista Crónica, Enero de 1993). La sorpresa fue total y luego de un corto combate, en su precipitada fuga hacia territorio mexicano, los cabecillas de esta facción terrorista dejaron abandonado gran cantidad de armamento, talleres de reparación de armas, equipo quirúrgico, y lo más importante, preciosa información y documentos sobre la identidad de sus componentes, planes operativos, y estratégicos, que pusieron nuevamente en claro la conjura internacional que enfrentábamos.

El carácter internacionalista de nuestros oponentes develaba la intención de denominar al campamento principal de los terroristas con el nombre del barrio perteneciente a la ciudad de Masaya, ciudad nicaragüense, donde Camilo Ortega Saavedra, el hermano menor de los cabecillas de la corriente “Tercerista” del Frente Sandinista de Liberación Nacional –FSLN- Daniel y Humberto Ortega Saavedra, había dirigido en el mes de Febrero de 1978 la insurrección de un fuerte grupo de combatientes sandinistas que acompañados por las milicias locales se habían hecho temporalmente del control de esa ciudad. No fue por casualidad, que esa insurrección fuera dirigida también, por los curas marxistas de apellidos Vásquez y Pacheco, y estos a su vez, por el cura español Gaspar García Laviana (Comandante Martin), ni tampoco, que ambos, Ortega y García Laviana, fueran los “responsables”, o sea, quienes dirigían en ese país a los curas españoles Javier Gurriaran, Luis Gurriaran (Comandante Julio), y al cura guatemalteco Ricardo Falla Sánchez (Comandante Marcos), quienes dirigían desde Nicaragua el aparato de propaganda internacional del EGP denominado para los incautos, “Iglesia guatemalteca en el Exilio”- IGE-.

Ambos, Ortega y García Laviana, murieron en combate, por lo que años más tarde en homenaje a sus “responsables” y compañeros internacionalistas, Ricardo Falla, miembro e ideólogo de la Dirección Nacional del EGP quien se encontraba en el campamento Monimbo y logro huir cuando fue tomado por el Ejército, lo bautizo de esa manera. Siguiendo esa línea, la región en donde se ubicaba, fue denominada “Indochina” para congraciarse con los vietnamitas que entrenaron al EGP; y el frente guerrillero al que pertenecía, llevaba el nombre “Comandante Ernesto Guevara” para satisfacer a los cubanos. Se incautó en el campamento, el pasaporte de Ricardo Falla y pruebas irrefutables de su responsabilidad al retener en gran parte, en contra su voluntad, a grandes cantidades de campesinos indígenas en su mayoría, responsabilidad compartida con Luis Gurriaran al aglutinarlos en dos grandes grupos denominados como objeto de propaganda “Comunidades de Población en Resistencia” –CPR- , de “La selva” bajo el control de Ricardo Falla, y “de la Sierra”, bajo el control de Luis Gurriaran.

A la vez, se pudo constatar la manipulación demagógica y perversa realizada por Ricardo Falla al “fabricar” entrevistas y supuestas cifras, obtenidas mediante “testimonios” surgidos de sus propias fuerzas y bases de apoyo, para la elaboración por parte de la estructura de propaganda del EGP, del libro destinado a sus cooperantes internacionales y a los jóvenes guatemaltecos, denominado “Masacres en la selva”. Para quienes deseen profundizar en el tema, mis libros publicados a la fecha poseen vasta documentación sobre lo descrito anteriormente, y manifiesto en aras de la verdad histórica, que en forma repetitiva he invitado en mis columnas y entrevistas en los medios de comunicación nacionales e internacionales a Ricardo Falla para sostener un debate en los medios televisivos, en directo para que no pueda ser editado, y a someterse a un peritaje grafológico, si se atreviera a desmentir lo expuesto. Es muy importante dar a conocer que de su puño y letra quedaron expuestos los planes de venganza y lucha política orientada a la destrucción paulatina del Ejército de Guatemala, para posteriormente hacerse del poder mediante acciones de agitación y guerra psicológica.

Utilizar las negociaciones de paz como una estrategia orientada a fortalecer las organizaciones de masas luego del retorno “organizado” de sus bases de apoyo refugiadas en México, (facilitado por Álvaro Colom y su hermana Yolanda Colom (s) Comandante Lucia, en contubernio y bajo la dirección de Gustavo Adolfo Meoño Brenner (s) Comandante Manolo, quien hoy manipula antojadizamente el denominado archivo de la desparecida Policía Nacional y proporciona “las pruebas”, mediante las que se está persiguiendo penalmente a los militares guatemaltecos que lo derrotaron a él y sus huestes), a las que sumarian los grupos de CPR actuando como grupos de presión operando en las regiones en donde se encontraban los frentes guerrilleros, con el acompañamiento de la Iglesia Católica para lograr hacerse con el “poder local”, y realizar acciones psicológicas y de propaganda mediante prensa afín o propia, con el apoyo de grupos de “derechos humanos”, para utilizar los “Acuerdos de Paz” como instrumento de agitación político social, y penetrar, para luego manipular, las instituciones del sistema de justicia nacional (CC, MP, CSJ), fue la senda trazada para la venganza que estamos presenciando.

Hoy, la conjura se fortalece mediante una alianza espuria entre grupos de “derechos humanos”, con algunos grupos de malos empresarios que se han enriquecido cooptando durante sucesivos gobiernos la cúpula de la Súper Intendencia de Administración Tributaria –SAT- y mediante esta conjura, originada desde dos direcciones, mediante el equipo ideológico incrustado por Claudia Paz y Paz en el Ministerio Publico, y bajo la presión de la Comisión Contra la Impunidad en Guatemala –CICIG- y la aquiescencia de la Fiscal General Thelma Aldana, se dan las capturas de nuestros compañeros militares, que nuevamente han polarizado a la sociedad guatemalteca, y pareciera ser una cortina de humo según diferentes analistas, para desistir de la supuesta investigación de los grupos tradicionales denominados por la población como “La línea 2”, los que permanecerían en la impunidad ante las caricaturescas capturas de pequeños comerciantes, utilizados como chivos expiatorios para calmar el malestar social originado por la oprobiosa corrupción gubernamental; y estos poderes facticos nuevamente estarían a punto de llevar a su alfil, Lesbia Carolina Roca de Obiols, a dirigir la SAT para recuperar el poder perdido recientemente.

Es imperativo según diversos sectores, convocar a un gran dialogo nacional con la participación de los líderes de los grupos y organizaciones sociales nacionalistas, para que sumen fuerzas con los amplios sectores que representan a los militares de todos los tiempos, a los patrulleros civiles, ex comisionados militares, soldados y especialistas y sus familiares, minusválidos, y victimas del enfrentamiento armado interno, y, a los verdaderos combatientes de la insurgencia que fueron nuestros oponentes y seguramente repudian la posibilidad de un nuevo enfrentamiento al conocer en carne propia las secuelas y el drama que este generó a la familia guatemalteca; para que, acompañando y apoyando al nuevo gobierno, se sienten las bases para la auténtica y definitiva reconciliación nacional. Es inviable nuestra nación, si no existe distención, como consecuencia de la falta de un dialogo nacional en el que participen los verdaderos interlocutores de las fuerzas vivas del país, y no, quienes por sus intereses económicos se arrogan esta representatividad. Debemos sumar los esfuerzos de los mejores guatemaltecos, respetando nuestras diferentes formas de pensamiento en la búsqueda de puntos de convergencia, que nos permitan continuar la lucha contra la corrupción y las estructuras de crimen organizado, verdaderos enemigos actuales de nuestra polarizada sociedad. Los verdaderos líderes sociales, ¡tienen la palabra!

¡Por una Guatemala unida y con visión de futuro!

Oscar Platero Trabanino.

Post Escriptum.

Es necesario denunciar a la comunidad nacional e internacional que mediante fuentes dignas de todo crédito, pude enterarme de la supuesta intención del Fiscal Orlando Salvador López (sujeto a un proceso penal que no avanza por alguna sospechosa razón y en contra de toda lógica legal, continua en funciones) y algunos de sus acólitos de la Fiscalía de “Derechos Humanos”, de fabricar un caso como acostumbran, mediante testigos falsos y sindicaciones espurias, para acallar la verdad difundida por mi persona mediante mis libros sobre el Enfrentamiento Armado Interno publicados a la fecha, y mis columnas de opinión como periodista de medios nacionales e internacionales, además de representar a nuestro país en el prestigioso foro académico y de prensa “Foro de Buenos Aires”, que aglutina a más de 15 países de Europa y Latinoamérica en su seno, ámbito hasta donde he llevado mis denuncias sobre la manipulación de la ley que se está efectuando, y el retorcimiento perverso de la supuesta carga de la prueba, que se hace para judicializar procesos espurios con respecto a los militares guatemaltecos. Solicitar órdenes de captura en mi contra, de familiares cercanos y compañeros militares que me acompañan en esta cruzada, es supuestamente la intención; por lo que lo responsabilizo a él y sus subalternos, de la posible utilización parcializada e intencionada de la ley mediante los fines y métodos aviesos que hoy denuncio.

Guatemala, de la Asunción, 27 de Enero de 2016.


QUERIDO GUILLERMO

Te escribo esta carta aunque no tengo el gusto de conocerte personalmente, pero me atrevo a tutearte porque por años estuviste en mi pensamiento, al igual que de otros argentinos. Cada vez que faltaba un producto o no podía conseguir un insumo, te tenía presente.


Cada vez que patoteabas, al mejor estilo Gestapo, o salías con tu amigo karateca a repartir trompis por la Plaza de Mayo, me detenía a escuchar tus palabras. Y cuando defendías lo indefendible o debatías lo irrefutable, también seguía atentamente tus comentarios. Contigo, el realismo trágico latinoamericano tiene uno de sus exponentes más bizarro.

Por eso, Guillermo, cuando te escucho decir que esperás otra década ganada después que fracase este gobierno, no puedo más que entenderte, no porque comparta tus criterios, ¡Dios me libre! Sino porque siempre has sido consecuente con tu pensamiento y tu historia.


Fuiste Monto en los ’70 y admirabas a Gelbard después que el General lo pusiera como ministro de Economía. No le fueron muy bien las cosas a José ¿no? Pero igual, lo querías, y aprendiste mucho de él, sin entender ninguno de sus errores, que volviste a cometer 40 años más tarde. A eso, en mi barrio, le ponían un nombre...

Fuiste empresario en los ’90 y subsecretario de producción en el gobierno de Grosso. Gran muchacho, Carlos, lástima que tuvo algunos problemitas con las cuentas. ¿De allí aprendiste que cuando los números no te cierran, los haces pelota y chau?


Te jugaste con Néstor y Cristina porque te hacían volver a los buenos tiempos de tu juventud, allá en el ’74. ¡Qué tiempos aquellos! De allí te quedó la costumbre de poner un chumbo en la mesa y tener siempre a mano un par de guantes de box para dialogar tranquilamente con tus interlocutores… El problema es que nunca falta el amargado que no comprenda tus sutilezas y que diga que lo tuyo era abuso de autoridad. ¡Hay tipos que no entienden nada! Y encima meten a la Justicia en el medio ¡Qué plomos! ¡Si lo tuyo era por el bien del país!

¡¿Cómo dudar de tu patriotismo?! Si organizaste dos giras exitosas con Cristina a la cabeza y un empresariado deseoso de meter sus productos en Vietnam y en Angola. Que después no le hayamos vendido ni un tornillo, y el muchacho que hacía esa cosechadora de cartón se fundiese sin terminarla, fue un detalle técnico…


Bien valió el esfuerzo, porque esa foto de Cristina saliendo de los túneles vietnamitas fue la más grande de las gratificaciones que has tenido. Allí, en Vietnam se había derrotado al capitalismo yankee, cómo acá vos lo derrotaste en estas Pampas ubérrimas, cerrando tambos y frigoríficos… Esos tipos, que llevan las cuentas odiosas como la inflación y la pobreza, (¡que a nadie le importa!) dicen que fueron 1.500 frigoríficos y 4.000 tambos y como 800 fábricas, además de miles de negocios que debieron cerrar, y sin olvidarnos de tus amigos de Cresta Roja… pero ¿a quién le importa estos números, mientras ondee en lo más alto la bandera del Nac and Pop ultra K?


El tema es que pocos te entendieron y como Cristina vio que estabas algo stressado te mandó de vacaciones pagas a Italia, dónde comiste unos ricos asados con el Diego, otro ilustre luchador de los derechos de los trabajadores, que cobra fortunas en el futbol árabe y lo redistribuye religiosamente entre sus ex mujeres. Eso es congruencia: El tatuaje del Che en el brazo y los dólares en el bolsillo. ¡Viva Argentina, carajo!

Pero las cosas buenas en la vida se acaban, Guillermo. En el fondo, la vida es cruel y el electorado ingrato. ¿Cómo no lo votaron a Danielito, con todo lo que había hecho en la provincia de Buenos Aires? Nunca las plantitas estuvieron mejor regadas y encima le pasaba un sueldito a la pobre Moria, que de tanta malaria les había afanado un collar a los paraguas y debió purgar sus penas en una cárcel de Asunción… pero no te preocupes, ahora Moria vuelve a la calle Corrientes, eso sí, vestida como en los tiempos de Charly, el innombrable… ¡Que cosa! cada día entiendo menos.


Pero a vos te entiendo, Guillermo. Estás jugado hasta el caracú, y desdecirte ahora es peor que recular en chancletas… No como los muchachos de la Cámpora que ahora se abrieron del Frente… ¿Vos pensabas que iban a durar sin la Caja?

Eso sí, Guillermo, vos haces una yunta perfecta con Caníbal, que tampoco puede recular y por eso habla de sus amigos, los Lanatta y ahora se dio cuenta que apareció la inflación y la inseguridad, de un momento a otro. ¡Caramba! Este Macri…

Mirá que hay gente para nombrar y justo lo van a poner a Todesca en el Indec, que no entendió que la multa que le aplicaste era una jodita para Tinelli. (También lo vas a tener que asesorar a Marcelo, si quiere ser presidente de la AFA que hagan bien las cuentas, no es como en las elecciones del país que un voto más o menos, no se nota…)

Fiel al estilo de Néstor y Cristina, vas para adelante, querido Guillermo y redoblás la apuesta. Total ¿qué le hace una mancha más al tigre?


Decí nomás que el gobierno de Macri será un interludio entre dos décadas ganadas y si no te creen, ponela a Milagritos de ejemplo, que se pudo comprar un Smart rebonito porque en Jujuy tenía muchos problemas para estacionar.

Así deben ser las cosas, en este íspa bendito.

Cuando ganan los amigos nos patinamos toda la guita. Total ¿para qué sirven las reservas? Y cuando sube la oposición… ¡Ni justicia! cómo decía el General. Ponerle todos los palos en la rueda y cambiar el discurso, aunque haya sido el mismo hasta el día antes. Acá nadie se acuerda y lo que importa es ganar. ¿No es así, Guillermo?


¿Sabes qué podés hacer? ¿Por qué no tirás alguna de esas frases cómo las que pregonaba el General? “El 2020 nos encontrará unidos o dependientes”. Esa es buena, cómo la del año 2000. ¡Igualita!

“No quedará ni un ladrillo que sea kirchnerista” y de seguir así, no habrá ladrillos.

“Libros si, Nike también” (eso sí, a precios cuidados).

“5 X 1 = 4” (Total a vos nunca te dan los números).

“La única realidad es el relato”. (¿Quién lo duda?)

Seguro habrá varios pavotes que te van a apoyar y no sería raro que en 20 años algunos funden “La Moreno”.

Hay de todo en la viña del Señor, Guillermo.

Un abrazo y cuídate.

PD: Querido lector.

Medio en serio medio en chiste, pero si vuelven éstos, estamos perdidos. (Iba a poner otra palabra, pero usted me entiende).

Omar López Mato 
Médico y escritor    
Su último libro es IATROS Historias de médicos, charlatanes y algunos tipos con ingenio



NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original. 

DOGMA PARA IGNORANTES Y AMNÉSICOS: DE ÁNGELES Y DEMONIOS


Un día ya lejano, el gobierno de entonces  decretó el "dogma nacional"  de que en los setenta hubo un sólo demonio, y fulminó maldición eterna para cualquier mortal que osara contradecirlo. -¿Y por qué?,- Porque lo digo yo, y se acabó!.

El actual Secretario de Derechos Humanos Señor Claudio Avruj en declaraciones muy recientes expresó: "No hay ninguna posibilidad de regreso a esa teoría porque para el Gobierno está perfectamente claro que el que violenta los derechos humanos es siempre el Estado, que es el encargado de protegerlos". Creemos que esta afirmación parece alinearse con el dogma inventado hace décadas por exguerrilleros  y simpatizantes, y no parece resistir un análisis imparcial y honesto.

¿Es que para el flamante Secretario, el Sindicalista Rucci, el Periodista  Mor Roig, los Profesores Genta y Saccheri, y todos los empresarios, diplomáticos, docentes, agentes del órden, conscriptos, niños como Paula Lambruschini o David Kraiserbuld, y público general (como los fallecidos por la bomba en la masacre del comedor policial), no tenían derechos humanos? ¿Quiénes sino los autodenominados "Ejércitos" del terrorismo argentino (ERP y MONTONEROS fundamentalmente), provocaron tanto dolor a las personas y familias y volvieron a encender el espiral de la violencia en pleno gobierno Constitucional del General Perón? ¿Para el Señor Secretario éstos vendrían a ser los "ángeles" a los que deben estar agradecidas todas las generaciones de argentinos, y "demonios" sólo los que se opusieron a sus propósitos (que por lo menos 1.000.000 de muertos hubieran costado según estimación del Comandante del ERP Mario Santucho en carta a su hermano Asdrúbal)?.

¿No son asimismo crímenes de lesa humanidad los que ejecuta, filma y difunde el extremismo islámico, por el hecho de que no configuran un "terrorismo de estado"?.

Creemos que no contribuye de ninguna manera a la  reconciliación nacional la repetición de un "relato" más que sesgado, y la instrumentación de la justicia al servicio del odio, la venganza, y el lucro de algunos -que obviamente no quieren de ninguna manera que se cierren sin desconocer las verdades y el horror-, las heridas que aún separan a los argentinos.

Santiago Floresa

domingo, 7 de febrero de 2016

NO FUE MAGIA, CRISTINA


  "Con el totalitarismo no existe el debate,
ni el pacto, ni el apaciguamiento.
Al totalitarismo no se le convence, se lo vence ...
Es decir, hay que hablar claro,
poner fin a la confusión y reaccionar con firmeza"
Pilar Rahola

Mauricio Macri se ha recibido,  este verano y con honores, de político y, por ello, resulta más repugnante el modo en que el kirchnerismo continúa intentando ejercer su oposición al Gobierno. Y utilizo sin pudor ese calificativo porque ha sido precisamente su auto-exiliada líder y su extinto marido quienes han causado todos los males que hoy aquejan a la República, a su economía y, por ende, a la sociedad toda. Nada de esto ocurrió por magia; por el contrario, todo lo que sucede hoy ha sido planificado y ejecutado hasta diciembre con esmero y dedicación, y formó parte del proceso de latrocinio y corrupción más terrible que haya ocurrido en la Argentina. Ni siquiera la positiva ruptura de los bloques del ¿Frente para la Qué? en el Congreso parece haber servido para que sus totalitarios sicarios cedan en su pulsión destituyente.


La buena noticia proviene de la Corte Suprema, que ha decidido hacer público la lista de causas por corrupción que involucran a los ex-funcionarios y, quizás, a sus cómplices privados. La ciudadanía sabrá así, que la Justicia se ha puesto finalmente las botas, y que avanzará en la investigación, juicio y condena de los responsables, aunque llame la atención que haya sido nada menos que Oyarbide uno de los primeros en, por olfato, cambiar de actitud.


El kirchnerismo, absolutamente adrede, nos hizo perder la calidad de auto-suficientes y exportadores de hidrocarburos e intentó congraciarse con la clase media urbana mediante la populista medida de congelar las tarifas. Mientras que durante la década anterior se realizaron grandes inversiones, la crisis que acompañó su final dejó una gran capacidad ociosa en producción, transmisión y distribución de electricidad; pero, cuando de la mano de la soja, comenzó el crecimiento nacional, ese stock se consumió y las tarifas dejaron de retribuir adecuadamente los costos, por lo cual no hubo nuevas inversiones, bloqueadas además por el cepo cambiario. De allí a los habituales cortes del suministro no hubo más que un paso.


Mientras intenta generar el descontento ciudadano -ver el manual de micro-militancia que el ¿Frente para la Qué? distribuye- no explica cómo debería hacer el Gobierno para, al mismo tiempo, mantener congeladas las tarifas de algunos privilegiados, mientras el resto del país debe pagar hasta cuatro veces más por el mismo suministro, y evitar las interrupciones del servicio, y todo ello en el marco de un país que quiere y necesita volver a crecer, es decir, que demandará más energía. La magia, en este caso, se la están pidiendo a Macri, como si un gobierno que lleva menos de sesenta días en el poder fuera el responsable de doce años y medio de calamidades.

Entre éstas se destaca la colonización del Estado en sus tres niveles, que llevó a la incorporación de tres millones de empleados públicos en los años en que el matrimonio imperial ocupó la Casa Rosada. En los últimos meses de su gobierno, Cristina firmó centenares de resoluciones que, publicadas en el Boletín Oficial, significaron páginas y páginas de nuevos nombramientos, en cargos injustificados e innecesarios, cuando no inexistentes; la Cámara de Senadores, por ejemplo, tenía 6.000 empleados para atender a 72 legisladores.


Ya se sabe que el Presidente recibió un Estado quebrado, saqueado, ocupado y atado de pies y manos por las leyes que propició el kirchnerismo precisamente para lograr su propósito esencial, es decir, que Mauricio Macri abandone su cargo y huya en un helicóptero: ley "cerrojo", devolución de participación impositiva a las provincias, etc.. Sin embargo ahora, el "buenismo" progresista -encarnado en intelectuales y periodistas estúpidos y sindicalistas de izquierda- reacciona con fingido horror ante la no renovación de los contratos temporarios que privilegiaban a estos subsidiados militantes con sueldos enormes y sin cumplir ninguno de los requisitos exigidos para el acceso a los cargos que detentaban. No sólo no explican con qué fondos se pagarían sus salarios ni por qué deberían gastarse así nuestros ya excesivos impuestos, sino que parece no importarles la duplicación de funciones, la inexistencia de espacio físico, lo prescindibles que resultan esos cargos para un Estado exánime. Sólo falta que le compren a Macri un frac y un bastón, y le exijan que saque palomas de la galera.


Ese mismo "buenismo", al cual se incorporó algún nuevo funcionario (Claudio Avruj, que además se lamentó cuando algunos tribunales aplicaron la ley y otorgaron la prisión domiciliaria a algunos de los muchos militares detenidos que reunen los requisitos legales), aterrado por la reacción de los organismos de derechos humanos cooptados por el kirchnerismo, salió a "matar" a Darío Lopérfido cuando éste sostuvo una verdad simplemente matemática: los desaparecidos nunca fueron 30.000 sino que esa cifra, tal como confesara quien la inventó, fue fabricada para sostener ante las ricas ONG's de izquierda europeas la teoría del genocidio y obtener fondos para solventar la militancia. Y ese número se impuso como un dogma indiscutible.

Luis Labraña, ex montonero, inventó en Holanda
la cifra de 30.000 desaparecidos.

Sin embargo, para desmentirlo basta un pequeño dato: en el Parque de la Memoria, en la Costanera norte porteña, un muro tiene espacios para esos 30.000 nombres, pero sólo se ocuparon menos de 8.000, y eso que, para tratar de salvar la diferencia, se retrotrajo esa memoria tuerta hasta 1955 y se incorporaron a los terroristas que fueron eliminados por las propias organizaciones subversivas, se suicidaron, cayeron combatiendo contra las fuerzas armadas o murieron por la explosión de las bombas que ellos mismos portaban. Todo el tema alrededor de ese mágico número debe ser investigado por la Justicia porque permitió un singular negocio de más de US$ 3.000 millones en indemnizaciones a cargo del Estado, repartidas bajo un manto de secreto. Ni un sólo desaparecido puede ser justificado, pero de allí a lucrar con los derechos humanos -sólo para los subversivos y sólo para esa época-, y robar el dinero del Estado, como hicieron Hebe de Bonafini y Sergio Shocklender con sus "Sueños Compartidos" o Milagro Sala con la Tupac Amaru, hay un abismo.


Por ello no puedo pasar por alto la extraña actitud del Obispo Jorge Lozano, quien se manifestó preocupado por la detención de ésta, imputada de graves delitos comunes, mientras la Iglesia calla ante la situación de los dos mil militares presos para los cuales, como lo demuestran los 335 muertos en cautiverio, no hay derechos humanos que valgan ni discriminación alguna que no les sea impuesta.


Parece que ahora Macri ha comenzado a desoír a quienes le recomendaban no hacer el inventario real y detallado de cómo es la situación del Estado que le ha dejado el kirchnerismo por temor a perder el interés de los inversores extranjeros; aparentemente, el discurso del 1° de marzo será duro, y eso es lo mejor, dado que sólo podrá mantener los altos índices de aprobación con que hoy cuenta -esenciales para el ejercicio del poder- diciéndole la verdad a una ciudadanía a la cual, al menos por un tiempo, sólo podrá ofrecer las dolorosas y antipáticas, pero imprescindibles, medidas necesarias para sacarnos del pozo en que nos sumergió la "magia" de ambos Kirchner.

Buenos Aires, 7 Febrero 2016

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

LA JUSTICIA SE TAPA LA CARA DE VERGUENZA


Una vez más el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, habló sobre la política oficial ante los juicios a represores de la última dictadura y aseguró que “No hay ninguna posibilidad de regreso a la teoría de los dos demonios” y “No hay ninguna posibilidad de regreso a esa teoría porque para el Gobierno está perfectamente claro que el que violenta los derechos humanos es siempre el Estado, que es el encargado de protegerlos”.

No compartimos para nada la visión de este funcionario, aún tenemos la esperanza que el Presidente de la Nación Mauricio Macri cumpla sus promesas de cumplir la ley y respetar la independencia del Poder Judicial.

Si de cumplir la ley se trata, no se pueden admitir los llamados juicios por “delitos de lesa humanidad”, los que están viciados de nulidad absoluta a consecuencias de las “aberraciones jurídicas” cometidas para llevarlos adelante y se parecen más a una venganza del terrorismo vencido en el campo de las armas que a  justicia impartida objetivamente.

Algunas de las violaciones cometidas por los jueces, fiscales y auxiliares de la justicia en perjuicio de los derechos jurídicos y humanos de los detenidos,  son:
  1. Violaciones al debido proceso.
  2. Mantenimiento en prisión de ancianos mayores de ‘70.  
  3. Prisiones preventivas arbitrarias y arbitrarias y excedidas en tiempo.
  4. Violaciones al derecho a la salud, 335 fallecidos en condiciones de prisión, la mayoría  sin condena.
  5. Vejaciones a las visitas de familiares a los penales.
  6. Violación al derecho a trabajar y estudiar en la prisión. Violación al derecho de defensa y a la libertad de expresión.  
  7. Violación al derecho a la alimentación.
  8. Trato abusivo.
  9. Traslados gravosos.
  10. Estigmatización de los detenidos.
  11. Trato cruel inhumano y degradante.
  12. Miembros del poder judicial perseguidos por sus sentencias.
  13. Falta de independencia de la justicia,
  14. Periodistas y empresarios opositores al gobierno kirchnerista acusados de participar en hechos vinculados  al gobierno militar.   
  15. Perseguidos por portación de apellido y discriminación ideológica.

A todas las mencionadas hay que sumarles aquellas que violan el debido proceso, garantías jurídicas por excelencia. La Constitución Nacional establece en su artículo 18 los principios fundamentales del derecho al debido proceso:
Art. 18: Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales, o sacado de los jueces designados por la ley antes del hecho de la causa. Nadie puede ser obligado a declarar contra sí mismo; ni arrestado sino en virtud de orden escrita de autoridad competente. Es inviolable la defensa en juicio de la persona y de los derechos. El domicilio es inviolable, como también la correspondencia epistolar y los papeles privados; y una ley determinará en qué casos y con qué justificativos podrá procederse a su allanamiento y ocupación. Quedan abolidos para siempre la pena de muerte por causas políticas, toda especie de tormento y los azotes. Las cárceles de la Nación serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas, y toda medida que a pretexto de precaución conduzca a mortificarlos más allá de lo que aquélla exija, hará responsable al juez que la autorice.

Ya es hora de corregir las aberraciones cometidas por aquellos jueces que fueron funcionales a las necesidades políticas de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva

Por una Nueva Década en Paz y para Siempre

LOS CUADROS QUE SE DESCUELGAN

La figura del Che Guevara podrá encarnar sueños de rebeldía, pero nada de eso justifica que se halle en la Casa Rosada junto a San Martín o Belgrano


La Argentina ha sido por largo tiempo un país de símbolos y de palabras altisonantes, donde el relato, los gestos espectaculares y la jerga tremebunda superaron con creces a la eficiencia. El kirchnerismo se ha caracterizado por las imputaciones a diestra y siniestra, la obsesión por configurar mitos al uso nostro, el fervoroso culto de la personalidad de unos y la demonización de otros. No ha importado, respecto de esto último, si los dos presidentes que gobernaron en los últimos 12 años se hubieran acomodado confortablemente en su momento en los repliegues de lo que más tarde denunciarían con explosiva determinación.

Un buen día, en visita al Colegio Militar de la Nación, el presidente Néstor Kirchner ordenó a la máxima autoridad del Ejército que descolgara el retrato del presidente de facto Jorge Videla de la galería de los ex directores de ese instituto de formación militar. Bien mirado, el asunto no podía despertar mayores críticas, habiéndose tratado de alguien que había sido condenado por un tribunal incuestionable, como integrante de una junta militar, por reiteradas violaciones de los derechos humanos. Sorpresa, sí hubo. Provino en particular de los jefes y oficiales que habían hallado en otros tiempos, en el entonces gobernador de Santa Cruz, aquiescencia para que se morigerara en la provincia, en cada circunstancia necesaria, el tono de las manifestaciones contra la época de la Fuerzas Armadas en el poder.

Los Kirchner bajaron algunos cuadros, pero subieron otros. En tal subibaja de la política le ha tocado días atrás a uno de ellos, al que gobernó entre 2003 y 2007, y al déspota venezolano Hugo Chávez ser removidos de la Galería de los Patriotas, habilitada años atrás con criterio sectario en instalaciones de la Casa Rosada. Está bien lo que ha ocurrido ahora. Más dudas presenta, al menos en el caso del verborrágico autócrata bolivariano, la determinación de enviarlos al Museo del Bicentenario. Nada justifica entreverar a estas alturas a Chávez con la evocación de los momentos de grandeza excepcional de la argentinidad.

Si esto último puede considerarse una modesta extravagancia de las actuales autoridades nacionales para amortiguar algunas reacciones potenciales de la cofradía interamericana que persiste en apoyar al régimen autoritario de Venezuela, menos se explica que perdure en la sede del Poder Ejecutivo, al lado de nuestros más ilustres patriotas, una imagen de Ernesto Guevara. La izquierda internacional, hábil en disimular crímenes propios y diluirlos en fenómenos propagandísticos rentables, ha conseguido introducir al Che en la categoría de los tabúes que no pueden ser alcanzados por la crítica, por razonada que ésta sea. Ningún hombre libre debe, sin embargo, rendirse ante la extorsión de quienes están aplicados, casi como parte de un oficio rentado, a formular imputaciones a troche y moche a quienes asumen la determinación de poner en su lugar el nombre y las imágenes de figuras deplorables del pasado.

Guevara es un mito, sin duda, y hay quienes consideran que encarna sueños de rebeldía, pero nada de eso alcanza para que se halle al lado de José de San Martín o de Manuel Belgrano. Guevara fue un elemento gravitante de la revolución cubana que ilusionó razonablemente a la generación de latinoamericanos que aguardó su triunfo como parte de la evolución que erradicaría por un tiempo del continente más de media docena de dictaduras militares populistas, algunas de origen constitucional y otras no. Quienes no han cerrado los ojos a la desviación inmediata de aquella revolución triunfante a comienzos de 1959 en una tiranía implacable, entenderán lo que decimos.

El cuadro de Guevara en la galería de la Casa Rosada fue dispuesto por un gobierno que se aplicó a corroer con obstinación los vínculos fraternales entre los argentinos, las bases de la unión nacional que pregona la Constitución Nacional desde su primera página. Esa nefasta sensibilidad tuvo coherencia con la voluntad de exaltar la memoria de quien fusiló cubanos hasta con manos propias en la condición que ejercía de comandante de ámbitos de exterminio, como el de "La Cabaña". Leamos lo que decía en un foro internacional, como quien imparte una gran lección política, el líder castrista que encontraría su triste fin en 1967, en un confín boliviano, aislado de cualquier apoyo consistente de La Habana, y en medio de la distracción deliberada del Partido Comunista local: "El odio como factor de lucha, el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano, y lo convierte en una eficaz, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así: un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal".

No es demasiado pedir que las personalidades honradas por el Estado nacional nada menos que por la virtud del patriotismo tengan algo mejor para recomendar a la sociedad, sobre todo en una hora de esperanzada reconstrucción de instituciones y valores.



viernes, 5 de febrero de 2016

FALLECIÓ OTRO PRESO POLÍTICO


Estimados Amigos:

Lamentamos informar que el miércoles 03 de Febrero de 2016, falleció el señor General de Brigada (R) Ernesto Arturo Alais ( Infantería - Promoción 82 - CMN ), quién se encontraba injustamente detenido como  Preso Político.

Con él, son 335 (trescientos treinta y cinco) los Camaradas fallecidos, pertenecientes a todas las Fuerzas Armadas, de Seguridad, Policiales, Penitenciarias y civiles; en el marco de este proceso de persecución, teñido de incontables irregularidades jurídicas y sistemática venganza, propias de una justicia prevaricadora.

Expresamos nuestras sentidas condolencias a todos sus familiares, allegados, compañeros y amigos, rogándole al Señor, les conceda pronta y cristiana resignación.

Dadas las avanzadas edades y estados de salud de los Presos Políticos en la Argentina, estas lamentables noticias son cada vez más seguidas. Una vez más levantamos nuestra voz hacia el poder de turno, no pueden continuar con esta matanza selectiva iniciada por sus antecesores… es su obligación como presidente de todos los argentinos garantizar el debido proceso, la igualdad ante la ley, brindar asistencia sanitaria adecuada y por sobre todo lograr la unión de la sociedad para superar las antinomias que después de casi 206 años aún nos mantienen divididos. Es hora de sin odios, ni venganzas, es hora de una mirada superadora… es hora de decir BASTA!

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva

Por una Nueva Década en Paz y para Siempre

miércoles, 3 de febrero de 2016

RECIENTES DECLARACIONES SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS DEL GOBIERNO ARGENTINO



Criticas en nombre de la libertad de expresión y de opinión.
Por Mario Sandoval[1]


Hablemos de esto, sapientísimos, aunque sea desagradable. Callar es peor; todas las verdades silenciadas se vuelven venenosas”[2].


Señor Secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación,


Leí y escuché sus declaraciones[3] porque cuando usted habla públicamente, es el gobierno argentino que se expresa. Sus declaraciones son sorprendentes por la semántica utilizada, la discursiva de otros tiempos y contexto, donde juzga, discrimina, avanzas tesis falsas, determina quienes son únicamente víctimas y sus interlocutores, fija parámetros selectivos para diálogos…, y dejan más incógnitas que certezas ¿El gobierno argentino actual no garantizará ni protegerá los derechos humanos de las personas que no adhieren a las políticas públicas del poder en plaza?


Recuerde que en los años 70’, en Argentina hubo grupos armados ilegales, organizaciones terroristas, que intentaron destruir las instituciones del Estado, tomar el gobierno por las armas, y que en esa aventura del terror atacaron la sociedad en general, cometieron asesinatos, atentados, secuestros, contra ciudadanos nacionales y extranjeros, empresas, instituciones…. muchas de esas víctimas reclaman sus derechos ante un gobierno que guarda silencio. La justicia argentina confirmó que hubo numerosos atentados cometidos por organizaciones armadas ilegales, ratificado por las declaraciones de ex terroristas que además cuentan sus valientes historias en libros, artículos, entrevistas. Ninguno de esos autores fueron juzgados o condenados por la justicia argentina Usted no puede ignorar ello y nadie podría afirmar que esas organizaciones armadas, eran asociaciones sin fines de lucro o que los combatientes armados, eran militantes de asociaciones caritativas. No se escuchó ningún comentario de vuestra parte. ¿Hay categorías de víctimas del terrorismo para el gobierno argentino? ¿Usted establece quien merece ese calificativo o no?


Vuestro perímetro de acción, general y particular, están definidos en los artículos 4 y 22 de la ley de ministerios 22520, no son el campo judicial, religioso o moral que lo autorice a dictaminar sobre lo justo o injusto, el bien o el mal, lo legal o ilegal. La Secretaria de la Nación bajo su responsabilidad, tiene funciones específicas y entre sus 17 misiones destinadas a todos los habitantes de la Republica Argentina, están la de:


·       Coordinar las acciones vinculadas a la promoción y protección de los derechos humanos …
·       Entender en la observación activa, el seguimiento y la denuncia de casos y situaciones relativos a los derechos humanos, civiles, políticos…
·       Establecer alternativas para la resolución de conflictos de trascendencia social… propiciando el diálogo y entendimiento de las partes involucradas.


Señor Secretario de Derechos Humanos de la Nación, usted sabe que:


1- en Argentina no hubo genocidio en el periodo 76-83, ni campos de concentración. La utilización por actores radicalizados de esas palabras, para referirse a esa época, es ilegitimo, indecente, ilegal, deshonora el dolor y la memoria de los pueblos judíos, armenios, ruandés… que realmente fueron víctimas de la exterminación. Afirmar esa situación es propio de los solipsistas, de los defensores de la teoría de la racionalización[4] o de los adeptos a la ucronía.

2- ninguna ideología particular, ni un sector de la sociedad, una asociación o un partido político, tienen el monopolio de la defensa los derechos humanos

3- es falaz la utilización de la trilogía conceptual Memoria, Verdad y Justicia, realizada por asociación forzosa por la cual se busca asignarle un estatus sagrado y trascendental, cuando individualmente, intrínsecamente, no se puede hablar de ellas como una unicidad. Solo un discurso militante y sin valor gnoseológico puede aun tener presencia. Por ello, dos pilares de esa construcción híbrida como Memoria y Justicia, necesitan recurrir a la óptica conceptual para invalidar la imaginaria unidad indisociable:
·       Para el reconocido profesor Pierre Nora, la memoria divide, pero de una manera profunda “la memoria es la vida en evolución permanente, abierta a la dialéctica del recuerdo y de la amnesia, inconsciente de sus deformaciones sucesivas, y vulnerable a todas las utilizaciones y manipulaciones, susceptible de permanecer latente durante largos periodos y de bruscos despertares, tiene sus raíces en lo concreto, en el espacio, el gesto, la imagen, el objeto. La memoria es mágica, afectiva, se acomoda únicamente con los detalles que la confortan, se alimenta de recuerdos borrosos, globales o flotantes, particulares o simbólicos, sensible a todas las transferencias, pantallas, censuras o proyecciones e instala el recuerdo en lo sagrado. Por naturaleza ella es múltiple, colectiva, plural e individualizada.[5]
·       El filósofo Tzvetan Todorov recuerda que “hay que utilizar la memoria, no para
·       limitarse a su desgracia y dar lecciones de moral, que es la postura más fácil, sino para ir de su propia desgracia a la desgracia de los demás, y no reclamar para sí el estatus exclusivo de ex víctima. Es más meritorio, luchar contra las injusticias presentes, en la cual podemos buscar la causa en el pasado, en lugar de siempre quejándose de su mala suerte al afirmar que es único, incomparable con la desgracia de los demás”[6]. Finalmente, describe el hecho que “quien vive obsesivamente atrapado en sus recuerdos, los vuelve estériles y, aún peor, “se condena a sí mismo a la angustia sin remedio, cuando no a la locura[7].
·       Las Naciones Unidas consideran que la justicia, es reconocida como un conjunto de valores esenciales que son pilares de la sociedad y el Estado o de normas codificadas aplicadas por los jueces para impartir justicia, proteger los derechos cuando son desconocidos….(Informe del Secretario General de la ONU, Consejo de Seguridad, S/2004/616, del 03 agosto 2004)
·       Para el Tribunal supremo español, sala penal, sentencia 101, del 27 febrero 2012, Baltasar Garzón Real. “El proceso penal tiene una misión específica: hacer recaer un reproche social y jurídico sobre quien resulte responsable de un delito. El derecho a conocer la verdad histórica no forma parte del proceso penal”. El método de investigación judicial no es el propio del historiador.
·       “Las exigencias de contradicción efectiva, de publicidad, de igualdad de partes, de oralidad, la disciplina de garantía de la prueba, el contenido esencial del derecho a la presunción de inocencia, etc., como notas características del sistema penal de enjuiciamiento, se compaginan mal con la declaración de la verdad histórica de un hecho”
·       “La búsqueda de la verdad es una pretensión tan legítima como necesaria. Corresponde al Estado a través de otros organismos y debe contar con el concurso de todas las disciplinas y profesiones, especialmente a los historiadores. Pero no corresponde al juez de instrucción, cuya función aparece definida en la ley procesal con un objeto de indagación que se va concretando en el devenir procesal y ve limitado su ejercicio por las normas que rigen el proceso penal y el derecho penal sustantivo”.
·       No procede mezclar la verdad histórica con la forense, pues la histórica es general e interpretable, no está sometida a la perentoriedad de términos y plazos y, con frecuencia, precisa de cierta distancia temporal para objetivar su análisis. La judicial, por el contrario, se constriñe a un hecho, impone unas consecuencias con carácter coercitivo, está sometida a requerimientos temporales y formales y es declarada con observancia de las garantías propias y se refiere a la depuración penal de una responsabilidad exigida desde una acusación.

4- el Comité contra la Tortura de la ONU, decidió el 23 noviembre 1989, en relación con las comunicaciones n°1/1988, 2/1988 y 3/1988[8], en los casos O.R., M.M., y M.S c. la Argentina, que:
·       el Comité recuerda que la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes entró en vigor el 26 de junio de 1987. A este respecto el Comité observa que la Convención tiene efectos sólo desde esa fecha y no puede ser aplicada retroactivamente. Por consiguiente, la promulgación de la Ley de ''Punto Final ", de 24 de diciembre de 1986, y la promulgación, el 8 de junio de 1987 de la Ley de "Obediencia Debida" no podían, ratione temporis, haber violado una convención que no había entrado todavía en vigor”.
·       a los efectos de la Convención, "tortura" sólo puede significar la tortura practicada posteriormente a la entrada en vigor de la Convención.
·       desearía recibir de la Argentina información detallada respecto de a) el número de reclamaciones de indemnización que se hayan pagado a las víctimas de actos de tortura o a sus familiares durante la “guerra sucia” y b) los planes de pensiones que pudieran existir, distintos de la indemnización, para las víctimas de la tortura o sus familiares, incluidos los criterios que se utilizan para adquirir el derecho a recibir dichas pensiones. El 12 marzo 1990, el gobierno Argentino respondió a ese requerimiento, informando que: A la fecha se registran 4.656 solicitudes de pensión, Ley 23.466, de las cuales fueron otorgadas 3.568, denegadas 160 por no encuadrar en las estipulaciones de la ley y 928 se encuentran en trámite. ¿Cómo esas cifras se transformaron en 30.000 personas beneficiarias de indemnizaciones?

5- En la interposición de excepciones preliminares presentada el 18 de junio 1999, ante la Corte Interamericana de Justicia, caso Cantos, José María vs. Argentina[9], el gobierno argentino reivindicó ante esa Corte, el principio de no retroactividad, de legalidad y otras garantías jurídicas universales.

Señor Secretario de Derechos Humanos y Pluralismo cultural de la Nación,

Estoy en completo desacuerdo con sus afirmaciones brindadas en diversas entrevistas, porque son inexactas, su discurso divide la sociedad, se priva a numerosas personas (por acción u omisión), de las garantías jurídicas universales, los beneficios del Estado de Derecho, de las Obligaciones Positivas, las Observaciones Generales del Comité de Derechos Humanos de la ONU, la agenda 2030 de la ONU (artículo 16), y otras disposiciones internacionales, que deben garantizarse a todos sus ciudadanos por igual.

Asombro y preocupación:

·       El gobierno argentino afirma, se asocia y cauciona una mentira en la violación de derechos humanos, ante la sociedad nacional e internacional en nombre de la cultura argentina. Ello es grave porque se pone en juego la credibilidad del gobierno nacional con los organismos internacionales y los gobiernos extranjeros. ¿A quién hay que creer? ¿Cuál es la verdadera versión? ¿Es una posición de política extranjera? ¿Estamos ante una política pública de la mentira oficial? Porque no decir la verdad.
·       El gobierno argentino al afirmar que los juicios de lesa humanidad deben continuar, viola los tratados internacionales suscriptos, cuando se sabe que jurídicamente no hubo crímenes contra la humanidad en el periodo 76-83, que esos procesos son ilegales, donde se violan los principios de legalidad, de no retroactividad, de la prescripción, de la amnistía… Esas violaciones no pueden constituir una Política de Estado. El secretario de Derechos Humanos comunica de forma impune decisiones que corresponden a la justicia independiente ¿Es también parte de la cultura argentina?
·       El gobierno argentino al focalizar sus objetivos en procedimientos ilegales, abandona su función esencial que son las Obligaciones Positivas, priva el acceso a la justicia a numerosas personas y sobretodo no reconoce el estatus de victima a los hombres y mujeres (nacionales y extranjeras) que fueron el blanco de las organizaciones terroristas. ¿Esta conducta, es también parte de la cultura argentina?
·       El Secretario de Derecho Humanos en sus declaraciones públicas, afirmó una posición y dividió las víctimas. Entre “ellos”, y los otros a quienes si llamó por sus nombres. A “ellos”, en ningún momento las reconoció como víctimas, ni validó sus historias o los hechos ocurridos. Siempre se refirió: “ellos o esta organización”…y hasta se enteró que había victimas de grupos terroristas. ¿Esto es también un símbolo de la cultura argentina?
·       Las palabras del Secretario de Derecho humanos de la Nación, corren diversos riesgos dado que si el objetivo fue buscar la unión de los argentinos, el efecto causado es lo contrario, porque:
-         los destinatarios de sus reflexiones, pueden argumentar ser víctimas entre otros delitos de los previstos en el articulo 1 y 2 de la ley 23.592 de actos discriminatorios, del artículo 4 de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, la violación de los artículos 5, 11, 13 del Pacto de San José, de no respeto de las obligaciones generales de derechos humanos de la ONU y números hechos previstos en el código penal argentino.
-         se puede aumentar la división de la sociedad dado que un sector considerará que el Estado no garantiza ni protege sus derechos humanos, que es estigmatizada como grupo socio profesional…
-         con el análisis ideológico que el gobierno realiza en estos aspectos, y dentro de la cultura argentina, un sector de la sociedad se puede preguntar la diferencia con el discurso de la política de los derechos humanos de los gobiernos de Corea del Norte, Venezuela, Cuba, Arabia Saudita y otras democracias similares.

Algunos puntos de discrepancia que requieren un tratamiento urgente:

1- se debe aplicar los principios de un Estado de derecho para respetar la jerarquía de normas, la separación de poderes, los derechos fundamentales de las personas, y oponerse a la utilización arbitraria de poder por parte del Estado. Además, se debe garantizar esos derechos a sus ciudadanos y protegerlos contra los abusos que son víctimas. Así lo precisó el 03 agosto 2004, el informe del Consejo de Seguridad (S/2004/616) realizado por el Secretario General de la ONU.

2- el gobierno, la justicia y las asociaciones de derechos humanos hacen abstracción de las Obligaciones previstas por el derecho internacional humanitario consuetudinario[10], por ejemplo: normas 100, 101, 102, 118, 119, 134, 149, 150, 154.

3- se recuerda que las Obligaciones Positivas de los Estados no se reducen al deber de no injerirse en el goce de los derechos reconocidos de los ciudadanos sino que, por el contrario, implican también la obligación jurídica de actuar a fin de asegurar el goce de los derechos y libertades reconocidas.

o   para el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, las obligaciones positivas tienen su origen en el caso Lingüístico Belga (23 julio 1968). Se exige concretamente a las autoridades nacionales: “tomar las medidas necesarios a la protección de un derecho o, más concretamente aún, adoptar medidas razonables y adecuadas para proteger los derechos del individuo”. Esas medidas pueden ser jurídicas o practicas[11].

o   En el ámbito de las Naciones Unidas, existe la obligación universal prevista en el artículo 56 de la Carta de la ONU por el cual: “Todos los miembros se comprometen a tomar medidas, conjunta o separadamente, en cooperación con la Organización, para la realización de los propósitos consignados en el artículo 55 de la Carta”, que precisa en su inciso c) el respeto universal a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión, y a la efectividad de tales derechos y libertades”. Las exigencias del artículo 56 de la Carta fueron legalizadas por la Corte Internacional de Justicia al reconocer a la AG de la ONU su competencia en virtud del artículo 55 de la Carta[12].

o   En América Latina, “la teoría de las obligaciones positivas derivadas de disposiciones convencionales ha sido la piedra angular de la interpretación del juez interamericano, desde el primer fallo de la Corte IDH, de Velásquez Rodríguez (29 julio 1988)[13] y, en particular, en lo que concierne a obligaciones estatales, amparada en una lectura combinada de los derechos protegidos con el artículo 1-1 (obligación de respetar y garantizar), el articulo 2 (deber de adoptar disposiciones de derecho interno) y el artículo 29 de la Convención (principio pro homine o pro persona). La Corte IDH determinó que las obligaciones positivas exigen concretamente de las autoridades nacionales una acción, que consiste en tomar las medidas necesarias para la salvaguarda de un derecho o, de modo todavía más preciso, adoptar las medidas razonables y adecuadas para proteger los derechos de los individuos (Velásquez Rodríguez)”[14]. En ese mismo aspecto, el doctor Manuel E. Ventura Robles[15] de la Corte IDH, asegura que el artículo 25 de la CIDH, establece la obligación positiva del Estado de conceder a todas las personas bajo su jurisdicción, un recurso judicial efectivo contra actos violatorios de sus derechos fundamentales que pueden estar reconocidos en la Convención Americana o por la propia ley interna.

4- La utilización del término Terrorismo de Estado es impropia en el discurso de un alto representante del gobierno porque la noción es falsa, inexacta, sin fundamento jurídico y no tiene existencia desde la óptica de las ciencias jurídicas y sociales. El terrorismo de Estado es un concepto considerablemente político y no jurídico que se caracteriza por una absoluta ausencia de definición en derecho internacional público. El Estado no se puede auto-destruir. Varios actores confirman esa óptica:

o   Los magistrados de la Audiencia Española al negar la extradición de Isabel de Perón solicitada por la justicia argentina, afirmaron que: “La expresión Terrorismo de Estado no existe, el Estado no puede subvertirse a sí mismo”[16].

o   El secretario general de Naciones Unidas, expresó ante la Asamblea General[17] que:

-         Ya es hora dejar de lado los debates sobre el denominado Terrorismo de Estado. El uso de la fuerza por los Estados está ya totalmente reglamentado por el derecho internacional”, agregando que
-         constituye terrorismo toda acción encaminada a causar la muerte o un grave daño corporal a civiles o no combatientes con el fin de intimidar a la población u obligar a un Gobierno o a una organización internacional a hacer o dejar de hacer alguna cosa” y que “el derecho a resistir a la ocupación debe entenderse en su autentico significado[18]. Afirmando así en forma clara y precisa la inexistencia del terrorismo de Estado.

o   La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con el objeto de encuadrar el concepto de terrorismo dentro del marco del derecho internacional, incluye para caracterizar sus actores solamente las personas u organizaciones y no los Estados[19]. En esa misma perspectivas están los profesores Marco Sassòli y Lindy Rouillard, para quienes “…se podría excluir de la definición de terrorismo los actos atribuibles a los Estados e incluir aquellos realizados durante los conflictos armados...”[20].

o   La Unión Europea para quien “…se consideran delitos de terrorismo los actos intencionados…que por su naturaleza o su contexto, puedan lesionar gravemente a un país o a una organización internacional… desestabilizar gravemente o destruir las estructuras fundamentales políticas, constitucionales, económicas o sociales de un país o de una organización internacional…destrucciones masivas en instalaciones gubernamentales o públicas…”[21]

o   La ONU definió el terrorismo como: “Cualquier acto destinado a causar la muerte o lesiones corporales graves a un civil o a cualquier otra persona que no participe directamente en las hostilidades en una situación de conflicto armado, cuando, el propósito de dicho acto, por su naturaleza o contexto, sea intimidar a una población u obligar a un gobierno o a una organización internacional a realizar un acto o a abstenerse de hacerlo[22]

o   La Sociedad de Naciones en 1937, en el proyecto de convención en la cual Argentina participo, definió el terrorismo en su artículo 1, inciso 2: «Cualquier acto criminal dirigido contra un estado y encaminado a o calculado para crear un estado de terror en las mentes de personas particulares, de un grupo de personas o del público en general[23]

o   El código penal argentino, determina en su artículo 41 quinquies: Cuando alguno de los delitos previstos en este Código hubiere sido cometido con la finalidad de aterrorizar a la población u obligar a las autoridades públicas nacionales o gobiernos extranjeros o agentes de una organización internacional a realizar un acto o abstenerse de hacerlo, la escala se incrementará en el doble del mínimo y el máximo.

Ninguna de esas convenciones, códigos o documentos de organizaciones internacionales mencionan el Terrorismo de Estado como pretenden los defensores de ese concepto de crear una conceptualización criminal ex-nihilo.

Señor Secretario de Derechos Humanos de la Nación,

Usted tiene las llaves de la pacificación nacional, utilícela, ¿Por qué no pasar al acto, a la cultura del encuentro, de cohesión social? Y como manifiesta una política de puertas abiertas y el dialogo, lo invito a:

·       Publicar los nombres y apellidos de las personas que fueron indemnizadas por el Estado según las diversas leyes de reparación. Es una deuda que los gobiernos sucesivos tienen con la sociedad y la comunidad internacional.

·       Que la justicia y el Estado reconozca las numerosas víctimas (nacionales y extranjeras) que ocasionaron las organizaciones terroristas de los años 70’. ¿Por qué estas víctimas deben aún esperar ese reconocimiento?

·       No aplicar procedimientos de excepción, de interpretaciones maliciosas o ilegales, en los procesos por supuestos crímenes contra la humanidad. Nadie se opone a la justicia sino de juzgar en derecho, garantizar la seguridad jurídica y los derechos fundamentales.

·       A aplicar del Decreto 157/83, y la anulación de la Resolución PGN 158/07, para que los autores de delitos y crímenes cometidos por los miembros de los grupos terroristas de los 70 puedan ser enjuiciados como los agentes del Estado de época. ¿Porque esas personas benefician de la protección del Estado y de la justicia?

·       Que lo ex miembros de grupos terroristas soliciten el perdón a las familias, a las víctimas por los daños irreparables ocasionados y a la sociedad argentina. Las organizaciones sociales y de derechos humanos cercanas a esos círculos pueden colaborar en esta misión de reconciliación.

·       Que requiera capacidades y conocimientos a otras asociaciones o colectivos que defienden los derechos humanos y luchan por el acceso a la justicia de personas detenidas en Argentina. Todas las ideologías y tendencias deben estar representadas.

·       Constituya una mesa redonda con todas las asociaciones y expertos que quieran aportar una solución en la defensa de los derechos humanos en vista de una declaración fundacional que fije un nuevo contrato social argentino. Numerosos son las personas adeptas a la pacificación social y a la concordia nacional.

·       No juzgar las conductas o las personas por sus ideas, ni condenarlas a la muerte civil únicamente por sus roles socio-profesionales pasado, como es de actualidad. Aceptar el pluralismo.

Paris, 30 enero 2016, Prof. Mario Sandoval,



[1]  Mario Sandoval, francés, nació en Buenos Aires. Formación y actividades en ciencias políticas, filosofía, habiendo ocupado funciones en los sectores públicos y privados, la docencia superior y consultorías, a nivel nacional e internacional, en los campos de las relaciones internacionales, la geopolítica. Regularmente participa a conferencias, asesorías, publicaciones coloquios a nivel internacional. Miembro de centros de investigaciones, asociaciones multidisciplinarias.

[2]  Friedrich Nietzsche in Así habló Zaratustra (2ª Parte), Capítulo De la superación en sí mismos.
[3] Entrevistas Claudio Avruj: Infojus: http://infojusnoticias.gov.ar/nacionales/memoria-verdad-justicia-yeducacion-son-centrales-para-la-gestion-10997.html. Radio Cooperativa: http://radiocooperativa.com.ar/claudioavruj-continuaremos-con-el-programa-de-memoria-verdad-y-justicia/, Infobae:http://www.infobae.com/2016/01/28/1786183-claudio-avruj-el-gobierno-nacional-no-comparte-losdichos- dario-loperfido

[4]  La racionalización permite distorsionar la realidad para justificar prejuicios, culpas, y fracasos. Se tiende a dar una explicación lógica a los sentimientos, pensamientos, conductas (algo pseudo-razonable). Ernest Alfred Jones (1879-1958). “Rationalization in everyday life”, in the Journal of Abnormal Psychology, april-may 1908.
Páginas 161-169, http://babel.hathitrust.org/cgi/pt?id=uc1.b3802746;view=1up;seq=171

[5] Les Lieux de mémoire (Los lugares de la memoria ) de Pierre Nora, Ed. Gallimard, Paris, 1997

[6]  http://auzette.over-blog.com/article-27965260.html Les abus de la mémoire.

[7]  Los abusos de la memoria, Tzvetan Todorov. Barcelona, Ed. Paidós, 2000

[8]  Informe del Comité contra la Tortura, A/45/44, anexo V y VI (respuesta del gobierno de Argentina)

[9]  CorteIDH, caso Cantos vs. Argentina, http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/cantos/interexp.pdf

[10]  El derecho internacional humanitario consuetudinario, volumen I, normas. Jean-Marie Henckaerts, Louise Doswald-Beck, CICR, octubre 2007. https://www.icrc.org/spa/assets/files/other/icrc_003_pcustom.pdf

[11]   Frédéric Sudre, in Les obligations positives dans la jurisprudence européenne des droits de l’homme, (1995) y Les obligations positives en vertu de la convention européenne des droits de l’homme, précis n° 7, juillet 2006 https://rm.coe.int/CoERMPublicCommonSearchServices/DisplayDCTMContent?documentId=090000168007ff61

[12]  CIJ: Bulgaria, Hungría, Rumania, interpretación de Tratados de Paz, aviso consultativo: http://www.icjcij.org/docket/files/8/1862.pdf , del 30 marzo 1950, página 70

[13]  Corte IDH, caso Velásquez Rodríguez vs. Honduras, sentencia de fondo, 29 de julio de 1988.

[14]  Rosmerlin Estupiñan Silva & Juana María Ibáñez Rivas in La jurisprudencia de la corte interamericana de derechos humanos en materia de pueblos indígenas y tribales. Grupo de Estudios en Derecho Internacional y Latinoamericano de la Universidad de la Sorbona (Paris, Francia) http://www.upf.edu/dhesalfa/materiales/res/dhgv_pdf/DHGV_Manual.301-336.pdf

[15]  Manuel E. Ventura Robles in “La jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en materia de acceso a la justicia e impunidad”, en “Taller Regional sobre Democracia, Derechos Humanos y Estado de Derecho”, Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, 5 y 7-09-2005.

[16]  Audiencia Nacional, 28 abril 2008, Sala Penal, auto n°8/2008, negativa extradición solicitada por la Argentina contra la ex presidenta María Estela Martínez viuda de Perón.

[17]  A/59/2005, párrafo 91, informe del Secretario General de la ONU. http://daccess-ddsnyun.org/doc/UNDOC/GEN/N05/270/81/PDF/N0527081.pdf?OpenElement
[18]  La posición expresada es correcta desde el punto de vista del jus ad bellum y del jus in bello según los
principios del CICR https://www.icrc.org/spa/war-and-law/ihl-other-legal-regmies/jus-in-bello-jus-adbellum/overview-jus-ad-bellum-jus-in-bello.htm

[19]  Informe sobre Terrorismo y Derechos Humanos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, 22 octubre 2002, parrafo12.

[20]  La définition de Terrorisme et Droit International Humanitaire, Marco Sassòli-Lindy Rouillard (2007) Revue québécoise de droit international (Hors-série)

[21]  Consejo Europeo, articulo 1 de la Decisión Marco del 13 junio 2002 (2002/475/JAI)

[22]  Convenio Internacional para la represión de la financiación del Terrorismo del 09 /12/1999.

[23]  SdN. Convención por la prevención y represión del terrorismo. Ginebra, 16/09/1937
http://legal.un.org/avl/pdf/ls/RM/LoN_Convention_on_Terrorism.pdf