martes, 25 de noviembre de 2014

CAUSA MARENGO: ACCIÓN Y OMISIÓN DE LESA HUMANIDAD

Por Mauricio Ortín

Según  John Locke, padre del pensamiento político liberal moderno, la excluyente y principal justificación de la existencia del Estado es la de garantizar a los individuos el ejercicio pleno de la libertad que les corresponde por el hecho y el derecho de ser personas. Ese  espíritu es el que anima a nuestra Constitución Nacional y el que, por ende, debería  reinar tanto en las leyes que se aprueban en el Congreso como en las medidas que, en cumplimiento de sus funciones, adoptan  jueces y fiscales. Obrar de manera contraria pervirtiendo la naturaleza del Estado es traicionar ese mandato. Para un juez, tan importante es hacer justicia como no cometer injusticia. De allí que la ciencia del derecho haya establecido como uno de sus principios universales básicos  que “Es preferible un culpable libre que tener un inocente en la cárcel”. Pues bien, en la Argentina el Estado no sólo no garantiza la libertad de los ciudadanos inocentes si no que, más grave todavía, es quien se las conculca. Al respecto, la casi totalidad de los auto de elevación a juicio por crímenes de lesa humanidad producidos por los jueces federales a instancias de los fiscales, son pruebas que hablan por sí mismas. Así, por ejemplo, el escrito en el que el juez federal de Jujuy, Carlos Olivera Pastor, solicita, a instancias del fiscal Domingo Batule, se lleve a juicio oral al coronel Domingo Marengo:


La acusación imputa a Marengo el haber privado ilegítimamente de la libertad y  aplicado  tormentos a detenidos a disposición del Poder Ejecutivo Nacional y de la Justicia Militar. Tal privación habría ocurrido en la provincia de Jujuy,  cuando el acusado, con el concurso de suboficiales y una cincuentena de soldados, trasladara a detenidos desde la Unidad Penal de Villa Gorriti hasta el aeropuerto “El Cadillal”. La acusación por tortura, en tanto, es por lo que habría sucedido con los detenidos en el avión -que Marengo no abordó- durante el segundo traslado en el vuelo de Jujuy a La Plata.


Pues bien, suponiendo, en el peor de los casos para el acusado –quien niega haber participado en los hechos que se le imputan– hubiera efectivamente llevado a estas personas al aeropuerto ¿Ese acto tiene alguna relación directa que justifique racionalmente el cargo que se le imputa de “privación ilegítima de la libertad”? Es más que obvio que, por el grado militar que investía a la fecha, a Marengo no se le puede adjudicar  responsabilidad por la confección del supuesto “plan sistemático de represión ilegal” (no está probado ni siquiera que lo conociera); menos, todavía, de privar de la libertad a personas que ya estaban a disposición del Poder Ejecutivo Nacional por el hecho de trasladarlas desde la cárcel hasta el aeropuerto. ¿Qué supone el juez que debía proceder  Marengo con la orden de traslado y el destino de los detenidos? Acaso ¿no cumplirla, dejar en libertad a las personas y someterse a una Corte Marcial? Además, ¿en base a qué prueba, el juez y el fiscal concluyen  que Marengo tuviera conocimiento previo  de que las personas  trasladadas estaban privadas ilegítimamente de su libertad? En tal sentido y para tornar más coherente semejante disparate judicial, la acusación también debería haber correspondido a cada uno de los suboficiales y de los cincuenta soldados que participaron del traslado. Pero el horror judicial para Marengo no termina allí. Más desopilante y alevosa  aún es la acusación que se le hace por tortura con el siguiente “argumento” del juez Pastor Olivera: “… puesto que si bien no estuvo a cargo ni estuvo siquiera presente en el traslado aéreo de los detenidos desde el aeropuerto “El Cadillal” hasta la ciudad de La Plata durante el cual se cometieron los referidos tormentos, sino que como también quedó demostrado tal operativo estuvo a cargo de personal del Servicio Penitenciario Federal, Marengo con su conducta prestó una ayuda o colaboración que posibilitó la posterior ejecución de tales delitos”. De tener algún viso de validez semejante falacia la acusación debiera extenderse al sinfín de personas que prestó  “ayuda o colaboración que posibilitó la posterior ejecución de tales delitos”. Esta, más que inválida, ridícula deducción debería alcanzar también (y conste que no es mi intención “dar ideas”) para acusar por torturas al piloto del avión, al operario que alcanzó la escalera para abordar la nave y al que le cargó combustible. Dicho sea de paso, salvo las declaraciones de los detenidos (luego liberados), no existe en la causa ni una sola prueba de que estos hayan sido sometidos a tormentos durante el viaje. El auto de elevación a juicio de la “causa Marengo, típico de una “justicia estaliniana”, en la Argentina pasó por todas las instancias judiciales apelables como “Pancho por su casa” sin que político, periodista o cura alguno dijera esta boca es mía (consecuencia “menor” de la acción y  omisión de unos y otros: desde el 5 de octubre de 2010, Domingo Marengo lleva más de cuatro años pudriéndose en la cárcel).

NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

CÁMARA DE GAS


La lectora Lita Alberstein ha escrito ayer que es menester exigir: "cárcel común y efectiva a estos genocidas". No me interesa discutir este tema ya que lo que sucedió en Argentina en los setenta fue una guerra y esto fue perfectamente demostrado por los jueces que juzgaron a los comandantes. Que como toda guerra civil fue espantosa, es algo que nadie niega. Hoy, cuarenta años después cabe hacer una reflexión sobre quienes, al igual que Lita Alberstein, persiguen como última razón mantener a militares, gendarmes y policías presos hasta que la muerte termine con cualquier argumento. Es innegable que no hay prisión en Argentina diseñada para albergar a ancianos y que el sistema sanitario de los penales ni siquiera es aceptable para menores de esa edad. Si Lita Alberstein quiere tenerlos allí hasta su muerte sin tener en cuenta lo que han recomendado, sin duda, los médicos forenses está entrando peligrosamente en una zona oscura, la de la venganza. Si esto es lo que ella y aquellos que responderían al llamado vindicativo persiguen, quizás sería mejor, para la economía del país, que el Ministerio de Justicia y DD.HH. instalara cámaras de gas en los penales para acabar con el costo que significa mantener presos a ancianos que apenas pueden valerse por si mismo.

Jose Luis Milia

HAY QUE PASAR EL VERANO

 

Recientemente, las denuncias y los juicios por actos de  corrupción hicieron temblar al gobierno de Dilma Roussef, en Brasil,  y estuvieron cerca de hacerle perder la elección. Mariano Rajoy, presidente de España, afrontó también graves cargos de corrupción y la mismísima hija del Rey Juan  Carlos se sentó en el banquillo de los acusados por similares cargos.


Es frecuente  y sano que la justicia  ponga el ojo en los temas vinculados a la transparencia  y honestidad de los funcionarios ya que ello denota un grado de independencia  y control que brinda cierta tranquilidad a los ciudadanos ante los manejos que pueden hacerse desde el poder. Por cierto que a los gobernantes  no les agrada estar en la mira de la justicia  y ser investigados pero a ninguno de los nombrados se le ocurrió expresar que dicha investigación era una “estrategia de golpismo activo” y un “ataque despiadado y sistemático” del Poder Judicial como si  lo hizo Jorge Capitanich, Jefe de Gabinete del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.


Este tipo de acusaciones insólitas e incomprobables,  que mezclan exabruptos con veladas amenazas, han perdido credibilidad por reiteradas y lejos de provocar un escándalo político o de señalar un riesgo institucional, no hacen sino evidenciar una irritación propia de quien tiene la conciencia intranquila y mucho por ocultar. También los periodistas, los productores agrícolas y otros sectores han sido apuntados como golpistas cuando se han opuesto a la voluntad totalitaria del oficialismo. Es una muestra más de la identificación que hace el sector gobernante de su facción con el Estado mismo, lo  que también se evidencia en el dispendio con que utiliza los medios de dicho  Estado para la satisfacción de sus necesidades personales y familiares, sus campañas políticas  y sus  meros caprichos. La pérdida de contenido de los conceptos de democracia y república es de tal magnitud que solo queda el acto eleccionario como única fuente de legalidad y, aun así, esta última barrera es manipulada, manoseada y deformada. Si a pesar de ello  todavía  confiamos en que este gobierno marcha hacia un ineludible final es porque ha hecho tan mal las cosas y ha dilapidado de tal suerte las posibilidades del país, que su fracaso ya se ha tornado inocultable hasta para los menos avisados y solo le quedan en la trinchera los clientes y los cómplices.


Hace algunas décadas el Ministro de Economía Alvaro Alsogaray, popularizó la frase  “hay que pasar el invierno” ubicando en esa estación un período crítico que había que superar. Los tiempos han cambiado y al presente, la crisis que se avecina por los desaguisados “kirchneristas” nos lleva a percibir que para llegar con normalidad a las próximas elecciones “hay que pasar el verano”, un verano caliente  no solo desde los pronósticos meteorológicos sino también desde el descontento social y salarial y la batalla final con los tenedores de bonos impagos que jugarán sus  fichas fuertes a partir del próximo mes de Enero.


El gobierno se ha empeñado en no actualizar las escalas del impuesto a las “ganancias” que ha terminado gravando a un número creciente de trabajadores que vive de su sueldo y que  ven desaparecer sus aumentos transfiriéndolos injustamente a un voraz sistema recaudador. La pérdida innegable de poder adquisitivo derivada de una inflación que superó netamente a los aumentos pactados en las paritarias es otro factor de descontento gremial. Con total insensibilidad, el gobierno ha desestimado cualquier posibilidad de compensar a los sectores más castigados como son los jubilados y pensionados y descarta cualquier actualización o bono a los empleados del Estado, que ya son legión a partir del crecimiento desmesurado e injustificado del empleo público. Policías y servidores de las Fuerzas de seguridad se cuentan también entre los  más castigados y descontentos y, por supuesto, debemos considerar la grave situación de los desempleados, trabajadores informales  y marginados.

Todos los reclamos apuntan al mes de Diciembre, mientras  los más acomodados preparan sus vacaciones y el calor hace lo suyo, colapsando los lamentables sistemas de producción y  distribución de energía.


Por otro lado,  la situación financiera pende de la esperanza de un arreglo con los tenedores de bonos de deuda externa porque así lo ha dejado trascender el gobierno. Sin embargo, observamos que dicho arreglo enfrenta formidables obstáculos derivados de consignas absurdas como la de “patria o buitres”, creadas para una campaña política de bajo nivel, pero que ahora afecta la libertad de acción que los negociadores argentinos necesitan para resolver el problema, de por sí muy complejo, con el menor daño para las finanzas nacionales.


Resumiendo, la siembra de vientos y conflictos que ha desparramado el gobierno de Cristina Fernández, amenaza con una cosecha de tempestades políticas  y sociales,  en un ambiente siempre distorsionado por los hechos de inseguridad y un crecimiento  del poder de los narcotraficantes de tal magnitud y visibilidad,  que ya ni los descarados mensajes y chicanas del Senador Aníbal Fernández pueden negar, como hiciera otrora.


En su afán de retener el máximo de poder y  generar expectativas de continuidad, las usinas de acción psicólogica del  gobierno han echado a correr variados rumores de escasa credibilidad. Estos rumores van desde posibles candidaturas de Cristina Fernández, basadas en supuestos altos niveles de imagen positiva, hasta la posibilidad de un triunfo de  Daniel Scioli en primera vuelta. La señora presidente, que oscila entre períodos de furiosa saturación de pantalla a largos ostracismos  producto de incomprobables enfermedades, difícilmente se arriesgue a perder una elección peleando un cargo menor  ocupando un lugar detrás de otro candidato a presidente. Por su parte, Daniel Scioli, tendrá motivos para el festejo si la complicadísima situación social y financiera de la provincia de Buenos Aires no daña seriamente su posible candidatura. Ganar en primera vuelta es una fantasía que solo sirve para  tratar de  evitar la huida de  algunos punteros del conurbano que ya comienzan a temer por su futuro ante una derrota oficialista.


Lo  cierto es que el alejamiento de Elisa Carrió del espacio UNEN,   con el consiguiente debilitamiento de ese sector autodenominado progresista y sus diferentes candidatos, ha dejado objetivamente mejor posicionados en la carrera presidencial a Mauricio Macri y  Sergio Massa. El primero representa en el imaginario popular una alternativa a la sucesión de gobiernos justicialistas y radicales que han degradado el nivel de vida en la Argentina en todos los órdenes. El  segundo representa una versión juvenil de los viejos esquemas a los que perteneció hasta hace poco tiempo y de los que trata de diferenciarse sin marcar un verdadero rompimiento. Todo es aún muy confuso porque los políticos presidenciables esperan más que nadie que pase el verano caliente para evaluar cómo quedará el panorama del oficialismo y del país todo, ante la tormenta que no pueden disipar pero si avizorar.


En nuestro espacio de Nueva Unión Ciudadana hemos iniciado acuerdos con la fuerza política que consideramos más afín a nuestro ideario. Estamos convencidos de que el próximo ciclo gubernamental en Argentina no puede limitarse   a  un simple cambio de  nombres sino que debe representar un verdadero cambio de paradigmas. Tenemos que pasar del populismo insustancial a una verdadera vida republicana. De una economía controlada y estatizada a una  liberación de las capacidades creativas  y de emprendimiento. De la incompetencia a la eficiencia. De los planes sociales a la cultura del trabajo. De una sociedad que vive enrejada y asustada a  la tranquilidad de vivir bajo el imperio de la ley. De un ambiente de corrupción y autoritarismo a un Estado transparente y eficiente. Del relato a las realidades. Del aislamiento internacional a la integración. De la entronización del odio y la venganza a la concordia y la pacificación de los espíritus.


El trabajo a realizar  es arduo y prolongado porque el daño que se nos ha infligido desde el resentimiento y el personalismo es grave y profundo. Confiamos en nuestras fuerzas, en los valores latentes del pueblo argentino y en la posibilidad de que el país sea conducido por una generación de dirigentes que estén dispuestos a dar sentido a su vida trabajando por el bien común a través del ejercicio el poder. Que Dios nos ayude para que así sea.

Juan Carlos Neves
Primer Secretario General
Nueva Unión Ciudadana

NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

lunes, 24 de noviembre de 2014

25° ANIVERSARIO DEL TRAIDOR ATAQUE A LA TABLADA

Se denomina copamiento del cuartel de La Tablada al intento de ocupación de los cuarteles del Regimiento de Infantería Mecanizado 3 General Belgrano del Ejército Argentino en La Tablada, provincia de Buenos Aires, el 23 y 24 de enero de 1989 por parte de miembros del Movimiento Todos por la Patria (MTP). Resultaron muertos 32 guerrilleros, 9 militares y 2 policías.

Asesino serial y sicario Enrique Gorriarán Merlo

Al momento de realizarse el ataque en la conducción del MTP se encontraban, además de Gorriarán Merlo, otros que como él habían militado en el ERP pero que habían estado en la cárcel hasta el retorno de la democracia a la Argentina en diciembre de 1983, como Francisco Provenzano, Roberto Felicetti y Carlos Samojedny, que participaron en La Tablada[1].

El MTP estaba muy influido por la Revolución Sandinista que había triunfado en Nicaragua, en cuya última etapa había participado Gorriarán Merlo, y la decisión del ataque fue la creencia de que pese a la instalación de la democracia podía repetirse en Argentina aquella experiencia, tras el fracaso setentista de la teoría de la guerra de guerrillas o de la guerra popular y prolongada. Para ello, según su visión, había que provocar hechos que aceleraran las condiciones de posibilidad de la Revolución. La idea fue la de mostrar a la sociedad argentina que un grupo de jóvenes y audaces militantes populares habían logrado lo que no conseguía la clase política en el poder: frenar un alzamiento[2] contra la democracia, y subidos sobre ese éxito, movilizar al pueblo hacia la Casa de Gobierno en pos de un cambio político que llevara al triunfo de la revolución.
El copamiento

El 23 de enero de 1989, durante el gobierno de Raúl Alfonsín, Enrique Gorriarán Merlo (ex jefe del grupo guerrillero Ejército Revolucionario del Pueblo —ERP—) lideró un grupo armado de integrantes del MTP que atacó y ocupó parcialmente el Regimiento de Infantería Mecanizado 3 con asiento en La Tablada.

El MTP, que desde el primer momento presentó la toma como el intento de impedir un supuesto golpe de Estado planeado por el entonces candidato a presidente Carlos Saúl Menem y el Coronel Mohamed Alí Seineldín, al iniciarse el ataque arrojó en las cercanías del cuartel volantes atribuibles a un supuesto comando llamado «Nuevo Ejército Argentino» que pretendía derrocar al presidente Alfonsín[2] , hecho reconocido por Gorriarán Merlo en una entrevista con Claudia Hilb.

Desde el primer momento, los militares conocían que el ataque era realizado por elementos de la izquierda e, incluso, inteligencia conocía previamente que un movimiento rebelde iba a atacar a alguna unidad militar del área metropolitana y que por eso el entonces titular del Ejército Argentino, teniente general Francisco Gassino, dispuso reforzar la infantería.

Inmediatamente después del copamiento, efectivos policiales de la Provincia de Buenos Aires, rodearon el cuartel a modo de primera línea de emergencia para repeler a los terroristas hecho que confundió a la población ya que se pensó que la Policía era la que atacaba las instalaciones militares, dado que no se tenía conocimiento del grupo.

Posteriormente, se difundieron informaciones sobre que los guerrilleros habían matado conscriptos que dormían, que tenían ayuda de mercenarios extranjeros y que disponían de avanzado armamento de origen soviético.

Presidente de la Nación Dr. Raúl Alfonsín

Finalmente, efectivos pertenecientes al Ejército consiguieron la recuperación del cuartel, tras ser auxiliados y apoyados por la Policía de la Provincia de Buenos Aires.


Hay un hecho histórico que pinta a un verdadero soldado y al que hoy queremos rendir un justo homenaje, junto a sus camaradas caídos por defender a la Patria, nos referimos al señor Teniente Coronel (Post Morten) Horacio González Cutiellos. Este militar era el 2° Jefe del Regimiento y una hora después de empezado el combate, le dijo a su jefe por teléfono:

“Yo voy a morir defendiendo el cuartel, ustedes recupérenlo”. Y así ocurrió.

¡Gloria y Honor a todos los caídos del Ejército Argentino y de la Policía de la Provincia, en esos aciagos días de la locura terrorista en pleno gobierno constitucional y democrático, igual que la guerra revolucionaria de los años ‘70!

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre



[1] En Internet circula una versión –no desmentida por el protagonista– no referimos a Alfredo Leuco, reconocido periodista y devenido en importante comunicador social, dicen “que es un ex-terrorista del ERP que, incluso, fue el Jefe de Prensa del MTP en el ataque del 23 de enero de 1989 en el Regimiento de Infantería 3 “General Belgrano”, en LA TABLADA". Le hemos escrito a Leuco para que explique o desmienta esa versión, lo consideramos necesario y por el bien de la república. El recientemente fallecido Pepe Eliaschev tuvo la honestidad de explicar su participación en los años violentos de los ’70 y luego criticar el camino de la violencia armada de las organizaciones terroristas para alzarse con el poder del estado, si Leuco estuvo implicado en algo similar, sería bueno que tomara el ejemplo de su admirado amigo.

[2] El posterior juicio a los terroristas, que participaron del ataque a La Tablada, demostró que esa excusa era falsa.

GENOCIDAS ¿QUIÉNES?

La referente del MST,
Clarisa “Lita” Alberstein

La señora, Lita Alberstein, convoca a la ciudadanía a movilizarse para exigir “cárcel común y efectiva a estos genocidas” (militares condenados en Tucumán por pelear contra la subversión). Pero en la Argentina y, particularmente, en Tucumán no hubo ningún genocidio. Lo que hubo fue una guerra sucia por ambos mandos. El gobierno constitucional de Isabel Perón fue el que ordenó a los militares aniquilar y/ o exterminar al Ejército Revolucionario del Pueblo y al Ejército Montonero que pretendía tomar el poder asesinando policías, empresarios, políticos y militares.


El 1 de diciembre se cumplirán 40 años del asesinato del Capitán Viola y su hijita, de tres años de edad, María Cristina. Un comando de 16 guerrilleros del ERP disparo un escopetazo al auto en el que se encontraban. Su otra hija, María Fernanda, recibió también un disparo en la cabeza pero sobrevivió. Los muy cobardes se justificaron con la excusa de que fue el rebote de las balas las que impactaron en las niñas. Sin embargo, no he visto a la Secretaría de DDHH de la Nación, a las Madres de Plaza de Mayo o a la señora Alberstein convocar a nadie para pedir justicia con el aberrante crimen de María Cristina Viola.

¿Que los impulsa a continua a esta persecución a los soldados que lucharon para que esta Argentina hoy no sea Cuba?? Muchos ancianos muriéndose en la cárcel común como Uds. quieren. ¿Será los dineros que maneja el Gobierno desde la Secretaría de DDHH?


Si así no fuera no entiendo este odio y esta venganza que a Uds. Sra Alberstein y a tantos otros los mueve.
Sería mucho más positivo para nuestra sociedad que la justicia se ocupe de tantos hechos de corrupción y narcotráfico que se tapan con estos juicios de lesa humanidad. Los militares ancianos no representan ningún peligro para esta sociedad, los delincuentes, corruptos y narcotraficantes creo que sí.

Mario Cabanillas
Salta - Capital


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original. La carta publicada por El Tribuno de Salta, no es copia fiel a la enviada por el autor de la misma, tiene algún tijeretazo.

domingo, 23 de noviembre de 2014

¿NADIE PUEDE PONER EN DUDA LA HONESTIDAD DE LOS RADICALES?

Los pollos de Mazzorín

De mi mejor consideración.

“Nadie puede poner en duda la honestidad de los radicales”, aseguró públicamente el Senador Nacional (UCR) Ernesto Sánz.

Permítaseme un humilde aporte a efectos de contribuir a  refrescar la memoria (o eliminar la  desmemoria) del doctor Sanz, a saber: a) cuatro años de gestión vaciadora y fraudulenta en la Aduana Nacional protagonizada desde 1984 a 1988 por el Contador Juan C. Delconte bajo el respaldo político del entonces Presidente de la Nación doctor Raúl R. Alfonsín. b) empleo sistemático y fraudulento de regímenes de promoción industrial en las aduanas patagónicas en aquel lapso ( galpones de Tierra del Fuego, caso Konner Salgado) con un saldo que dejó un  perjuicio fiscal multimillonario ; c) esquema de corrupción estructural diseñado en rededor de la aduana de Ezeiza que derivó en una sentencia de condena a 10 años de prisión respecto de Delconte, ante la comprobación del ingreso clandestino de mercadería de importación cuanto menos  en 3.636 casos; d) último decreto presidencial firmado por el doctor Alfonsín a veinticuatro horas de abandonar su poltrona presidencial ( 8/07/89) y refrendado por el entonces Ministro de Defensa –doctor Horacio Jaunarena- por el  cual le obsequió al grupo empresarial Villalonga-Furlong  (léase Alfredo Yabrán) el monopolio absoluto del mercado de cargas aéreas, servicio de rampa y free-shop (Edcaddasa, Intercargo, Interbaires, etc.) e) el caso recordado como los pollos de Mazzorín; f) impune vaciamiento estructural del Banco de Italia y miles de ahorrista estafados; , g)  brutal avasallamiento a la libertad de expresión, cuando el propio doctor Alfonsín ordenó levantar en 1986 del aire el programa “Tiempo Nuevo” conducido por los periodistas Bernardo Neustadt y Mariano Grondona; h) idem respecto de la animadora Mirta Legrand; i) detenciones ordenadas en aquel tiempo  y so pretexto de un inexistente estado de conmoción interior respecto , entre otros, del periodista Jesús Iglesias Rouco y del doctor Rosendo Fraga, por el solo hecho de constituir voces críticas a la errática gestión de gobierno de aquel entonces. ; j) y mejor detener este humilde aporte acá de modo tal de  no dejar al doctor Sanz en una posición más incómoda aun.

Saludo a Ud. muy atte.

Guillermo J. Tiscornia
ex juez en lo Penal Económico
DNI 11.371.779

NOTA: La imagen y destacados no corresponden a la nota original.

FIERA ACORRALADA


"Es extraordinaria la capacidad que tienen las estructuras
del poder para inventar fórmulas que las amparen".
Fernando Butazzoni

Todos sabemos que no hay nada más peligroso que un felino cuando percibe que no tiene escapatoria; rápidamente se convierte en un atacante feroz, que intenta huir embistiendo contra el enemigo, aún al precio de su propia muerte. Desde las trágicas elecciones legislativas de 2013, cuando vio finalmente sepultadas sus ilusiones de modificar la Constitución para perpetuar en el poder a su única dirigente, el kirchnerismo se ha transformado precisamente en ese ejemplo que nos brinda la naturaleza; son prueba de ello los cambios constantes y contradictorios del "relato" que ha encarado desde entonces como, por ejemplo, las leyes de abastecimiento, de autorización a las telefónicas para dar servicios de televisión por cable y, por supuesto, los nuevos códigos mediante los cuales la noble viuda intenta sancionar una auto-amnistía.


A los gravísimos problemas de salud que el stress provocado por la persecución de los fondos "buitre" a las empresas de su empleado Lázaro Bóvedas Báez y a todo su entorno familiar, la Presidente tiene ahora que sumar la prevista renovación de energías de los jueces federales, que han comenzado a morderle los garrones y hasta las pantorrillas al poder. Como tantas veces afirmé, estos jueces nunca se venden, sólo se alquilan y, como es natural, ahora están limpiando la casa para renovar su contrato con el próximo ocupante del sillón de Rivadavia.


Claro que contribuyó a acelerar esa reacción -y, sobre todo, su cohesión- el proyecto de Código Procesal Penal, ya que éste pretende recortar las facultades de los jueces -a quienes ya les resulta imposible echar desde el Consejo de la Magistratura- para dárselas a los fiscales, designados a dedo por la inefable Procuradora, la Dra. ¡Giles! Carbó, quien podrá asignar las causas más "conflictivas" a los más fieles de entre ellos. La virulencia de los ataques que Koki Capitanich y demás lenguaraces del Ejecutivo lanzaron contra el Poder Judicial, por expresas instrucciones de la Presidente, fueron una señal cabal de por dónde pasan hoy las preocupaciones de la noble viuda.


Tampoco la situación de su ex-amiga populista debe estar aportando sosiego al ánimo presidencial. Dilma Rousseff, que acaba de ganar su reelección por escasísimo margen, está enfrentando la peor crisis que recuerda Brasil desde el impeachment que costó la Presidencia a Collor de Melo. El escándalo creciente de las coimas en Petrobras, que ya llevó a la cárcel a funcionarios de la petrolera y a muchos de los más altos ejecutivos de enormes empresas constructoras, amenaza la gobernabilidad de la sucesora de Lula: era ella misma, por entonces Ministro de Minas y Energía, quien comandaba la compañía cuando los ilícitos se produjeron.

Brasil era, antes de la llegada de los Kirchner al poder, un país sumamente corrupto, pero respetuoso al extremo de la división de poderes constitucional. Eso permitió que muchos de los grandes jerarcas del PT, luego altos funcionarios nacionales, perdieran sus cargos y fueran a prisión, incluyendo nada menos que al Ministro de la Casa Civil (nuestro equivalente es el Jefe de Gabinete) y al Presidente del partido de gobierno. Es en esa siniestra vidriera donde doña Cristina contempla con horror qué pueden hacer los jueces cuando no se puede controlarlos, como está intentando hacer al menos con los argentinos, ya que con los extranjeros le resulta imposible.

Salvo para el "ombliguismo" de los argentinos resulta claro que, cuando cambian las modas políticas, éstas recorren el continente entero; así pasó con las dictaduras eternas, las democracias recuperadas, las recetas liberales, las privatizaciones y, últimamente, con los populismos disque izquierdistas. Tal vez haya llegado la hora, en América Latina, de terminar con los corruptos de cualesquiera pelajes y procedencias.


La doctrina de don Néstor (q.e.p.d.), aquélla que decía que para hacer política y tener poder se necesita "platita" debe ser una de las únicas lecciones que su viuda comprendió con claridad; sin embargo, y pese a que continúa incrementando hasta niveles siderales su fortuna personal, su supina ignorancia y su injustificada soberbia hicieron que pusiera al frente de la economía y de las arcas del Estado a un grupo de jóvenes inexpertos que destruyeron, como Atila, lo poco que quedaba en pie en el país real.


Esta pandilla, que ni siquiera pudo controlar un centro de estudiantes cuando Axel Kiciloff y Mariano Recalde fundaron TNT (tontos pero no tanto), y que no puede exhibir siquiera un antecedente laboral previo a su irrupción -de la mano de la increíble fascinación de doña Cristina- en la función pública, ha obtenido los más rápidos y exitosos logros en materia de aniquilación de la moneda, de crecimiento del gasto público, de irrefrenable emisión monetaria, de recesión, de caída en el comercio exterior y en las reservas, de paralización de la construcción, etc., etc..

En la lucha por escapar de un destino más que complicado, el kirchnerismo está dispuesto a llegar a cualquier extremo, aunque los medios que deba emplear sepulten cualquier ensoñación "bacheletiana" de volver en 2019; no ignora cómo se comporta el peronismo con sus líderes caídos ni por qué celebra un único Día de la Lealtad cada año. Scioli, lo único medianamente potable que puede mostrar como sucesor, tiene los suficientes antecedentes "panquequistas" como para brindar demasiada tranquilidad, al menos en materia de impunidad y especialmente porque, con la gigantesca crisis y el consabido ajuste que el país deberá enfrentar, la ciudadanía saldrá a la habitual búsqueda de culpables y pedirá su condena.

Porque no debemos olvidar que, como demostró esta misma semana, la Presidente sigue siendo la dueña de la maquinita de imprimir billetes o, en verdad, papelitos de colores, y para lograr sus fines inundará con ellos el país en los últimos tramos de su gestión, vía aumentos formidables en la asignación universal por hijo, en los planes sociales y hasta en las jubilaciones; el objetivo será conseguir una gran bancada propia en las cámaras. Que tal conducta no haga más que incrementar la inflación será una preocupación de su sucesor, como también los bonos de deuda atados al precio del dólar oficial, en la práctica un seguro de cambio, con los que ha desinflado el mercado blue.


En esa materia, el gasto público, me permito formular una sugerencia a quien la suceda: convocar a un plebiscito para que los ciudadanos decidan si están dispuestos a sostener una línea aérea de bandera que, amén de no ser realmente del Estado y no presentar balances ni detallar sus gastos, cuesta la friolera de dos millones de dólares diarios; claro que habrá que explicar, previamente, que las mayores pérdidas operativas las tiene en los destinos internacionales, al cual ha sumado ahora el Caribe. Lo mismo habría que hacer con el Fútbol para Todos: preguntar a la gente si el Estado debe financiarlo o si debe hacerlo la publicidad privada. Seguramente, en ambos casos se obtendrían respuestas que permitirían una importante reducción  en uno de los cánceres que están consumiendo al país.


Para terminar, un encarecido pedido a toda la oposición: como mínimo, que sus líderes firmen un compromiso formal de encarar, como política de estado, la lucha contra el narcotráfico, explicitando en el mismo todas las medidas que adoptarán para ello. Ya no se trata de discutir una foto o un casamiento o un romance; está en juego la Argentina misma como país viable. Los ejemplos de Colombia y México -la ciudad de Rosario y el Conurbano también- tienen demasiada sangre como para no hacer todo lo que esté a nuestro alcance para impedir que lleguemos a un estadio similar y nos transformemos en un acto fallido de la historia.

Bs.As., 23 Nov 14

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado

NOTA: Las imágines y destacados no corresponden a la nota original.

sábado, 22 de noviembre de 2014

FALLECIÓ OTRO PRESO POLÍTICO


Estimados Amigos:

A través de la Unión de Promociones hemos tomado conocimiento que, el día miércoles 19 de noviembre de 2014, falleció el señor PCI Francisco José Scilabra (Ejército Argentino), quién se encontraba injustamente detenido como  Preso Político.

Con él, son 271 (doscientos sesenta y uno) los Camaradas fallecidos, pertenecientes a todas las Fuerzas Armadas, de Seguridad, Policiales, Penitenciarias y civiles; en el marco de este proceso de persecución, teñido de incontables irregularidades jurídicas y sistemática venganza, propias de una justicia prevaricadora.

Expresamos nuestras sentidas condolencias a todos sus familiares, allegados, compañeros y amigos, rogándole al Señor, les conceda pronta y cristiana resignación. Esperamos que la sociedad argentina y sus representantes políticos recuerden el manto de sangre y acciones del terrorismo que los llevaron a pedir y ordenar a las FFAA que aniquilaran al enemigo subversivo que pretendía alzarse con el poder mediante el miedo, terror y violencia. En todos sus reclamos contra el avasallamiento autoritario del poder de turno deberían incorporar un justo reclamo por la paz, concordia, justicia e historia completa dentro del marco de igualdad contra la ley.

Dadas las avanzadas edades y estados de salud de los Presos Políticos en la Argentina, estas lamentables noticias son cada vez más seguidas. Una vez más levantamos nuestra voz hacia el poder de turno, no pueden continuar con esta matanza selectiva… es su obligación como presidente de todos los argentinos garantizar el debido proceso, la igualdad ante la ley, brindar asistencia sanitaria adecuada y por sobre todo lograr la unión de la sociedad para superar las antinomias que después de casi 204 años aún nos mantienen divididos. Es hora de sin odios, ni venganzas, es hora de una mirada superadora.

Por tal circunstancia, adherimos a la reiterada convocatoria de la Unión de Promociones a todos los integrantes de las distintas Fuerzas, a las distintas ONG e Instituciones vinculadas o afines, a familiares, amigos y allegados en general, a sumarse y trabajar en apoyo de todos quienes deben enfrentar esta injusta situación, a fin de afirmar y fortalecer el planteo de los justos reclamos por acceder a una justicia verdaderamente independiente, imparcial y objetiva, a través del irrestricto respeto por la Constitución Nacional.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre

CON AMIGOS COMO FIDEL CASTRO... NO SE NECESITAN ENEMIGOS

LA BIOGRAFÍA QUE CUENTA CÓMO FIDEL CASTRO DEJÓ MORIR AL CHE GUEVARA

El periodista cubano Alberto Müller presentó en la Feria del Libro de Miami una investigación que revela datos esclarecedores sobre los años finales del líder guerrillero


"Todos los biógrafos coinciden en que Fidel Castro no hizo nada por salvar al Che. Hay que recordar que en aquellos momentos había una gran dependencia con la Unión Soviética. Fidel vivía una especie de grandeza estaliniana y el Che se había convertido en un enemigo irreconciliable para él; y una piedra muy incómoda en el zapato aplastante de la Unión Soviética", contó Alberto Müller en una entrevista concedida a El Nuevo Herald.

El escritor y periodista nacido en Cuba, pero radicado en Estados Unidos, acaba de publicar Che Guevara, valgo más vivo que muerto (Biblioteca Nueva). Se trata de una biografía que explora los años finales del guerrillero argentino.

Alberto Müller

"Tuve un gran amigo en la Universidad de La Habana, Octavio de la Concepción Pedraja, “Tavito”, que murió junto al Che. Esto me llevó a leer el Diario de Bolivia y otros libros biográficos sobre el Che para escudriñar, con especial profundidad analítica, el final de mi amigo Octavio. Eso estimuló mi extensa investigación periodística", dijo.

Una de las directrices del relato es el enfrentamiento creciente entre Guevara y Fidel Castro. El dictador lo veía como un obstáculo cada vez más grande para su proyecto totalitario en la isla y para su alianza con la Unión Soviética.

"En ese preciso momento de su vida -explicó Müller-, el Che tiene tres grandes diferencias con Fidel. La primera, cuando se entera de la forma despectiva en la que fue tratada su madre por el gobierno de La Habana, en sus últimos contactos con ella. Segunda, el Che se siente un cobarde por haber aceptado, en contra de su voluntad, abandonar la guerrilla congolesa".


"Sus diferencias con la Unión Soviética y con Fidel Castro son más profundas que nunca. A todo esto se suma su obsesión por la guerrilla, que lo lleva a aceptar finalmente su regreso a La Habana para abrir un frente guerrillero en Bolivia, sabiendo que Fidel no autorizaría su idea de ir a la Argentina", agregó.

Uno de los datos más importantes que aporta la biografía es que en Bolivia estaba apostado un grupo de apoyo a la guerrilla del Che, y que estaba en condiciones de rescatarlo cuando fue capturado por los militares bolivianos. Sin embargo, Castro nunca dio la orden de iniciar la operación de rescate.

"Fidel Castro pasará a la historia como un alumno aventajado de Stalin por sus crímenes y por la forma en que se deshizo de sus adversarios, incluyendo al Che", concluyó Müller.

LA JUSTICIA ACTUAL


Celebro y agradezco profundamente a la nación por el editorial "Al enemigo, ni justicia... ni derechos humanos", en el que se ocupa de esta tragedia que hace años se está ocultando a la sociedad y que sólo en muy pocas ocasiones y en pocos medios se menciona, apenas en forma tangencial. Efectivamente aquí rige el eslogan "que se pudran en la cárcel" y no el derecho, y es lamentable y totalmente repudiable el papel de nuestra Justicia en este caso. Decenas de fiscales con sentido común y de verdadera justicia tendrían que haber actuado de oficio para ocuparse de este tema y actuar de derecho. Pero no queda demostrado que la Justicia está en gran parte politizada e ideológicamente opera en forma funcional al Gobierno. No nos hagamos ilusiones de que esto vaya a cambiar a partir de diciembre 2015. El aparato jurídico está constituido por una generación de abogados y jueces formados en una filosofía de progresismo y garantismo. Quizá, y solamente por oportunismo, algunos modifiquen sus enfoques ante un cambio en el Poder Ejecutivo.

Jorge Linder
LE 5.584.800


NOTA: La imagen y destacados no corresponden a la nota original.

LOS HEREDEROS DEL CHE

Al igual que en nuestro país, en la isla prisión Cuba, la izquierda revolucionaria descubrió las bondades del “sistema capitalista” el que recitan incansablemente  que hay que combatir. En Argentina algunas organizaciones de DDHH, tales como la Fundaciones Madres de la Plaza de Mayo y Abuelas de la Plaza de Mayo, han conocido las “mieles” del dinero de todos los argentinos… entregados por el poder de turno en conceptos de indemnizaciones, subsidios, sueldos de funcionarios y hasta negocios corruptos como los cometidos en el proyecto “Sueños Compartidos”.


En Cuba sobrevive la dictadura más longeva del mundo, Fidel Castro cuyos “negocios” revolucionarios lo han llevado a ser considerado entre los hombres más ricos del mundo[1]. Para Castro el ícono de Che Guevara, especialmente la imagen o foto de Korda, ha sido siempre una importante fuente de ingresos… ahora tiene una disputa con los herederos del famoso asesino serial. Este conflicto económico está muy bien explicado por el autor del artículo que les dejamos a continuación.

El dinero “robado” a los pueblos cubano y argentino no es para hacer una revolución… es para satisfacer las ambiciones de los dirigentes políticos –que en nombre de la revolución– se enriquecen a través de la corrupción.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Década en Paz y para Siempre


LOS HEREDEROS DEL CHE

Los familiares cubanos del Che Guevara, su viuda y su hija Aleida, pasan el tiempo enredados en litigios por los beneficios económicos que les provee el fantasma del guerrillero

Jueves, noviembre 20, 2014

Por Ernesto Pérez Chang[2] 

LA HABANA, Cuba- Hace un par de meses, la empresa farmacéutica cubana Labiofam desató una escandalosa polémica con el anuncio de dos fragancias con los nombres Ernesto (Che Guevara) y Hugo (Chávez).

Algunos medios de prensa alertaron que tras la censura del proyecto podían esconderse los intereses comerciales de las familias del guerrillero argentino y del fallecido presidente venezolano.

La “nota oficial”, publicada por el gobierno cubano, hacía pensar que la prohibición era un asunto exclusivamente ideológico. Pero la teoría de una disputa por los derechos de comercialización de un producto dedicado al Che Guevara se torna posible.

En primer lugar: la imagen del Che está en cientos de productos artesanales que se venden a los turistas, lo cual hace pensar que el gobierno cubano no quiera quedarse fuera del lucrativo negocio.

José Antonio Fraga Castro

Segundo: llama la atención que el director de Labiofam sea José Antonio Fraga Castro, sobrino de Fidel Castro. Cualquier otro dirigente no consanguíneo con el dictador hubiera sido removido inmediatamente del cargo.

Y tercero: ya se ha hecho habitual que los familiares cubanos del Che Guevara (aquellos reconocidos oficialmente), tanto su viuda como su hija Aleida, pasen el tiempo enredados en litigios y disputas por los beneficios económicos que les provee el fantasma del guerrillero.

Viuda administradora

Aleida March

Apartada de la vida pública durante años, después de confesar su convivencia con un antiguo miembro de la escolta de su difunto esposo, Aleida March nunca ha sido vista con muy buenos ojos por los principales dirigentes cubanos, mucho menos cuando decidió administrar personalmente los derechos de autor del Che y beneficiarse de ellos sin dar cuenta a nadie, ni siquiera a Fidel Castro, solo haciendo valer sus “beneficios de viudez”.

A principios de los años 90, en medio del desastre económico de la Isla, las formidables ganancias por la venta de escritos e imágenes de su esposo a editoriales europeas, estimularon la faceta de empresaria de Aleida March, que en un estilo bien “capitalista”, tomó la decisión de crear una especie de Fundación, disimulada bajo el nombre de “Centro de Estudios Che Guevara”.

El carácter personal de la decisión de Aleida no entusiasmó a Fidel Castro, que, fuera de las ganancias del negocio, jamás permitió una inauguración oficial del “Centro de Estudios” y lo ha mantenido al margen de las instituciones académicas. La “corporación” familiar, aunque tolerada, no es tomada en cuenta en las actividades oficiales relacionadas con el Che. En fin, el Centro no existe de manera oficial, aunque sí legal.

Tal vez, para evitar un escándalo por declaraciones adversas de la viuda de tan famoso personaje, Fidel Castro permitió que se construyera el fastuoso edificio (a fin de cuentas el capital no saldría de su bolsillo verdeolivo) y se le autorizara una existencia en plano secundario, controlada por el gobierno (como todo lo que existe en la Isla) pero con libertades a la hora de comercializar aquella sustancia volátil, intangible, llamada “Che”, y que más por conveniencia que por derecho correspondía a los herederos directos.

Tengamos en cuenta que una mujer enfurecida frente a los medios de prensa extranjeros (primero, por los años de silencio y, segundo, por no haber sido consultada sobre los detalles arquitectónicos del mausoleo al Che, en Santa Clara, ni sobre el destino final de los restos de su esposo), no convenía a nadie.

La familia excluida

Ignorando aquella famosa carta de 1965 donde el Che renuncia a sus cargos en el gobierno cubano, y al mismo tiempo, declara que no lega nada a su mujer y sus hijos, los herederos cubanos no han titubeado a la hora de convertir al “paradigma del hombre nuevo” en la gallina de los huevos de oro.

Familia Guevara March

A tono con los tiempos, el modelo de “revolucionario” que promovían los discursos oficiales terminó por transformarse en un lucrativo negocio que ha llevado a la familia Guevara March a enfrentamientos con la extrema izquierda que se niega a aceptar que el “legado ideológico” de aquel que han erigido en su símbolo, sea comercializado por editoriales que se anuncian como “alternativas” y hasta voceras de las “izquierdas” más violentas.

Aleida Guevara March

Hace solo unos años fue de gran resonancia ―y continúa siéndolo― la querella que Aleida Guevara March mantuviera con miembros del grupo político latinoamericano Revolución o Muerte, quienes, de manera gratuita, pusieron a disposición del público, en su sitio digital, el texto íntegro de Apuntes críticos a la economía política.

En aquella ocasión, esgrimiendo un discurso bien agresivo con amenazas de fuertes demandas internacionales, la hija del Che reclamó la exclusividad de los derechos de comercialización y hasta hizo una apología de la editorial Ocean Sur, a quienes han “rentado” por un tiempo una buena parte de la papelería e iconografía del Che.

Es con el emporio editorial Ocean Sur ―que busca mano de obra barata en Cuba y comercializa una buena parte de su producción en los Estados Unidos― con quien la familia del Che ha establecido nexos muy beneficiosos.

El lujo del Centro Che Guevara (en la exclusiva barriada de Nuevo Vedado, justo frente a una de las casas de la familia Guevara March), permite sospechar el monto de las ganancias de una empresa próspera cuya mercancía está compuesta por una terrible sombra.

Las giras de Aleida Guevara March

Las constantes giras mundiales que realiza Aleida Guevara March para la presentación de los libros de su padre son equiparables a los programas de actuación de una diva de la escena.

Detrás de todas estas apariciones públicas y discursos “revolucionarios”, están los intereses financieros de Ocean Sur, que ha establecido un convenio con el eufemísticamente nombrado “Proyecto Editorial Che Guevara” perteneciente a la “Fundación” presidida por la viuda del guerrillero, y que, como afirman algunos, es un verdadero “monopolio”.

Cuando estalló el escándalo por el anuncio de la “revolucionaria” línea de perfumería de Labiofam, los que conocen la avidez económica de los Guevara y los Castro, estaban claros de cuánto de tufo financiero se escondía detrás de los sucesos.

El hecho de que no le hayan cortado la cabeza a José Antonio Fraga Castro, por lo que pudo parecer una torpeza ideológica, habla mucho de la naturaleza “familiar” de los intereses monopólicos de nuestro socialismo insular.

A fin de cuentas, todo fue un asunto entre familias. Negocios son negocios.

Fotos Ernesto Pérez Chang



NOTA: Algunas imágenes y los destacados con corresponden a la nota original.


[2] ACERCA DEL AUTOR
Ernesto Pérez Chang (El Cerro, La Habana, 15 de junio de 1971). Escritor. Licenciado en Filología por la Universidad de La Habana. Cursó estudios de Lengua y Cultura Gallegas en la Universidad de Santiago de Compostela. Ha publicado las novelas: Tus ojos frente a la nada están (2006) y Alicia bajo su propia sombra (2012). A finales de este año 2014, la editorial Silueta, de Miami, publicará su más reciente novela: Comida. Es autor, además, de los libros de relatos: Últimas fotos de mamá desnuda (2000); Los fantasmas de Sade (2002); Historias de seda (2003); Variaciones para ágrafos (2007), El arte de morir a solas (2011) y Cien cuentos letales (2014). Su obra narrativa ha sido reconocida con los premios: David de Cuento, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), en 1999; Premio de Cuento de La Gaceta de Cuba, en dos ocasiones, 1998 y 2008; Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar, en su primera convocatoria en 2002; Premio Nacional de la Crítica, en 2007; Premio Alejo Carpentier de Cuento 2011, entre otros. Ha trabajado como editor para numerosas instituciones culturales cubanas como la Casa de las Américas (1997-2008), Editorial Arte y Literatura, el Centro de Investigaciones y Desarrollo de la Música Cubana. Fue Jefe de Redacción de la revista Unión (2008-2011).