sábado, 31 de enero de 2015

LA DISOLUCIÓN DE LA EX-SIDE

Por Aleardo F. Laría[1]

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner ha anunciado la elevación al Congreso de un proyecto de ley que dispone la disolución de la Secretaría de Inteligencia (ex-SIDE) y la creación de una Agencia Federal de Inteligencia. El anuncio es una respuesta política a la conmoción provocada por la trágica muerte del fiscal Alberto Nisman. Existía un consenso bastante extendido sobre la urgencia de proceder a la remodelación completa de los denominados “servicios de inteligencia” del Estado. Es una medida correcta aunque tardía, que se toma en el momento final de dejar el poder, después de haber aprovechado hasta el final esa estructura paralela.


En la edición de “Página/12″ –un medio muy afín al gobierno– del pasado domingo, varios columnistas –Marcelo Sain, Eduardo Jozami y Horacio Verbitsky– habían sostenido la necesidad de encarar en forma inmediata la reforma del sistema de inteligencia. En otros medios críticos al gobierno se habían pronunciado en el mismo sentido Jorge Fernández Díaz, Jaime Durán Barba, Ricardo Gil Lavedra, Miguel Bonnaso y otros conocidos intelectuales. Es decir que de un modo natural, sin acuerdo previo, se había producido un claro consenso alrededor de lo que debiera ser una política de Estado en materia de inteligencia.


La iniciativa legislativa de CFK parece calcada de la propuesta formulada por Marcelo Sain en la nota publicada en “Página/12” y que lleva por título “Nunca es tarde”. Sain es un reconocido experto en seguridad que estuvo vinculado a la Alianza y fue colaborador de Graciela Fernández Meijide. Luego fue interventor de la Policía de Seguridad Aeroportuaria y actualmente es diputado en la provincia de Buenos Aires por Nuevo Encuentro. La iniciativa parece responder a los deseos de Horacio Verbitsky y los allegados al CELS. Frente al ahogo provocado por la causa Nisman –es decir, más por necesidad que por convicción– Cristina Fernández ha aceptado lanzar una reforma institucional de cierto calado.


En la referida nota de “Página/12” Marcelo Sain señala que “el más serio problema institucional es que desde hace mucho tiempo la Secretaría de Informaciones (SI) no cumple integralmente con las funciones asignadas legalmente”. Añade que es abundante la evidencia de que la ex-SIDE se ha venido dedicando al espionaje de los “enemigos” políticos y también de los “amigos” para vigilar su fidelidad. Ha existido una enorme cantidad de fondos públicos dirigidos al soborno de políticos, periodistas, empresarios, jueces, fiscales y legisladores y se había convertido en una dependencia incondicional a las exigencias de los servicios de inteligencia de algunas potencias extranjeras.

En la propuesta formulada por Marcelo Sain se sugería proceder a la reorganización total de los servicios de inteligencia, eliminando la SI (ex-SIDE) y organizando una Agencia Nacional de Inteligencia “sin medios propios para la obtención de información y con un cuerpo de analistas altamente capacitados”. Añadía que debería disponerse “el traspaso de las facultades y de los dispositivos de interceptación de comunicaciones hoy monopolizados por la SI a la esfera del Poder Judicial”. Como norma de obligado cumplimiento, cualquier interceptación de comunicaciones debería ser siempre dispuesta por una autoridad judicial competente.


El proyecto presentado por CFK es bastante similar, cambiando algunos nombres. El problema es que traslada el sistema de interceptación de comunicaciones a la Procuración General de la Nación, es decir entrega una herramienta tan delicada a la cuestionada Alejandra Gils Carbó. Es como salir de la sartén para caer en las brasas.


Una reforma de esta naturaleza no debería ser capitalizada por ningún grupo político y menos por la presidenta Cristina Fernández, que ha incurrido en la grave responsabilidad de mantener para su uso personal una estructura secreta de esta naturaleza. Por consiguiente, la iniciativa debería tratarse en el Congreso de un modo tal que permita contar con la participación de expertos y asociaciones de la sociedad civil que garanticen un diseño eficaz e imparcial de las nuevas estructuras a crear.

Las políticas de Estado son aquellas iniciativas legislativas que se sacan de la lucha electoral y se diseñan atendiendo a las distintas visiones partidarias, mediante un juego de concesiones recíprocas, hasta alcanzar un acuerdo que permita que perduren en el tiempo. En todas las democracias avanzadas del mundo existen consensos básicos que permiten alcanzar este tipo de políticas. En Argentina no forman parte de nuestra cultura política, más proclive al enfrentamiento áspero y confrontativo.

El derribo consensuado del “cripto-Estado”, es decir de las estructuras paralelas de poder incompatibles con la transparencia que debe presidir la acción pública en un Estado democrático, es, sin duda, una necesidad impostergable. Lo que ahora se debe evitar es que sirva de soporte propagandístico a una facción política.


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.



[1] Es abogado y periodista argentino, nacido en General Roca, provincia de Río Negro. Estudió abogacía en la Universidad de La Plata, donde fue uno de los fundadores de la FURN (Federación Universitaria de la Revolución Nacional). En la provincia de Río Negro fue dirigente de la Juventud Peronista adscripta a la denominada “tendencia revolucionaria” y abogado del Sindicato de Obreros Empacadores de Fruta y otras organizaciones gremiales. En 1977 se exilió en España. Allí se desempeñó como abogado de la Unión General de Trabajadores. Realizó también tareas de consultor en la organización de empresas recuperadas (sociedades anónimas laborales, en España). Ha sido columnista habitual en el diario “Rio Negro” y sus notas las distribuye la Agencia Diarios y Noticias entre medios del interior de Argentina. Como politólogo ha escrito tres ensayos publicados por el Grupo Editor Latinoamericano. En los dos primeros, “Calidad institucional y presidencialismo: los dos problemas no resueltos de Argentina” y “El sistema parlamentario europeo. Las ventajas del parlamentarismo” formula una fuerte crítica al sistema presidencialista y aboga por la implantación de un sistema parlamentario. En su último ensayo, “La religión populista” describe los rasgos más importantes del populismo: estructura retórica y liderazgo carismático, para a continuación desarrollar la tesis de que el populismo no es una ideología –como el marxismo- ni un movimiento político –como el fascismo- sino un estilo discursivo utilizado por ciertos líderes para llegar al inconsciente colectivo de las masas y ganar su apoyo. Actualmente se desempeña como vicedirector del diario “Río Negro”, un diario regional con amplia difusión en las provincias de Río Negro y Neuquén.

viernes, 30 de enero de 2015

UNA VERSIÓN INQUIETANTE EN THE TELEGRAPH


El diario británico The Telegraph publicó ayer un relato basado en fuentes anónimas en el que atribuye la responsabilidad de la muerte del fiscal Alberto Nisman a una “célula de espías leales” a la presidenta Cristina Kirchner.

Según el artículo, firmado por los periodistas Martín Arostegui y Phillip Serwell, ese grupo “habría actuado sin órdenes específicas de Cristina Kirchner”. Y agrega que ella “no tiene que dar una orden específica”, sino que “su gente compite para satisfacer lo que percibe que son sus deseos”.

La información se adjudica a un “ex oficial de alto rango de los servicios de inteligencia”, a quien no se identifica. “Los leales a Kirchner en los servicios de inteligencia [SI] fueron responsables de la muerte del señor Nisman”, afirma esa fuente.

The Telegraph, de ideología conservadora, es uno de los diarios más tradicionales y de mayor circulación en Gran Bretaña.


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

jueves, 29 de enero de 2015

¡CÓMO DUELEN ESTAS VERDADES!... ¡DESPERTEMOS!

...y todo transcurría en esos niveles de progreso, producto de la denominada generación del 90, hasta que sufrimos el “aluvión zoológico”... entonces sobrevino la pandemia de inversión de las escalas de valores y ya no se pudo continuar avanzando más... comenzamos a nivelar para abajo... y si así estamos hoy, no nos quejemos, porque en mayor o menor grado somos todos cómplices...


miércoles, 28 de enero de 2015

ONTOLOGIA DE LOS ARGENTINOS DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XXI

Ensayo breve
Por Eduardo Ramos

Cuando escribo, lo hago con la premisa de jamás exudar resentimiento, ni exhibir angustia victimizante alguna, me resulta -esto último- un recurso vergonzoso muy utilizado especialmente por los mediocres que se tildan de intelectuales y solo constituyen un amasijo de malvados. Pero escribo porque me resulta maravilloso que personas como yo -intelectualmente anémicas- lo hagan en un intento de superación, de crecimiento individual, de aprendizaje que no deja nunca de ser un buen ejemplo. Aclaradas estas tres cuestiones intentaré abordar la cuestión ontológica argentina, empresa titánica y ejercicio que lleva mis posibilidades al borde del precipicio. Para comenzar con la serie de afirmaciones que para muchos podrían resultar temerarias diré, que el argentino es básicamente irracional, emocional, visual, oportunista y personalista. Que carece de inteligencia colectiva que, en su egoísmo nunca colabora con el bien común; al contrario: suma problemas y nunca aporta soluciones; aporta críticas. Como nunca arriesga por su egoísmo y por  ignorar que la mayoría de las veces el miedo es más dañino que el suceso; no logra consolidar valores. Ni bueno ni malo, ni muy varón, ni muy mujer, así llegamos a la tragedia argentina.

Si pensamos que el hombre es un animal mamífero, agresivo, predador fácilmente encontraremos la respuesta a su apetencia permanente a ser visto y escuchado, su tendencia a invisibilizar u ocultar a los otros, de ellos  dirá: no existe, no lo conozco, no sé quién es; especialmente si son competidores y actúan en desmedro de su pretenso protagonismo, de su existencialismo, de su trascendencia. Y si no logra invisibilizar a la competencia procurará desacreditarla con los adjetivos más canallescos posibles.

Bañado en la brea de su ignorancia, el argentino se cree poderoso -en su materialismo que lo esclaviza- sin entender que el poder se gesta en la conducta ética y  también sin saber que la inteligencia se mide con la vara de la humildad, anda por la vida con gesto altivo y la nariz apuntando a las estrellas, como todos mantuviéramos con él una deuda eterna; y vota presupuestos con la mano estirada debajo de la mesa para recibir la coima.

Tanta desconformidad me motoriza y debo expresarla porque el aislamiento es una tortura sutil que permanentemente agrede la mente sin que pueda verse, entonces escribirla la empuja fuera de mi mente, eso es catarsis. Respeto y responsabilidad son las columnas iniciales para levantar el edificio de una nueva República y los principales problemas de los argentinos (me incluyo siempre) son el atraso crónico y la mediocridad… y los miedos egoístas. Volviendo al respeto y a la responsabilidad, quiero agregar que se trata de requisitos excluyentes (con la honestidad no basta, hay que tener coraje) y no de cualidades, en Argentina siempre sobraron los recursos, pero con tristeza debo recordar que también generalmente sobraron ladrones y faltó el coraje para denunciarlos y encerrarlos.

En algunos argentinos de principios del siglo XXI, lo que veo en este quinquenio a punto de finalizar, es su impotencia y su incertidumbre, por allí y por algún súbito “disparador llave” creen visualizar el cambio tan deseado y se ilusionan algunos con que la noche de la República se termine de una buena vez. Decía Ghandi que la felicidad se encuentra cuando lo que uno dice, piensa y hace están en armonía, si Gahndi tenía razón, eso creo, inmediatamente me doy cuenta que los argentinos somos una tropilla de infelices.

Tengo en claro que  en mi década de ausencia se potenciaron los defectos de los argentinos, pero asimismo sé que estos provienen de mucho más atrás, cuando el relativismo comenzó a cuestionar los valores absolutos. ¿Y si en las guerras era válido matar al enemigo, por qué no matar por razones políticas? Si una es la continuación de otra por distintos medios…

Abandonamos al General Don José de San Martín y al Doctor René Favaloro por Maradona y Messi, los semidioses futbolistas encarnan la épica del mundo globalizado. Decía Sartre que el hombre es una posibilidad, yo agregaría: una posibilidad maravillosa o insignificante; ¡quiero creer! Que esta crisis de maldad y estupidez en la que, como decía Alberdi: “La pobreza se vende y la ignorancia se equivoca” precede a una nueva era y como las cosas son lo que somos: cambiemos y luego imaginemos lo que queremos. Este texto ha sido mi visión de la realidad, ello significa que hay otras visiones, que también deben ser escuchadas.

ASESINATO DEL FISCAL NISMAN. LAS BAJEZAS CONTINÚAN


Los loritos del gobierno ya no saben qué hacer para desprestigiar al Fiscal Nisman, asesinado horas antes de exponer ante legisladores sobre su denuncia. Ya tiraban pálidas por haber cancelado sus vacaciones y volver antes, como si esa decisión absolutamente personal fuera motivo para “dudar” de sus intenciones o del contenido y probanzas de su trabajo de más de una década. Se dijo que se había suicidado por el “papelón” que iba a pasar (Aníbal dixit), en fin, marchas y contramarchas forzadas ante la inconsistencia de los intentos. En ese frenesí de desautorizar la más grave denuncia de la historia argentina, iban todos los esbirros del brazo, desde Cristina hasta el impresentable Juez Canicoba Corral quien también entró desvergonzadamente en el carrusel de marchas y contramarchas, pasando por el incomprensible Randazzo quien, en lugar de un abogado defensor nos advertía que a Cristina la defenderían millones de argentinos. Inmunes al papelón todos atacaban al difunto funcionario, lo cual contrastaba con el “silencio de radio” desplegado sobre el fondo de la denuncia, es decir el delito de Traición a la Patria de todos los imputados, la gravedad de los hechos y la contundencia de las pruebas que hasta por radio recibíamos cotidianamente.

De eso no se habla.

Y ante el fracaso de esta perversa persecución nos encontramos a las puertas de una nueva y patética denuncia. Se habla de una “supuesta relación íntima” del Fiscal Nisman con un amigo de su entorno… Y repugna los sentidos esta bajeza. Nadie habla del delito o de las pruebas de inocencia, sólo se trata de un mediático fusilamiento del difunto, de alguien que no puede defenderse, costumbre tan cara a los sentimientos y métodos kirchneristas.

Una supuesta relación homosexual. Y con eso tapan todo. Cristina, Timerman, D’Elía, Yussuf Khalil, todos inocentes porque el fiscal tenía un novio.


Y aunque fuera cierto el rumor, no es del caso preguntarse cuál habría sido el pecado siendo que la Argentina se transformó en los últimos años en el paraíso de los homosexuales, lesbianas, gays y demás especies de preferencias, quienes han pasado a ser orgullosos y privilegiados receptores de graciosas dádivas. 

Nada de eso.


Lo más aberrante de esta actitud que, por ósmosis, nos alcanza a todos los argentinos por igual, es el cobarde ataque a quien no puede responder. Ese es el deporte favorito del Kirchnerismo, ataques infundados, denuncias inconsistentes al amparo de medios obsecuentes y la cadena nacional, mentiras contundentes pretenden ser verdades trascendentes en boca de los heraldos. No es la primera denuncia del poder hacia un ciudadano “molesto” que, con el paso del tiempo, cae por infundada dejando en el camino un daño irreparable que no se compensa con la tardía comprobación de su absoluta y cobarde falsedad.

Esperemos que sea la última.

Juan Manuel Otero

martes, 27 de enero de 2015

MANTENERSE ATENTOS


Hace ya más de una década, una crisis de representatividad política produjo un quiebre que minó la confianza en las instituciones y encendió un clamor de la ciudadanía. “Que se vayan todos” fue la consigna de la sociedad. Ahora atravesamos otra crisis. No volvamos a enunciar las mismas consignas de entonces para, como en el mundo de Lampedusa, algo cambie para que todo siga igual. Cumplamos con nuestra mínima responsabilidad como ciudadanos y sepamos, ahora y en el futuro discriminar entre corruptos y honestos, mendaces y sinceros, hipócritas y veraces, obsecuentes e insumisos. Sobre todo, recordemos los nombres, las caras y los personajes que aceptaron acrítica e interesadamente todas las órdenes, elucubraron y aprobaron leyes infames, justificaron lo injustificable, aplaudieron dócilmente y ayudaron a diseñar un relato que terminó por liquidar seres humanos e instituciones. Mantengámonos atentos para evitar que se reciclen y sean aceptados por los múltiples espacios políticos que ya se están preparando para suceder al que fue responsable del desastroso presente. Que quienes los cobijen reciban también nuestro repudio. Proclamemos ahora: “Que no vuelvan nunca”.

Si no lo hacemos, no pretendamos “Ser Nisman”, ya que seguiremos siendo sólo “Quienes no supieron evitar que Nisman muera”.

Manuel Jorge Parcansky
LE 4.190.256

EL SILENCIO

Si alguien duda sobre la gravedad de lo que nos está ocurriendo como país, sería bueno que se ocupe en leer el artículo que sigue.

Esta fachada de democracia que en realidad pretende mimetizar la enorme podredumbre administrativa, cultural y política que subyace por debajo de esa débil cáscara de apariencias, nos ha llevado a la ruina como sociedad y avanza hacia nuestro exterminio total. Por lo menos en cuanto a la entidad nacional que fue creada con esfuerzo, sacrificio y sangre a partir de 1.810 refirmada en 1.816.

¿Cómo es posible que ésta particular democracia cobije y justifique al gobierno de los peores, en idoneidad, valores, honestidad republicana y vocación de servicio?

¿Qué empresa, pequeña, mediana o grande puede tener éxito y proyectarse cuando sus principales operadores exhiben como mejor curriculum, el no saber nada de lo que tienen responsabilidad de administrar? Más aun cuando además se caracterizan por ser irresponsables, mesiánicos, arbitrarios y corruptos.

Si una empresa privada con sus recursos privados no tiene, en estas circunstancias ninguna posibilidad de subsistir; ¿cómo podrá hacerlo una intendencia, una provincia, una empresa del estado y por supuesto un país, ámbitos en los cuales se emplean y dilapidan recursos de todos?.

¿Cómo puede justificarse que esa democracia cosmética tenga a su disposición los recursos que se les antoje para hacer lo que quieren, cuándo y dónde se les ocurra?

Inclusive con toda normalidad para destruir y o suprimir vidas, instituciones, valores, esperanzas, necesidades acuciantes...

Hay quienes sostienen que en el curso de los más de treinta años de esta subcracia los personajes de turno han robado hacia sus arcas, alforjas, bolsas de consorcio, bóvedas o lo que sea, más de trescientos cincuenta mil millones de dólares de propiedad de todos, (y para estar de moda también de todas) los argentinos.

¿Cuántas muertes por miseria, enfermedades, condiciones subhumanas, analfabetismo, ignorancia, crimen, drogas.... se han producido a lo largo y ancho de nuestro país por esa horrible delincuencia organizada y constantemente reciclada?
¿Alguien se hará cargo alguna vez de sus responsabilidades en este inmenso genocidio?

Ahora en esta etapa de nuestra existencia democrática que con estoicismo soportamos, parecen acelerarse los procesos ante los cuales la resolución estratégica de los primitivos (por inmensamente limitados) conductores (as), resulta en  desviar la atención, contraatacar con cualquier argumento y metodología, suprimir lo que pueda ser considerado como un obstáculo, mentir con seguridad, arengar a aplaudidores pagos simulando dignidad y propósitos constructivos...., en fin toda la parafernalia de recursos aptos para seguir en el poder a cualquier costo. Prácticamente un elefante en un bazar en el cual aún restan algunas cosas para destruir.

Cosas vederes Sancho que non crederes...

Dios salve a lo que todavía queda de nuestra otrora maravillosa república.

Por lo menos, así, lo veo yo.

El Soldado desconocido

EL SILENCIO  (excelente!!!)

EL SILENCIO

(El autor de este mensaje es el Dr. Emanuel Tanay, nacido en 1928, judío sobreviviente del Holocausto, y conocido y muy respetado psiquiatra forense radicado en los EUA).

Un hombre, cuya familia pertenecía a la aristocracia alemana antes de la Segunda Guerra Mundial, fue propietario de una serie de grandes industrias y haciendas. Cuando se le preguntó ¿cuántos de los alemanes eran realmente nazis?, la respuesta que dio puede guiar nuestra actitud hacia el fanatismo.
"Muy pocas personas eran nazis en verdad" dijo, "pero muchos disfrutaban de la devolución del orgullo alemán, y muchos más estaban demasiado ocupados para preocuparse. Yo era uno de los que sólo pensaba que los nazis eran un montón de tontos.

Así, la mayoría simplemente se sentó a dejar que todo sucediera. Luego, antes de que nos diéramos cuenta, los nazis eran dueños de nosotros, se había perdido el control y el fin del mundo había llegado. Mi familia perdió todo. Terminé en un campo de concentración y los Aliados destruyeron mis fábricas...

Se nos dice que la gran mayoría de los musulmanes sólo quieren vivir en paz. El hecho es que los fanáticos dominan el Islam, tanto en este momento como en la historia. Son los fanáticos los que marchan. Se trata de los fanáticos los que producen guerras. Se trata de los fanáticos los que sistemáticamente masacran cristianos o grupos tribales en África y se van adueñando gradualmente de todo el continente en una ola islámica. Estos fanáticos son los que ponen bombas, decapitan, asesinan. Son los fanáticos los que toman mezquita tras mezquita.

Se trata de los fanáticos los que celosamente difunden la lapidación y la horca de las víctimas de violación y los homosexuales. Se trata de los fanáticos los que enseñan a sus jóvenes a matar y a convertirse en terroristas suicidas. El hecho cuantificable y duro es que la mayoría pacífica, la "mayoría silenciosa" es intimidada e imperceptible.

La Rusia comunista estaba compuesta de los rusos, que sólo querían vivir en paz. Sin embargo, los comunistas rusos fueron responsables por el asesinato de cerca de 50 millones de personas. La mayoría pacífica era irrelevante

La enorme población de China era también pacífica, pero los comunistas chinos lograron matar la asombrosa cifra de 70 millones de personas.

El individuo japonés medio antes de la Segunda Guerra Mundial no era un belicista sádico. Sin embargo, Japón asesinó y masacró, en su camino hacia el sur de Asia Oriental, en una orgía de muerte que incluyó el asesinato sistemático, a 12 millones de civiles chinos, la mayoría muertos por espada, pala y bayoneta.

Y, ¿quién puede olvidar Ruanda, que se derrumbó en una carnicería?... ¿Podría no ser dicho que la mayoría de los ruandeses eran amantes de la paz?

Las lecciones de la historia son con frecuencia increíblemente simples y contundentes. Sin embargo, a pesar de todos nuestros poderes de la razón, muchas veces perdemos el más básico y sencillo de los puntos:
Los musulmanes amantes de la paz se han hecho irrelevantes por su silencio. Los musulmanes amantes de la paz se convertirán en nuestro enemigo si no se pronuncian, porque al igual que mi amigo de Alemania, se despertarán un día y encontrarán que los fanáticos los poseen, y el fin de su mundo habrá comenzado. Los alemanes, amantes de la paz, japoneses, chinos, rusos, ruandeses, serbios, afganos, iraquíes, palestinos, somalíes, nigerianos, argelinos, y muchos otros han muerto a causa de que la mayoría pacífica no se pronunció hasta que fue demasiado tarde.
En cuanto a nosotros, que somos espectadores ante los eventos en desarrollo, debemos prestar atención al único grupo que cuenta: los fanáticos que amenazan nuestra forma de vida.

Por último, cualquiera que duda de que la cuestión sea grave y elimina este mensaje sin reenviarlo, está contribuyendo a la pasividad que permite a los problemas expandirse. Por lo tanto, entiéndete un poco a ti mismo y envía esto una y otra vez!

Esperemos que miles de personas, en todo el mundo, lean y piensen sobre él, antes de que sea demasiado tarde.

Profesora Claude Benoit
Facultad de Filología
Departamento de Filología francesa
Blasco Ibáñez 32

46010 - Valencia - España

CRISTINA CONTRAATACA

La presidente Cristina Fernández de Kirchner confirmó el envío de un proyecto de ley para transparentar los servicios de inteligencia del país, que prevé disolver la SI –ex SIDE–. Los servicios “no sirvieron a los intereses del país”, agregó… sirvieron solo a los intereses del poder de turno, el kirchnerismo los usufructo durante 12 años!


La presidente Cristina Fernández de Kirchner lo confirmó ayer a la tarde al hablar, una hora, por cadena nacional, donde explicó que la SI –ex SIDE– será reemplazada por la Agencia Federal de Inteligencia, que contará con un director general y un subdirector, nombrados por el Poder Ejecutivo, pero que deberán contar con acuerdo del Senado. ¿El resto del personal será cubierto por jóvenes provenientes de La Cámpora? ¿Nombrará como director de la AFI a “su asesor” Horacio Vertbisky que tiene experiencia como Jefe de Inteligencia de Montoneros? ¿Le regaló las escuchas judiciales a Gils Carbó? Quién ya espía a sus propios fiscales... Cuantas dudas deja la señora Presidente.


En otra parte de su mensaje, Cristina aseguró que el gobierno que encabeza, desde 2003 con Néstor Kirchner al frente, tuvo "dos pilares e hitos", que fueron “combatir el terrorismo de Estado y el terrorismo internacional”, en relación a los atentados a la embajada de Israel, en 1992, y a la AMIA, en 1994… ¿Qué tiene que ver la guerra revolucionaria de los ’70 con la AMIA? Por ahora los que se sacaron una foto son Roberto Perdía, Luis D’Elía y Fernando Esteche con un líder musulmán defendiendo a Irán, en una clara demostración de amistad entre Montoneros y Quebracho con los acusados del máximo atentado terrorista en la historia nacional.


Al hablar en cadena nacional, la mandataria sostuvo que “el compromiso de nuestros gobiernos ha sido siempre combatir la impunidad”… le faltó decir todas las medidas que impulsa para proteger “su propia impunidad y la de sus cómplices”.
      

Lástima que no tuvo una sola palabrita de condolencias para la familia de Alberto Nisman, mientras la comunidad internacional desconfía de ella. El escenario montado en silla de ruedas y una bota ortopédica, tampoco disimuló sus días de mutis y ausencia absoluta. Cristina no es la víctima de este crimen y tampoco nos da lástima…solo esperamos que en 317 días el poder la abandone y se someta a la justicia.

lunes, 26 de enero de 2015

NISMAN, UNA GOLONDRINA ¿HACE VERANO?

Por Mauricio Ortín

Alberto Nisman no era un tontito ingenuo. Tampoco un “pobre muchacho”, como lo calificara el “gran jurista” que alquilaba sus departamentos a proxenetas. No le confiaron la causa de la AMIA (el mayor atentado terrorista en la historia de la Argentina) porque “justo pasaba por ahí”. Tuvo otras causas pesadas y ya había denunciado a otro presidente. La denuncia que lo llevó a la muerte o por la que lo asesinaron acusaba a la  presidente de la Nación Cristina Kirchner, al  canciller Héctor Timerman, a  Luis D’Elía , a Fernando Esteche y a dos agentes de los servicios de inteligencia argentinos. ¿Es casualidad que veinticuatro horas antes de presentar sus pruebas ante la Comisión de Diputados apareciera muerto? ¿A quién perjudicaba el fiscal con su denuncia? Un indicio-respuesta es la reacción explosiva del kirchnerismo por el anuncio de la presentación del fiscal en la Comisión de la Cámara Baja que preside Patricia Bulrich. Primero, resolvieron no asistir quitándole importancia; luego, llegar en masa y boicotearla haciéndola pública para que el fiscal no pudiera hacer mención de los nombres de los implicados. Diputados del riñón K amenazaron al fiscal con “salir con los botines de punta” y otras lindezas. La prensa, la oficialista y la oficiosa, se sumó a la campaña anti-Nisman. A priori, sin conocer el texto de la denuncia, la calificaron de farsa, cuento, etcétera.

Plan A y ¿Plan B?

El objetivo del Plan A, no cabe duda, fue que Nisman desistiera de presentarse en la Comisión. Está claro que el fiscal expresó su voluntad irrevocable de asistir. La pregunta es: ¿Existía un desesperado Plan B? Si a alguien perjudicaba que un fiscal se muriera en la víspera, antes de explicar a la oposición legislativa su denuncia contra la presidente, ese alguien era Cristina Kirchner. Más, si a alguien perjudicaba un fiscal de la Nación presentando pruebas del  encubrimiento (hasta ahora supuesto) por parte del gobierno de los asesinos del mayor atentado terrorista perpetrado en la Argentina esa, también, es Cristina Kirchner. La conmoción mundial por lo sucedido a Alberto Nisman no se debe a su condición de fiscal, sino a la sospecha de que haya sido la presidente de la Nación la responsable de su muerte. Para colmo, lejos de disipar dudas, Cristina las alimentó publicando dos cartas lamentables desde todo punto de vista. En la primera se juega por el suicidio del fiscal y sugiere que la denuncia es una maniobra orquestada por el Grupo Clarín. En la segunda, apuesta por el homicidio de Nisman, quien  fue engañado para hacer la denuncia y luego asesinado en el momento oportuno para, así, cargarle la muerte al gobierno. ¡Ella es la verdadera víctima!


Como no podía ser de otra manera, la claque de gobernadores y funcionarios salió  presurosa  a sostener  esta última carta-Facebook de la presidente. Así lo hicieron en ese acto entre obsceno y pusilánime en el que denunciaron a los medios de prensa, a los servicios de inteligencia, a los jueces y fiscales “opositores” (no así a los “oficialistas”) que atacan a Cristina con el objeto de destituirla porque no toleran todo el bien que ella le hizo al país. Allí estaban en primera fila los gobernadores Fellner, Urribarri, Urtubey y, atrás de un florero, Scioli; por supuesto, los abonados de  La Cámpora; también, Landau, Rossi, Recalde, Fernández y otras gemas del collar K.


Kamikazes


¿Es que, de repente, descubrieron su vocación de kamikazes políticos? Se preguntará uno. Para nada. Sucede, más bien, que sus destinos están atados al de Cristina como a la primera pieza lo están las otras en un efecto “dominó”. La verdadera amenaza viene ahora del  Poder  Judicial. De los fiscales y jueces que se potencian ante la opinión pública frente a Cristina porque han entregado un mártir. Gils Carbó también está en la mira y del mismo modo  los fiscales, para cubrir la retirada.  Nadie cree en una maniobra destituyente a ocho meses de dejar un poder que se cae a pedazos. Si bien el vasallaje K percibe que “algo huele a podrido en la Argentina”, ella no. Se comporta como una emperadora con poder vitalicio mientras Jorge Lanata, como una telenovela, revela por capítulos las grabaciones de la SIDE que le dejó Nisman. Todos los días tendremos el espectáculo gratuito donde parientes, amigos, funcionarios, jueces, empresarios, piqueteros y periodistas afines al kirchnerismo son mostrados en el trasfondo donde se cocina la política. Son 960 horas de grabaciones telefónicas en manos de uno de los más grandes maestros del periodismo show.

Retirada en ojotas


La madre de las batallas para el kirchnerismo es por retener, no ya todo, sino algo del  Poder  Judicial. Gils Carbó intentó un ataque a fondo tratando de imponer sus fiscales. Le fue mal, aunque no tanto, en el primer escarceo.  Más, parece que los fiscales de Gils Carbó -acostumbrados a los políticos opositores locales- nunca previeron el efecto demoledor de aquel que se juega la vida. Grave error. Alberto Nisman fue un optimista que creyó que frente nuestra decadencia moral otra Argentina  era posible. Y, aunque una golondrina no hace verano, consuela el alma mirar el cielo y ver volar, entre tanto carancho, una que otra.


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

LA MUERTE ARRANCA LA CARETA

by María Delicia Rearte de Giachino

Una muerte mafiosa arranca, de un zarpazo, la careta de una democracia maloliente, erigida sobre 649 tumbas, hace algo más de 30 años, para deshonra de sus muertos...

Una muerte inicua de un argentino, colofón de una democracia que hoy, arrancada su careta, muestra una calavera nauseabunda.

De aquella Patria bellísima lograda con sacrificio y dolor, sólo queda este despojo arbitrario y vergonzante...

De aquélla, su cabellera coronada con los laureles de la Victoria, queda sólo ese cráneo resquebrajado por las alucinaciones de un cerebro enfermo...

De aquella frente orgullosa y desafiante, sólo queda ese hueso pelado agachado al servilismo...

De aquellos radiantes ojos, fulgurantes de honor y futuro, sólo dos cuevas sucias por la codicia...

De aquella nariz arrogante en un perfil egregio y sensible, sólo quedan dos agujeros destruidos por no percibir más que el olor del dinero y la prebenda...

De esas orejas que captaban el susurro de las oraciones y las lágrimas, sólo dos conductos negros por donde penetraron alabanzas y mentiras...

De esa boca abierta en la sonrisa cálida del deber cumplido, sólo un vacío desdentado, hediondo, acostumbrado a mordisquear carroña y a vomitar venganza...

Y esa patética calavera, quedó al desnudo por una muerte mafiosa, que le arrancó la careta a una democracia que se fue envileciendo y que en la “década ganada”, mintió, robó, mancilló...

Pero llegará un día en que esas 649 tumbas se abrirán y los cuerpos gloriosos de sus moradores, comandados por Stella Maris, María del Rosario, María de Loreto, María de Luján, impondrán su Poder Soberano y la Patria volverá a ostentar su galanura ante todos los pueblos del mundo, que un día la miraron asombrados...

Y entonces esa muerte mafiosa, que hoy nos enluta, brillará junto a aquellos que, desde todos los tiempos, lucharon por la LIBERTAD y la JUSTICIA.

María Delicia Rearte de Giachino

Mendoza, 25 de enero de 2015

viernes, 23 de enero de 2015

LOS PRECANDIDATOS PRESIDENCIALES DE LA OPOSICIÓN FIRMARON UN DOCUMENTO CONJUNTO POR LA MUERTE DE NISMAN

Mauricio Macri, Sergio Massa, Hermes Binner, Ernesto Sanz y José Manuel De la Sota reclamaron garantías en la investigación del fallecimiento del fiscal y exhortaron a la Corte Suprema para que tutele el "esclarecimiento de la causa AMIA"

Los cinco precandidatos pudieron acordaron
un documento conjunto. Foto: Archivo 

Cinco precandidatos presidenciales de la oposición firmaron hoy una declaración conjunta para exigir "garantías" en la investigación que llevaba adelante el fallecido fiscal Alberto Nisman sobre la causa AMIA, además del tutelaje de la Corte Suprema de Justicia en la "preservación" de las pruebas y de su equipo de trabajo.

Los precandidatos Mauricio Macri, Sergio Massa, Hermes Binner, Ernesto Sanz y José Manuel De la Sota adhirieron a un documento de cinco puntos del Club Político Argentino titulado "El Derecho a la Verdad", a través del cual se reclamó no sólo el esclarecimiento de la muerte de Nisman, que había denunciado a la presidenta Cristina Kirchner, sino también la resolución de la causa AMIA.

Si bien la presentación del texto reunió a un numeroso grupo de dirigentes de distintas fuerzas de la oposición, Binner fue el único de los precandidatos presidenciales que formó parte del encuentro realizado en la Asociación del Personal de los Organismos de Control (APOC).

El documento reclamó a la Procuración General, a cargo de Alejandra Gils Carbó, que "garantice el mantenimiento incólume del equipo de trabajo de la fiscalía" de Nisman y la "protección de las personas que lo conforman".

Asimismo, pidió a la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados que "convoque a los colaboradores de Nisman, en sesión reservada, para conocer los fundamentos de las acusaciones presentadas", además de que se "nombre" en su reemplazo "un fiscal que sea garantía de independencia y búsqueda de la verdad".

Se elevaron además pedidos de "garantías" en la "preservación de actuaciones, integridad de pruebas existentes y documentos allanados del fiscal, con copia integral custodiada por la Corte Suprema de Justicia".

Por último, el documento reclamó el "control" de la Corte Suprema en el "esclarecimiento de la causa AMIA, de las denuncias y del fallecimiento de Nisman, así como la protección de su equipo de trabajo y el resguardo de la documentación".

El presidente del Club Político Argentino, Vicente Palermo, señaló que se trata de "un momento difícil y amargo de la vida pública", en el que, advirtió, "domina un aturdimiento, y las capacidades de acción potenciales de la sociedad no se ponen en acto cuando son más necesarias".

Participaron los dirigentes Darío Giustozzi, Sergio Bergman, Federico Pinedo, Graciela Fernández Meijide, Margarita Stolbizer, Humberto Tumini, Roy Cortina, Patricia Bullrich, Felipe Solá, Ricardo Alfonsín, Norma Morandini, Hernán Lombardi y Sergio Abrevaya, entre otros.

A 26 AÑOS, HOMENAJE A LOS CAÍDOS EL 23 DE ENERO DE 1989

El 23 de enero de 1989, un número importante de terroristas del Ejército Revolucionario del Pueblo, que tanto daño ocasionara a los argentinos en la década del ’70, ahora devenido en el Movimiento Todos por la Patria fundado, entre otros, por Enrique Harolodo Gorriarán Merlo, Carlos A. Burgos, Jorge Baños, Roberto Fellicetti, Francisco Provenzano, José Maria Serra, Antonio Puigjane, Rubén Dri, Manuel Justo Gaggero, Alejandro Ferreyra Beltrán, Pablo Díaz, Hernán Invernizzi, Carlos Samojdeny, Daniel Rollano, Melitón Vázquez, que contaron con la invalorable colaboración de quienes fueran Secretario y Subsecretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde y Rodolfo Matarollo, los integrantes del Centro de Militares por la Democracia (CEMIDA) López Meyer, Juan Jaime Cesio, Cesar Perlinger, José García, Augusto Ratembach, Horacio Ballester, Mitelbach y D’Andrea Mhor y otros “defensores de los derechos humanos” como Néstor Vicente, Luis Zamora, Marcelo Parrili, Santiago Vernazza, irrumpió en las instalaciones del Regimiento de Infantería 3 y del Escuadrón de Exploración de Caballería Blindado 1 con asiento en La Tablada, perpetrando un nuevo e inaceptable derramamiento de sangre de jóvenes argentinos.

Esta repugnante acción fue llevada a cabo durante, y con la complicidad, del gobierno constitucional de Raúl Alfonsín, contra un cuartel desguarnecido, debido a la época del año en que se realizó, caracterizada por la licencia anual de los integrantes de ambas unidades militares; la hora en que se produjo el ataque; los cambios de destino de Oficiales y Suboficiales y, fundamentalmente, como consecuencia de la implementación del irracional proceso de desmantelamiento de las FF.AA. iniciado por el régimen de turno.

En estas acciones caen asesinados el Teniente Coronel Horacio Fernández Cutiellos, el Teniente Primero Ricardo Alberto Rolón, el Suboficial Principal Ricardo Raúl Esquivel, el Sargento Primero Ramón Wladimirio Orué, el Sargento José Gustavo Albornoz y los Soldados Conscriptos Roberto Tadeo Taddía Domingo Julio Grillo, Héctor Cardozo y Leonardo Martín Díaz y el Comisario Inspector Emilio García García y el Sargento Primero JOSE MANUEL SORIA, de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.

Pocos años más tarde, a partir de Enero de 2000, recurriendo a cuanta felonía tuvo a su alcance y demostrando su desprecio por Instituciones, como el Ejército Argentino y las Policías de la Provincia de Buenos Aires y Federal Argentina, que dejaron su saldo de muertos y heridos en la neutralización de aquel ataque, defendiendo el orden constitucional y los intereses de la Nación, el aparato estatal se puso en funcionamiento para lograr la libertad de quienes habían atentado contra su pueblo.

El desprejuicio y la irracionalidad evidenciados por funcionarios, y legisladores para liberar a los terroristas y el silencio cómplice de los integrantes del Poder Judicial, sólo encontró explicación en la connivencia o complicidad de los unos con los otros.

En esta trama macabra participaron representantes de la corporación política que detenta el poder desde 1983, muchos de los cuales todavía ocupan puestos en los poderes del Estado, desde donde continúan con su prédica de odio y destrucción, como por ejemplo el Auditor General de la Nación Leandro Despouy, a (en aquel entonces funcionario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos); Alicia Pierini, terrorista montonera y actual defensora del pueblo; Federico Storani; Carlos Becerra; Diana Conti (que se desempeñaba como subsecretaria de Derechos Humanos de la Nación); la terrorista montonera Alicia Oliveira quien fuera Defensora del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires; Alfredo Bravo; Alfredo Villalba; Floreal Gorini; Simón Lazara; Enrique Pérez Esquivel; quien fuera canciller del gobierno kirchnerista, Jorge Taiana (en aquél entonces Secretario General de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos); el actual diputado nacional por el radicalismo Ricardo Gil Lavedra (en aquel entonces Ministro de Justicia y Derechos Humanos); Ramón Torres Molina, oficial de la organización terrorista Fuerzas Armadas Peronistas y actual director del Museo de la Memoria y las “humanitarias organizaciones filoterroristas Familiares de Desaparecidos, Abuelas de Plaza de Mayo, Centro de Estudios Legales y Sociales, Servicio de Paz y Justicia, Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Movimiento Ecuménico de Derechos Humanos, Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora y Asamblea Permanente de Derechos Humanos, Movimiento Judío por los Derechos Humanos.

El 24 de febrero de 2001, producto de las oscuras manipulaciones políticas, los terroristas recuperaron su libertad, habiendo logrado que el gobierno les conmutara las penas que les había impuesto la Justicia por los crímenes cometidos.

Alguien dijo que el peor enemigo de la verdad no era la mentira, sino la estupidez; y en esto se equivoca. Los peores enemigos de la verdad son la hipocresía y el cinismo.

Es por esto que el objetivo perseguido con este escrito, es provocar la motivación para hurgar en el pasado con la finalidad de refrescar la memoria, más aún si se tiene en cuenta que a partir del año 1984, y con mayor intensidad desde el 25 de Mayo de 2003, se ha instalado en los medios de comunicación social un largo proceso de desinformación tendiente a desviar la verdad histórica para borrar del inconsciente colectivo del pueblo argentino todos los crímenes cometidos por las organizaciones terroristas.

En todo este largo proceso, con la inapreciable colaboración de periodistas y escritores -muchos de ellos con sus manos manchadas de sangre- como Jorge Lanata, Alfredo Leuco, Tenembaum, Zlotoviajda, Eduardo Anguita, Eduardo Aliverti, Florencia Saintout, Miguel Bonasso, Martín Granovsky, Horacio Verbitsky, Juan Gelman, Silvina Walger, Juan Gasparini, María Seoane, Gabriela Cerrutti, Horacio González, Norma Morandini, Osvaldo Bayer y tantos otros, quienes, mediante el uso del ocultamiento y la tergiversación de la verdad o de la simple y descarada mentira, fueron desapareciendo de los medios de comunicación los atroces atentados, las desapariciones forzadas de personas, los asesinatos, secuestros, robos y tantas otras acciones llevadas a cabo por los terroristas.

Pero por favor no creamos que lo que lo que está sucediendo son hechos aislados. Absolutamente no.

Todo esto no hace más que demostrar que para los personeros del crimen, el rencor y el odio, la guerra continúa, lo que queda materializado en la mentira, el resentimiento y la venganza promovidos desde el actual gobierno, al que vemos “orgulloso” de su cínica e hipócrita política de derechos humanos, una política caracterizada por exaltar a quienes atentaron contra la Patria y a encarcelar a quienes la defendieron o esconder a aquellos que murieron para que ella aún sobreviva.

Un ejemplo de lo expresado fue el regalo de Fin de Año de la corte suprema de justicia, que dispuso reabrir una causa por la supuesta desaparición de dos de los terroristas, revocando un fallo de la instancia inferior.

Hoy, a 26 años del criminal ataque, con muchísima tristeza comprobamos como el desprecio o la indiferencia por aquellos que dieron su vida por todos nosotros, se han apoderado de una sociedad adormecida que pareciera no tener la menor idea de su destino.

Es así que, con el advenimiento del gobierno de los Kirchner, aparecieron en escena quienes nunca habían combatido, los que, en una pretendida construcción de un pasado guerrero que no tuvieron y bajo la excusa lograr encontrar la verdad, la justicia y la memoria, convirtieron la Verdad en mentira; la Justicia en prevaricato y la Memoria en una antojadiza y hemipléjica reescritura de la historia.

Día a día vemos cómo el poder político judicial arrasa con las instituciones, con sus consecuencias de caos y desolación, contando para tan rastreros objetivos con la complicidad de sus integrantes, sean ellos togados o uniformados que, por acción, omisión, oportunismo o corrupción, se subordinan a las órdenes de funcionarios repentinamente enriquecidos a costa del hambre y la desesperación del pueblo argentino.

La corporación judicial federal penal produjo fallos en absoluta complacencia con los deseos del gobierno nacional, arrasando con las bases del Derecho, alejando casi definitivamente toda posibilidad de alcanzar la necesaria concordia que tanto precisamos los argentinos para poder vivir en un país serio y de la manera que nos merecemos.

Para ello, los jueces han destruido el estado de Derecho, con la consiguiente de “ausencia de seguridad jurídica” que hoy reina en nuestro país, violentando nada menos que 31 garantías procesales e instituyendo al prevaricato como metodología para negar Justicia y privar de la libertad a quienes dieron todo de sí para liberar al pueblo argentino del flagelo del terrorismo, siendo las más que más repugnan, la negación -por negligencia criminal- del acceso a un sistema de salud digno y la introducción de la accesoria de la pena de muerte por abandono de persona, que dan forma al plan criminal de exterminio de un sector de la población perpetrado por la corporación político judicial más siniestra y corrupta de toda nuestra historia. Doscientos ochenta (280) muertos en cautiverio por estas causas, avalan lo que digo, pagándose un precio demasiado alto para consumar la venganza.

Todo lo que está sucediendo, realimentará los odios del pasado y evitará el cierre de las heridas que en los ‘70 se abrieron en nuestro cuerpo social, cicatrización que necesitamos con urgencia para poder vivir en una Argentina en la que se constituya la unión nacional, se afiance la justicia y se consolide la paz interior.

A esta altura es necesario decirle a quienes integran el Poder Judicial, que no queremos el país que, con sus actos están coadyuvando a destruir. Nos cuesta aceptar que no entiendan el ruego de la ciudadanía, que hoy día más que ruego es un clamor. Queremos que sepan que, como pueblo de esta tierra, nos asquea la ductilidad de algunos jueces de adecuar sus opiniones conforme a la forma de pensar y proceder del gobierno de turno.

A pesar de lo expresado, y tal vez ya cándidamente, insistimos en nuestro pedido para que recapaciten, pues si continúan en esta peligrosa línea, la República se encamina aceleradamente hacia su disolución porque, con jueces como los que citamos; con legisladores que se han olvidado de su “honorable” misión y con políticos que demuestran estar más preocupados por la mejor forma de incrementar sus injustificados patrimonios, difícilmente se logrará la paz social que tanto necesitamos para desarrollarnos.

El camino hacia la reconciliación no se puede construir con memorias parciales, verdades a medias e injusticia. Pensemos en el país que le estamos dejando a nuestros hijos y nietos, los que -no les quepa la menor duda- se merecen un futuro mejor.

Como hace tiempo que no se escuchan voces oficiales ofrendando el justo y necesario homenaje a los caídos en salvaguardia de Dios, de la Patria, de la Familia y de las Instituciones republicanas, con este escrito quiero rendir tributo a quienes murieron por nosotros y por nuestro estilo de vida. A todos los que cayeron, tanto en el ataque a los Cuarteles de La Tablada, como en todas acciones perpetradas por las organizaciones terroristas a lo largo de nuestra triste historia reciente, les expresamos nuestra gratitud por el ejemplo que nos dieron, por defendernos y por haber dado todo de sí, sin pedir nada a cambio.


Emilio Guillermo Nani
Teniente Coronel (R)
Veterano de Guerra










NOTA: Los destacados no corresponden a la nota original.