sábado, 27 de agosto de 2016

BARULLO EN LA NOCHE, YA NADA ESTÁ EN CALMA


"Y el silencio que lo envolvía era ensordecedor".
Henning Mankell

Confieso que no había pensado que, a una semana de escribir "Será por eso que del todo no me fui", la tesis que en ella planteara -la violencia política tiene el único objetivo de evitar que Cristina Kirchner y sus cómplices de toda laya terminen presos- se vería tan rápidamente confirmada. Comenzó con el piquete en la autopista Buenos Aires-La Plata que, por casualidad, no provocó la muerte de algún conductor, ya que fueron apedreados y robados muchos vehículos, y generó un caos hasta que la vía fue desalojada por la Gendarmería.

Continuó con la ocupación de un predio privado en Moreno, claramente organizada por punteros del ¿Frente para la Qué? que responden al ex Intendente, Mariano West, el mismo que encendió la mecha de la bomba que, al explotar en diciembre de 2001, obligó a renunciar a Fernando de la Rúa. La cómplice inacción de los distintos estamentos de la Justicia provincial, como siempre, no ha hecho más que incentivar a quienes, ante la pasividad del Estado, se fueron sumando a la toma de la tierra que, esta misma mañana comenzó a ser desalojada pero puede tener un final violento, como ocurrió en el Parque Indoamericano.

Todo tiende a aumentar la temperatura de esa eterna olla a presión que es el Conurbano bonaerense y desestabilizar al Presidente y a la Gobernadora. Esta misma semana, María Eugenia Vidal sufrió un nuevo episodio de intimidación; recordemos que la situación de inseguridad que la rodea, provocada por su propia Policía, la ha obligado a mudarse a una base militar.

La obvia frutilla de ese siniestro postre semanal fue el sincero comunicado de Miles TTT, el "partido" de Luis D'Elía, que literalmente propone elevar la conflictividad social y participar de las protestas "espontáneas", cualquiera sea su razón, y hasta financiarlas. Que forme parte de esa agrupación nada menos que Fernando Esteche, líder del grupo terrorista Quebracho, permite augurar un cercano horizonte de graves episodios.

La convocatoria de Hebe de Bonafini y La Cámpora a la extremadamente exigua "Marcha de la Resistencia" -comenzó ayer por la tarde y se extenderá hasta esta tarde- para pedir por trabajo bajo el lema "Cristina conducción", fue apoyada por lo más recalcitrante del kirchnerismo, que llamó a formar a innumerables organizaciones sociales -la mayoría, meros sellos de goma- y postula que, dado que Macri es un dictador decidido a hambrear a los pobres para favorecer a los ricos, tiene el deber de expulsarlo del cargo. El joven Máximo, según se dice, la cerrará con un discurso que, seguramente, será una pieza invalorable de oratoria militante mundial.

La mayor confesión de la autoría provino del estruendoso silencio de la viuda de Kirchner frente a estos hechos de subversión. Parafraseando a Nicolás Avellaneda, afirmo que, para ella, "nada hay en la Nación superior a la libertad y la impunidad de Cristina Elizabet Fernández". Se coloca por encima de la ley, y sostiene que todas los procesos por corrupción que la acosan son sólo una persecución política; pero no olvidemos que sigue existiendo un núcleo duro que, a pesar de los miles de inmuebles y cuentas, todavía cree que esta multimillonaria sin par saqueó para "los pibes de la liberación", una prueba más de lo excelso de su aparato de comunicación.

Macri mira para otro lado, como si no diera importancia a los hechos y creyera que una actitud meramente contemplativa terminará por desactivar el inestable escenario que su antecesora está configurando, sobre la base de los problemas económicos que ella misma causó y que, con gran habilidad, consiguió ocultar hasta abandonar la Casa Rosada. Parece no darse cuenta del verdadero poder que hoy dispone, de cuánto respaldo concita y del hartazgo que producen estos episodios de violencia; si estuviera convencido, daría órdenes estrictas de reprimirlos con todo el peso de la ley, como la Constitución le exige.

Pero la ciudadanía también debe poner lo suyo para expresar ese consenso y evitar que el kirchnerismo se haga dueño de la calle y, desde allí, imponer su relato. Para comprender el riesgo que corremos basta con mirar hacia Venezuela, donde la infame dictadura de Nicolás Maduro ignora la propia carta magna que el chavismo sancionó, desconoce al Congreso, condena a su pueblo a la enfermedad y al hambre, encierra en la cárcel a sus opositores, asesina a la ciudadanía y prácticamente ha convocado a una guerra civil.

Los jueces de Comodoro Py, que con sus idas y vueltas no llegan a puerto alguno, están observando con preocupación la evolución del conflicto, ya que si éste tuviera éxito en sus propósitos, su propia situación personal se vería seriamente comprometida. No comprenden que, en la medida en que todos estos delincuentes continúen en libertad, mayor será el peligro que corran. Con esta actitud infantil, también ellos están poniendo en juego la gobernabilidad, ya que la sociedad entera reclama justicia y castigo para los corruptos para soportar el ajuste.

Una gran parte de sus colegas togados ha tomado el control y avanza sobre el Poder Ejecutivo con medidas cautelares -inclusive disponiendo medidas generales que exceden la petición concreta- en temas sobre los cuales no tiene la menor idea. Me refiero, concretamente, a las tarifas de los servicios públicos y a la prohibición de utilizar el Fondo de Sustentabilidad para pagar la inmensa deuda que la Argentina entera mantiene con su clase pasiva, incrementada por la sistemática negación del problema -con apelaciones eternas- que fue la política de Néstor y Cristina frente a los jubilados.

Este clima de laberinto judicial en que se está desenvolviendo la actualidad nacional produce un efecto enormemente negativo sobre el ánimo de los inversores locales y externos, en especial en el área de infraestructura energética, ya que esa demencial conducta no permite evaluar negocios concretos; en lo demás, para la demora en la concreción de proyectos basta con la escasez de luz eléctrica y de gas, esenciales para quien quiera instalar nuevas industrias. Todo ello se reveló en la reunión del Consejo de las Américas, donde fue reconocido que la economía no crecerá este año.

El Gobierno pecó de excesivo optimismo y, con sus apresuradas predicciones para el actual semestre, no hizo más que crear el caldo de cultivo para la reacción kirchnerista; también lo hizo con el manto de olvido con que intentó cubrir la herencia recibida, al menos al principio. Exhibe encomiables virtudes de pureza e inocencia, verdaderamente inservibles en un país como el nuestro, que siempre ha elegido líderes con instinto salvaje y hasta asesino, capaces de sofrenar a talerazo limpio a ese raro potro en el que nos hemos convertido, después de décadas de populismo y derroche.

Bs.As., 27 Ago 16

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado

CARTA ABIERTA AL JEFE DEL BLOQUE DE DIPUTADOS NACIONALES DEL RADICALISMO


Sr. Mario Negri

“Los radicales conservadores se irán con Don Bernardo de Irigoyen; otros radicales se harán socialistas o anarquistas; la canalla de Buenos Aires, dirigida por el pérfido traidor de mi sobrino Hipólito Yrigoyen, se irá con Roque Sáenz Peña y los radicales intransigentes nos iremos a la mismísima mierda.” Leandro N. Alem.

El diario La Nación de ayer informa que Ud., una vez terminado el circo jurídico y mediático llamado “La Perla”, montado para condenar a quienes combatieron a la subversión, dijo: “…[es una jornada] histórica en el camino no acabado por conocer la verdad y juzgar a los responsables de la tragedia argentina”. Seamos sinceros, Sr. Negri, la tragedia argentina no empezó el 24 de marzo de 1976, empezó antes, pero la clase política argentina tuvo la inmensa suerte que una pareja de malhechores inventara el “curro de los derechos humanos” para que los pelucones de cualquier pelaje pudieran lavar su responsabilidad en la tragedia argentina a costa de los militares que enfrentaron la subversión cuando ustedes agachaban la cabeza mientras Cámpora ponía en libertad a cuanto asesino anduviera suelto.

Hoy, Ud. y los de su laya recogen los frutos del espurio trabajo que han hecho -ingratitudes y traiciones- para mostrarse inmaculados a los ojos de un pueblo sumiso y mendicante urgido por olvidar que cuarenta años atrás aplaudía y vivaba a quienes hoy son condenados y se eximen a sí mismo de cualquier responsabilidad en la larga tribulación que los tuvo como actores principales. Su partido, en los setenta, se escondía en el miedo a las balas y las bombas y en la ignorancia de la situación del país mientras su máximo jerarca preguntaba al Jefe del Ejército que pensaba hacer con el desgobierno de Isabel Perón.

Hagamos una breve historia política de la Argentina y de la facción política a la que Ud. pertenece. Su partido nace en un levantamiento armado cívico-militar y, si bien era una actitud comprensible dada la situación política de la República, ustedes han hecho de la violencia una razón de ser no solo en los primeros años de vida partidaria sino también después cuando ya gobierno, el primer presidente radical utilizó una nueva forma de intimidación política batiendo el record de intervenciones federales a las provincias desafectas. Es decir que su partido fue, desde 1890 activo partícipe de la violencia política.

Las idas y vueltas en las que el radicalismo y sus dirigentes, en este siglo y cuarto de vida, se ha engarzado van desde ignorar que en instantes de lucidez el partido proveyó a la República los mejores presidentes que esta ha tenido -Alvear y Frondizi, aunque este último es para ustedes un cismático- pasando por la ignorancia o complicidad al defender a un terrorista que prometía un millón de fusilamientos para lograr la patria socialista hasta, tiempo después, votar a mano alzada las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

Lo demás es historia reciente, su partido fue el partido político que más intendentes dio al Proceso de Reorganización Nacional, sin olvidar los funcionarios que proveyó a los gobiernos militares desde 1955 en adelante, para terminar, mientras aún fungía de partido de masas, en la hiperinflación de los ochenta.

Por todo esto, Sr. Negri, Ud. es y ha sido -en tanto y cuanto afiliado radical y jefe del bloque de diputados nacionales- partícipe necesario de la tragedia argentina y por eso, Ud. al igual que el Presidente y su Jefe de Gabinete, saben muy bien que fue lo que pasó antes de transitar por ese “camino no acabado por conocer la verdad”, pero no se animan a decirlo; es demasiado el miedo que tienen a salir de lo “políticamente correcto” que prefieren arroparse en la hipocresía que les dictan las seniles mujeres de cabeza empañolada.

José Luis Milia

CORONEL LARRABURE


Mientras la sociedad discute vanamente sobre los números de la muerte, la grandeza de un solo hombre se levanta en el horizonte de una república que vacila acerca de su propia existencia. Por sobre la tiranía de las cifras con las que se ha conseguido disciplinar la palabra, la libertad suprema de un prisionero al que no ha logrado doblegar el odio llena el aire con el himno nacional cada mañana. Él lo entona desde un pozo que no ha podido contenerlo y que en cambio aprisiona a sus captores en el desconcierto de su propia pequeñez. Lo mismo que en un cuento de Chesterton, su canto desde la estrecha celda sin ventanas infunde pavor a sus verdugos, quienes desean que aquel hombre jamás hubiera existido. Su unicidad en el valor es un desafío pacífico a todos los temores presentes y futuros del pueblo de su patria. Su perdón a los enemigos debería bastar para colmar de vergüenza a los promotores profesionales de la discordia. Por eso lo ocultan. No lo quisieran ni muerto ni vivo; simplemente, inexistente. En el olvido de aquella terrible tortura esconden el sufrimiento de más de mil víctimas inocentes. Es necesario que sólo el resentimiento sea ensalzado en el altar de los sacrificios. El razonamiento ya se ha opacado con la dialéctica de crímenes peores y mejores y de cantidades dogmáticas cuya mera negación se convierta en anatema. Sólo queda el honor, ese sentimiento antiguo que nunca ha podido ser atado a las estadísticas. ¿Cómo pretendían arrancarle la fórmula de la traición a un hombre que amaba tanto? Sólo basta uno. No hacen falta miles ni decenas de miles. ¡Mírenlo! No tengan miedo.

Coronel Argentino del Valle Larrabure: sobre el ejemplo de su alma libre y creyente se reconstruirá la nación.

Carlos Manfroni
DNI 10.900.280


jueves, 25 de agosto de 2016

PRESENTAN DENUNCIA CONTRA LOS DOCTORES ALEJANDRO SLOKAR Y PEDRO DAVID, INTEGRANTES DE LA SALA II DE LA CAMARA FEDERAL DE CASACION PENAL

Agosto 20, 2016

Doctor Gonzalo P. Miño

Lucio César Nast

El doctor Gonzalo Pablo Miño y entre otros, su representado, el Prisionero Ilegal y Preso Político Lucio César Nast, denunciaron a los doctores ALEJANDRO SLOKAR y PEDRO DAVID, jueces de la Sala II de la Cámara Federal de Casación Penal. La denuncia especifica que ambos magistrados son parte de la trama de complicidad política y judicial que hace posible la detención “eterna” de los presentantes en las mal llamadas causas de lesa humanidad, violando garantías constitucionales y procesales como tratados internacionales, con la exclusiva finalidad de extender las prisiones preventivas sin límite temporal alguno y evitar así la libertad de los mismos; sin resolver los remedios recursivos interpuestos contra las sentencias condenatorias y las revocaciones de la libertades como consecuencia de dichas condenas. El escrito del doctor Miño establece que estos magistrados han actuado con grave negligencia y han realizado actos de manifiesta arbitrariedad en el ejercicio de sus funciones.

Alejandro Slokar

Pedro David

CLAUDIO AVRUJ: "EL NÚMERO DE DESAPARECIDOS ES INDETERMINADO, TAMPOCO SE DETERMINÓ NUNCA SI LAS VÍCTIMAS DEL HOLOCAUSTO FUERON 6 MILLONES"


El secretario de Derechos Humanos explicó que en las grandes catástrofes es difícil coincidir en una cifra exacta de víctimas y apeló a un ejemplo fuerte. “El debate no puede estar viciado por intereses partidarios”, señaló
El debate sobre el número de desaparecidos que hubo en la Argentina durante la última dictadura cívico-militar se ha vuelto recurrente y suele generar feroces discusiones políticas.
La sensibilidad del tema exige prudencia y cada reflexión que siembra dudas sobre el número de víctimas irrita a quienes sufrieron en carne propia el terrorismo de Estado.
La historia se repitió ayer, luego de que Marcos Peña (jefe de Gabinete) dijera en la Cámara de Diputados que "la cifra de 30 mil desaparecidos tiene un valor simbólico".
En ese contexto, esta mañana, el secretario de drechos Humanos, Claudio Avruj, fue consultado sobre el asunto y respondió: "El número de desaparecidos sigue siendo indeterminado, lo que tenemos que tener en claro es que el debate no puede estar viciado por intereses partidarios".
El funcionario macrista coincidió con Peña en que se trata de una estadística "simbólica y emblemática que tiene muchísima fuerza en la construcción democrática", por lo que "tiene que ser respetada".
De todos modos, sn declaraciones a radio Delta, aclaró que es muy difícil coincidir en una cifra exacta: "Cuando suceden catástrofes de este tipo, el número siempre viene creado, generado y sostenido por las víctimas y el daño que causan los perpetradores de no querer dar la información como corresponde. Entonces se hace una construcción en función de una demanda de Justicia".
Avruj lo fundamentó apelando a una comparación con lo que sucede en torno a otro tema súper sensible: "Como ex presidente del Museo del Holocausto, hablando con académicos que trabajan en el tema de la Shoá, nunca se determinó fehacientemente si (las víctimas) son 6 millones o 5 millones, por la magnitud de lo que representó".
"Son debates académicos, que pueden dar un número más arriba o más abajo, pero no hace a la discusión de la tragedia que realmente sucedió. Creo que lo de los 30 mil desaparecidos hay que respetarlo como un número emblemático", finalizó.

EN LA TUMBA DEL SOLDADO DESCONOCIDO


                         Oh, Dios, qué hermosa es la guerra!!!
Guillaume Apolinaire

Con qué alegría marchan  los hombres a la guerra
                   
Con qué entusiasmo limpian y cargan sus fusiles

Con qué fervor cantan sus himnos de combate

Con qué ansiedad toman su puesto en la trinchera

Con qué inquietud oyen el ruido de las bombas

Con qué insistencia silban las balas en el aire

Con qué lentitud corre la sangre por su frente

Con qué estupor  miran sus ojos el vacío

Con qué rigidez yacen sus cuerpos en el barro

Con qué premura son arrojados en la fosa

Con qué rapidez son olvidados para siempre


Poema inédito

¿HASTA CUANDO CON LOS JUECES MILITANTES?


Pasada la medianoche de este miércoles, El My Jorge D'Amico, condenado por los mal llamado delitos de lesa humanidad, ingresó al hospital de la provincia de Santiago del Estero custodiado por personal del Servicio Penitenciario de Colonia Pinto para ser asistido tras sufrir una descompensación, cuando anteriormente el médico de la corte pidió que varios de los imputados, entre ellos el My D'Amico no estén en este juicio NI en la cárcel, que les correspondía domiciliaria, los Jueces NOLI, RAMOS PADILLA , VILLALOBOS hicieron caso omiso las indicaciones del médico y la Fiscal Garzón se niega a que le den domiciliaria contradiciendo los informes de los peritos del poder judicial, yo me pregunto: ¿hasta cuándo vamos a seguir teniendo Jueces partidarios? dos de los Jueces pertenecían al ERP y otro Montonero, que clase de Juicio es ese? “donde no hay justicia es peligroso tener razón ya que los imbéciles son mayoría”.

María Guadalupe Jones

miércoles, 24 de agosto de 2016

ENTREVISTA A LA HIJA DEL MAYOR JORGE DAMICO

Marie Damico, hija del mayor Jorge Damico, responsabiliza a los jueces por lo que pueda ocurrir con su padre.


Doctora Marie Damico:
"El juicio es tremendo, es increíble la violencia con la que se maneja el tribunal con los imputados, con los abogados y con nosotros, también..."

martes, 23 de agosto de 2016

CHE GUEVARA


15/08/2016 - 00:01

Con estupor advierto que la Municipalidad de Alta Gracia planea la creación de un nuevo museo destinado a exaltar la memoria de Ernesto Che Guevara, en una casa donde vivió en dicha ciudad. Mayor aún es mi sorpresa al saber que la Agencia Córdoba Turismo y el Ministerio de Turismo de la Nación apoyan tan disparatado proyecto. Parece increíble que mientras el mundo civilizado avanza en la defensa de los derechos humanos, logra sentar en el banquillo de los acusados a quienes los violaron, a la vez que soporta un nuevo embate sangriento por parte de bandas terroristas, en nuestro país haya funcionarios que perseveran en el intento de homenajear a sombríos personajes que atropellaron esos derechos sin el menor miramiento. La prédica del odio y de la violencia del Che, sus aberrantes crímenes y la monarquía dinástica que ayudó a instaurar en Cuba, cuyos habitantes continúan, desde hace más de medio siglo, sometidos a la miseria y a la ausencia de elementales libertades, no pueden jamás merecer el reconocimiento de un pueblo que anhela vivir en paz y gozar del ejercicio de sus derechos. Me gustaría preguntarles a los impulsores de este despropósito si quieren que en la Argentina se instaure un sistema como el que Guevara y Castro impusieron en Cuba. Que desaparezca la propiedad privada, que los únicos medios de prensa sean del Estado, que el partido único sea el del dictador, que quien opine diferente al gobierno sea encarcelado y quien lo critique fusilado, y que el que intente huir –ya que salir libremente no se puede– merezca una condena a cadena perpetua. Pretender exaltar estas figuras abominables a la categoría de próceres es una dolorosa demostración de nuestra decadencia moral.

Por Prudencio Bustos Argañarás


¿Y… CARLOTTO?


En un programa de televisión, la abuela de Plaza de Mayo Estela de Carlotto afirmó hace un tiempo que los militares presos por delitos de lesa humanidad no deben ir a prisión domiciliaria porque no se arrepienten de nada. En ese sentido, también quisiéramos escuchar un arrepentimiento sincero y público de su parte por las numerosas víctimas del Ejército Montonero en el que militaba su hija (víctima de la represión ilegal que absolutamente repudiamos). Creemos que son muchos los que deben arrepentirse y jamás lo han hecho.

Antonio Mascardi


HOMENAJE EN RECUERDO DEL CNL ARGENTINO DEL VALLE LARRABURE

El Regimiento de Patricios con su guardia de honor para este argentino excepcional

Hoy en el Homenaje al Cnl. Larrabure a 41 años de su asesinato por terroristas del ERP, sus hijos me pidieron que pronunciara unas palabras en nombre de nuestra Asociación CELTYV, las que aquí acompaño:

Victoria Villerruel y su discurso en representación de la Asociación Civil CELTYV

"Hace 42 años atrás empezaba el martirio del Cnl. Argentino del Valle Larrabure y el sufrimiento de toda una familia.
Terroristas miembros del ERP atacaron de noche, un sábado, la unidad militar en la que Larrabure estaba destinado.

Lo secuestraron, lo arrancaron de su familia y lo torturaron en nombre de una revolución que solo escondía la sed de poder.
Martirizaron su cuerpo y su espíritu durante 372 días tratando de quebrarlo, intentando que traicionara a su Patria, a su Ejército y a su propio ser.

Buscaron infructuosamente que su alma se doblegara ante sus verdugos, accediendo así a fabricar y compartir los conocimientos que tenía en explosivos… pero no lo lograron… durante 372 días y noches, este hombre se aferró con todas sus fuerzas a Dios, a su Patria y a su familia.

Larrabure con su muerte trascendió, convirtiéndose en el ser extraordinario que hoy recordamos.

Un argentino que representa lo mejor de esta tierra, un hombre creyente, con sólidos principios morales, patriota, amante esposo y padre de familia.

Un hombre torturado por seres viles que aún en su momento de mayor dolor pidió el perdón para estos asesinos.

Por eso hoy estamos aquí 41 años después de su entrada a la inmortalidad, recordando su figura excepcional y dando testimonio de nuestro compromiso reclamando Justicia por este crimen cuyas heridas no se cierran.

Pero no nos impulsa la venganza, el odio, la codicia o la utilización de nuestros muertos, nos lleva adelante el amor a la Verdad, la Justicia y la Concordia para este país castigado no solo por el conflicto armado interno que vivimos en los 70´s sino por la mentira y utilización escandalosa que de esta tragedia hace un sector y que nos impide alcanzar la paz.

Pero la Concordia se basa en la Justicia, porque difícilmente la Paz puede nacer de los crímenes impunes, de la sangre mancillada de los inocentes o de la corrupción no castigada.

Cada día que pasa sin Justicia, Argentino del Valle, Antonio, Emilio, Laura, Miguel Angel, Paula, Juan Eduardo, Hermindo o Cristina y los 1094 inocentes que fueron asesinados por Montoneros y el ERP nos miran a los que sabemos la Verdad y nos preguntan ¿qué están haciendo para que nuestros crímenes no sigan impunes y este país se pacifique?

Porque la Paz viene de la Justicia y la Verdad, viene de la aceptación de las responsabilidades, viene de la grandeza y el perdón. Jamás la Paz se cimenta en la impunidad, el odio, la corrupción y el mancillar a los muertos.

17382 personas inocentes fueron asesinadas o heridas o secuestradas o sufrieron diversas agresiones por parte de quienes en las últimas 3 décadas se han creído los dueños y señores de los Derechos Humanos.

Derechos Humanos que son para unos pocos, que se otorgan restrictivamente en vez de abarcar a todos. Derechos Humanos que en este país están manchados luego del ensalzamiento del terrorismo que por acción u omisión hemos vivido desde 1983 hasta el presente.

Y yo me pregunto ¿Cómo la agenda de los distintos gobiernos ha sido manejada hasta la actualidad por entidades que dicen defender los DDHH cuando en realidad están defendiendo la impunidad de crímenes como el que hoy recordamos?

¿Cómo cada uno de los gobiernos ha dejado en la orfandad de derechos a estos inocentes como Argentino del Valle Larrabure?
¿Cómo el pueblo argentino permaneció impasible e indiferente mientras la historia era contada parcialmente?

¿Cómo no nos hierve la sangre al escuchar que Larrabure murió cantando el Himno Nacional, mientras los terroristas le quitaban la vida?

Hoy estamos reunidos este pequeño grupo de argentinos renovando el compromiso que tenemos para con cada una de las víctimas del terrorismo, que desde la eternidad esperan que luchemos, que hagamos valer sus vidas, para que sus muertes, sus heridas, sus secuelas no hayan sido en vano.

Cada día que pasa es un día donde la impunidad del terrorismo triunfa, donde los que tienen las manos con sangre siguen lucrando con el dolor, donde la posibilidad de una concordia verdadera sigue siendo lejana.

Por eso los invito a luchar, los invito a sentir a cada uno de nuestros muertos como parte de su familia. Los invito a ser protagonistas de una historia en la cual no pueden ser ganadores los que asesinaron.

Con Arturo Larrabure 10 años atrás fundamos CELTYV, la Asociación Civil en la que desde hace casi 4000 días ponemos todas nuestras energías para que la Impunidad, la parcialidad, la venganza no sean el sello distintivo de estos tiempos. Pero necesitamos de todos, debemos ser miles y miles reclamando al gobierno que se juzguen y condenen estos crímenes, que se repare a las víctimas y que se sepa la Verdad de todo lo ocurrido.

Cada uno de nosotros debe multiplicar en otros la difusión de las historias como la de Larrabure, y en él las de los otros miles de ciudadanos que fueron atacados por el terrorismo.

Reclamar a las autoridades, hablar y no callarnos, apoyar a los que luchan, exigir la igualdad para nuestras víctimas excluídas de todos los derechos, no desanimarnos y seguir pese a todo como Larrabure, que en la oscuridad de la cárcel del pueblo, seguía rezando, y seguía creyendo en su Ejército y su familia.

A 41 años del asesinato del Cnl. Argentino del Valle Larrabure le rendimos homenaje, reafirmamos el compromiso de seguir luchando para que Argentina sea un país con Justicia, Verdad y Paz, cómo él y cada una de las víctimas del terrorismo hubieran querido.

Porque mientras exista un argentino con Memoria, la Verdad no morirá!!

¡¡Cnl. Larrabure – Presente!!"




María y Arturo Larrabure muestran diplomas que eran de su padre y les fueron regalados por la Promoción 82 del Colegio Militar


ALEGATO FINAL DE ERNESTO GUILLERMO BARREIRO EN EL JUICIO LA PERLA


“Ya que se habla de terrorismo de estado, no deberíamos dejar pasar el recuerdo de la gobernación del doctor Obregón Cano que asumió el 25 de mayo de 1973, hasta el 22 de febrero de 1974. En ese interín, se produjeron cientos de atentados. Muertos, secuestros, bombas. Nadie habla de eso. Y Obregón Cano fue miembro de la conducción nacional de Montoneros. Nunca nadie habla de eso...”



lunes, 22 de agosto de 2016

DALE FUEGO: ENTREVISTA A COMBATIENTES DE LA COMPAÑIA DE MONTE RAMÓN ROSA JIMENEZ PRT-ERP

Realmente causa indignación y tristeza ante tantas mentiras. Nunca dijeron, ni reconocieron, que combatían a un gobierno constitucional. ¿De qué uniformes históricos hablan estas 3 ratas, chifladas y sinvergüenzas?


Lo mejor del video es cuando el "impresentable presentador"  al quejarse por el fallo de casación que absolvió a los tres militares en Catamarca, explica que “...habían sido condenados por el gobierno anterior...”. afirmación o acto fallido que  no tiene desperdicio ya que con una total sinceridad reconoce que la condena la hizo un gobierno y no un tribunal. Genial… mienten tanto que de vez en cuando se les filtra una verdad.



LA UTILIZACIÓN POPULISTA DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS

Con el fin de expandir en forma totalitaria su poder, los populismos de la región invocan gestas emancipadoras y luchas revolucionarias para sus falsas batallas


Ejército de Roca en la ribera del Río Negro año 1879. Fuente Archivo General de la Nación

En aquella mañana fría del 25 de mayo de 1879, cuando se celebraba la misa de campaña en Choele Choel, frente al río Negro, el joven general Julio A. Roca, de 37 años, no hubiese podido imaginar que ese emocionante tedeum, muchos años después, iba a ser interpretado como la culminación de una campaña genocida para exterminar a los pueblos originarios de la Patagonia, con objetivos subalternos.

El populismo kirchnerista ha utilizado todos los medios, incluyendo la historia, para dividir a los argentinos e imponer su falso relato con el solo objetivo de acumular poder para acaparar dinero.


Mientras la ex presidenta sostiene que El Calafate es su lugar en el mundo, que YPF debía ser estatizada, que el futuro está en Vaca Muerta y que las Malvinas son argentinas, sus seguidores parecen haber olvidado que El Calafate, YPF, Vaca Muerta y las Malvinas son todos íconos de la argentinidad gracias a que, en aquella fría mañana, el general Roca consolidó hacia el Sur las fronteras de la República, evitando que toda la Patagonia fuera chilena. Lo mismo vale para tantos otros lugares que se incorporaron al "ser nacional" en virtud de esa patriótica campaña: desde La Pampa hasta la Antártida, pasando por el cerro Catedral, el glaciar Perito Moreno, la ruta 40, los chocolates de Bariloche, las manzanas de Río Negro, las frambuesas de El Bolsón, las tortas galesas, las merluzas de Puerto Madryn, las ballenas de la península Valdés, el faro del fin del mundo y Ushuaia, la ciudad más austral del planeta.

Es perverso intentar una condena moral de quienes representaban en aquel momento la modernidad y el progreso, cuestionando el desplazamiento de otros pobladores, que tampoco estaban desde siempre. Y, mucho menos, para ocupar tierras, ejercer la violencia y demandar indemnizaciones.


En realidad, se trató de un conflicto de culturas, como ha ocurrido y continuará ocurriendo en toda la historia humana. Desde que los primeros habitantes cruzaron por el estrecho de Bering hace 20.000 años, durante la última glaciación, se han sucedido distintas civilizaciones en todo el continente, caracterizadas por guerras y conquistas, sojuzgamientos y matanzas. Igual que en Europa luego del Imperio Romano, cuando irrumpieron las tribus "bárbaras" que configuraron las distintas nacionalidades, que también nos anteceden.

Ningún pueblo es realmente originario de ningún lugar, pues la evolución humana incluye desplazamientos, dominaciones, extinciones, connubios e himeneos. En ese desarrollo siempre agónico, siempre incierto, ha existido un avance ético, aún tambaleante, al reconocerse ahora valores universales e inalienables de la persona humana. Ése es el mayor legado de la modernidad y el progreso, mal que le pese al relativismo cultural.


Cuando Pedro de Mendoza regresó a España luego de fundar la ciudad de Buenos Aires, había muy poca población indígena, como los querandíes, los guaraníes, los ranqueles o los tehuelches, toda gente de a pie, puesto que no había aún caballos para recorrer distancias. Tampoco había vacunos, ni cerdos, ni perros, ni aves de corral. Cuando los animales traídos de España se multiplicaron, irrumpieron jinetes del otro lado de la Cordillera que hablaban "mapudungun" (mapuche). Los españoles, que los veían llegar del Arauco, llamaron araucanos a estos visitantes que arriaban ganado cimarrón hasta Chile recorriendo las extensas "rastrilladas".

Cuando desapareció el ganado salvaje, el tráfico comercial transandino no desapareció, pues los araucanos lanzaron sus malones sobre los poblados, con sus terroríficos ataques, degüellos y raptos de cautivas con sus críos.

La primera gran araucanización ocurrió después de la derrota en Rancagua (1814) y luego de la victoria de Maipú (1818), cuando las tribus boroanas, que apoyaban a los patriotas chilenos en un caso y a los realistas en el otro, emigraron a nuestro suelo para afincarse en Carhué, Masallé, Guaminí y las Salinas Grandes.





El cacique Juan Calfucurá convocó en 1834 a unos mil caciques y capitanejos de las pampas, los embriagó y luego los mató a todos.

El imponente Juan Calfucurá llegó de Chile en 1834 y estrenó sus armas contra sus propios compadres en la "matanza de Masallé". De allí en adelante, lideró la confederación de las Salinas Grandes y dominó a casi todos los pueblos originarios durante 40 años hasta su muerte, en 1873, después de la batalla de San Carlos de Bolívar.

La irrupción de forasteros en nuestro territorio también ocurrió en el norte de la Argentina. Allí se expandió el imperio incaico, con su capital en Cuzco, que alcanzó los dos millones de kilómetros cuadrados y 14 millones de habitantes, extendiéndose por Chile hasta el río Bio Bio y también por la región andina de nuestro país. La expansión inca no fue pacífica, sino fruto del sometimiento de múltiples pueblos originarios, como los huancas y taramas, los cajamarcas y cañaris, los collas, chachapollas y lupacas.

La historia es irreversible, lo ocurrido no tiene marcha atrás y, como dice Borges: "Todo era fácil nos parece ahora, en el plástico ayer irrevocable?".

El análisis contrafáctico no es muy científico, pero cabe preguntarse: ¿cómo sería el país que imaginan quienes condenan la llamada Conquista del Desierto? ¿Nunca se debió avanzar más allá del río Salado, respetando la línea que el virrey Loreto pactó con los pampas? ¿O quizá ni Juan de Garay ni Pedro de Mendoza debieron llegar al Río de la Plata? ¿A qué nación del mundo pertenecerían hoy nuestros territorios patagónicos, sus bellezas naturales, sus yacimientos de hidrocarburos, sus recursos pesqueros, su proyección antártica?

El populismo kirchnerista ha llevado a su máximo nivel ciertas concepciones del revisionismo histórico, trasladando sus hipótesis y consignas desde el mundo de la academia al mundo del activismo político.

Sería jerarquizar a sus escribas atribuirles raíces en la prosa romántica de Johann von Herder o en el relativismo cultural de Claude Lévi-Strauss. El populismo resucita a los "pueblos originarios" para combatir a la "civilización" representada por la Generación del Ochenta y su proyecto liberal, cosmopolita y modernizador. Y, por elevación, al Occidente contemporáneo y anglohablante, con democracias vibrantes que comparten valores esenciales y que fundan su prosperidad en economías abiertas e integradas al mundo.

Sin duda, esos valores esenciales y nuestras instituciones republicanas son contrarias a los proyectos de los demagogos y dictadores, como se aplican en Cuba, Venezuela, Irán o Rusia.

Los populismos latinoamericanos prefieren adoptar las banderas de la revolución, sobre la educación; de la liberación, sobre la Constitución; de la reclusión, sobre la integración. Para expandir en forma totalitaria su poder interno, invocan gestas emancipadoras y luchas revolucionarias para sus falsas batallas contra enemigos internos y externos.

Eligen a Che Guevara sobre Domingo Sarmiento, a Juana Azurduy sobre Cristóbal Colón o a Juan Manuel de Rosas sobre Julio Argentino Roca. Ocultando, en este caso, que la campaña del primero contra el indio, en 1833, provocó más víctimas que la de 1879 y soslayando que don Juan Manuel buscaba proteger sus estancias, mientras que al ministro de Guerra de Avellaneda lo animaba un sentido nacional.

Todos somos pueblos originarios y, como tales, debemos estar orgullosos de nuestro pasado y de compartir un destino común. Todos tenemos apellidos que reflejan migraciones, rupturas y exclusiones. Las pocas comunidades locales que aún conservan intactos sus linajes merecen amor y cuidado, como parte del pueblo argentino. Sus culturas deben ser integradas y respetadas. Pero nunca utilizadas por activistas, politicastros y picapleitos para juntar votos o engrosar sus billeteras.

Quienes expandieron la cultura occidental por el territorio de la patria, aun mediante conflictos, sembraron las semillas de un valor esencial que no existía en América y que difícilmente hubiera florecido si aquella misa matutina, frente al río Negro, no hubiera tenido lugar: el respeto por la dignidad individual, heredado de Atenas, consolidado en el Renacimiento y, finalmente, plasmado en la concepción moderna de los derechos humanos.



NOTA: Las imágenes no corresponden a la nota original. 

sábado, 20 de agosto de 2016

SERÁ POR ESO QUE DEL TODO NO ME FUI


por Enrique G. Avogadro

Será por eso que del todo no me fui[1]

"Quienes quieran analizar la política o la historia
en términos ideológicos, sólo estarán contemplando
el espectáculo de un teatro de títeres".  
Carlos Manfroni

Que ya no hay ideologías en la política argentina no es una novedad, pero donde más se nota es en la violencia política. Con toda mi profunda repugnancia por el accionar de los terroristas de los 70's, que tantas víctimas cobró, no dejo de reconocer que actuaban convencidos de ser el "hombre nuevo" popularizado por el Che Guevara, acompañado por muchos curas extraviados, y se sentían mesiánicamente destinados a conducir la revolución socialista. Pretendían replicar en la Argentina el genocidio comunista (el propio Santucho dijo que, al triunfar, fusilarían a un millón de argentinos) y contaban con el apoyo militar y financiero de países como Cuba, Libia, Argelia, Líbano, etc.

Si bien quienes vivimos aquella trágica época recordamos claramente qué sucedió entonces, ya convivimos al menos con dos generaciones que lo ignoran o están confundidas, engañadas por la exitosa acción psicológica que permitió que la historia fuera tergiversada completamente, calificando a aquellos asesinos como "jóvenes idealistas".

Hoy, cuarenta años después, esa demencial violencia que resurge de la mano de los militantes kirchneristas -algunos de ellos ex integrantes de organizaciones como Montoneros, Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y Movimiento Todos por la Patria (MTP)-  y busca la desestabilización o caída del actual gobierno, tiene como único objetivo impedir que la Justicia envíe a la cárcel a Cristina Elizabet Fernández y al resto de los integrantes (funcionarios y empresarios) de la asociación ilícita que encabezó, como antes lo fue el asesinato de Alberto Nisman. Mañana Jorge Lanata, que mostrará en su programa cuentas bancarias extranjeras, con sus saldos, procedencia del dinero y titulares, seguramente incrementará la inquietud que los embarga.

Todo comenzó, el 10 de diciembre, cuando la viuda de Kirchner se negó a entregar los atributos del mando a su sucesor, y continuó con la resistencia en organismos y cargos por parte de ñoquis sembrados como virus malignos en toda la administración pública (¿qué es de la vida de Milani y Berni?). Siguió la masiva distribución del manual de procedimiento para la concreción de micro acciones destinadas a promover el descontento social, y una feroz actividad en las redes. Así, lograron instalar la sensación de desempleo masivo, que nunca existió, o una hambruna generalizada, pese a que todos los planes sociales han aumentado, incluyendo la distribución de alimentos.

Aunque no les sería posible ahora reunir una tropa ideologizada para la subversión, no es menos cierto que hay mucha mano de obra disponible para asumir ese rol. Me refiero, naturalmente, a elementos de la Policía bonaerense, a pseudo organizaciones sociales -como Barrios de Pie, Quebracho, Miles TTT, Tupac Amaru, Hijos, Corriente Clasista y Combativa, etc.- para invadir violentamente el espacio público y alterar el orden y, en especial, a otro tipo de personas, vinculadas al narcotráfico, como los "ni-ni", dispuestos a todo por algunas dosis de paco, o los barrabravas, que se venden al mejor postor. Si a esa inestable mezcla explosiva le sumamos la actitud de los sacerdotes de "Curas en Opción por los Pobres", declaradamente kirchneristas y prohijados por el Papa Francisco, tendremos delante un escenario por demás inquietante.

Me preocupa la actitud del Presidente y su entorno, que minimizan este rebrote de violencia y se resisten a enfrentar, con todo el peso de la ley, hechos que van escalando en gravedad y que, de no ser cortados de cuajo, seguramente acarrearán consecuencias terribles. No fue menor que el automóvil en el que se trasladaba Mauricio Macri fuera apedreado ni que se optara por modificar locaciones de actos para evitar confrontaciones callejeras; tampoco lo fueron las reiteradas amenazas implícitas en las invasiones al despacho de María Eugenia Vidal o a la casa de alguno de sus ministros, cometidos en el marco de la resistencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires a la limpieza que la Gobernadora está encarando en sus filas.

Parte de lo que sucede en la Justicia fue desnudado por el Juez Alfredo López, de Mar del Plata, que denunció que la Fiscal Laura Mazzaferri se había negado a recibir la denuncia que formulara la propia Policía y entorpecía la investigación de la agresión al Presidente y, sin pelos en la lengua, instó a éste a promover juicio político a todos los integrantes de la nefasta organización autodenominada "Justicia Legítima", a la cual pertenece la funcionaria en cuestión, creada por la Procuradora General, Alejandra ¡Giles! Carbó, para servir al innoble propósito kirchnerista de colonizar al Poder Judicial; el magistrado fue clarísimo cuando explicó que, mientras esa organización subsista, resultará imposible gobernar.

Es demostrativo de una cobardía visceral o de una complicidad dolosa que ningún fiscal del país haya denunciado -el Título VIII del Código Penal reprime los delitos contra el orden público- a siniestros personajes como Luis D'Elía, Fernando Esteche, Hebe de Bonafini, Roberto Perdía, Gabriela Cerruti, Guillermo Moreno, Cristóbal López y sus medios, etc., que desembozadamente han dicho que buscan, incluso recurriendo a la violencia, la renuncia o la destitución de Macri, a quien han llegado a comparar con Hitler. En este tema, como sucede con la corrupción, la impunidad está reñida con la gobernabilidad.

No voy a explayarme sobre el tema de las tarifas, puesto que ya he fijado mi posición en otras notas, pero sí voy a insistir en que, más allá de las repercusiones financieras que el fallo de la Corte Suprema produce, el impacto más grave ha sido sobre la posibilidad del arribo de inversiones extranjeras, que el país requiere más que un vaso de agua para un perdido en el desierto.

Considero que la culpa de lo sucedido corresponde al Gobierno, que torpemente se negó a informar oportunamente a la sociedad la magnitud de la crisis heredada, responsabilidad luego amplificada por el magnífico aparato comunicacional del kirchnerismo, que logró instalar la idea de un inexistente tarifazo salvaje. Si el Ministro Aranguren hubiera convocado antes a los ocho ex secretarios de Energía, que tienen diversas filiaciones políticas pero llevan años proponiendo unánimes soluciones al problema fabricado por don Néstor y doña Cristina, casi con seguridad se hubiera conducido mejor el proceso.  

Espero que los jóvenes que hoy están a cargo de la administración nacional dejen de usar como libro de cabecera el "Diario de la guerra del cerdo", del inolvidable Adolfo Bioy Casares, y por lo menos escuchen a quienes, por edad y experiencia política, podrían haberles evitado sufrir esta derrota que nos afecta y que pagaremos todos, en especial los más pobres.

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado



[1] De "El corazón al sur", de Eladia Blázquez.