lunes, 11 de diciembre de 2017

LA TRAICIÓN y EL HONOR

Esta es la historia de dos soldados que cumpliendo con el servicio militar habían jurado defender a la Patria, dos jóvenes de muy distintos orígenes y condición social, uno proveniente de acomodada familia porteña, hijo de la reconocida psicóloga Eva Giberti e hijastro del laureado pediatra don Florencio Escardó; el otro un joven formoseño, proveniente de una humilde familia de trabajadores, carente tal vez de recursos materiales, pero con superávit de honestidad y amor por la celeste y blanca.

Y ¿Qué los relaciona? Simple: La traición y el honor. La traición a la Patria y el honor de dar la vida por ella.

Hernán César Invernizzi

LA TRAICIÓN: El 6 de septiembre de 1973, durante el Gobierno de Juan D. Perón, se produjo el asalto al Comando de Sanidad del Ejército por parte del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). Los terroristas entraron con suma facilidad gracias a que uno de sus militantes cumplía con el servicio militar en dicha unidad y les facilitó el ingreso, era el porteño Hernán César Invernizzi quien pidió la apertura de los portones fingiendo que el camión que ingresaba traía “mercadería para el Comando”. Durante el ataque fue asesinado el Teniente Coronel Raúl Juan Duarte Ardoy. Como partícipes recibieron condenas, el nombrado Invernizzi reclusión perpetua, el hoy periodista Eduardo Anguita 16 años de prisión y Carlos Ponce de León, el jefe de la operación, 19 años de prisión. Todos recuperaron su libertad durante el gobierno de Raúl Alfonsín.

el formoseño Hermindo Luna

EL HONOR: El domingo 5 de octubre de 1975, durante el gobierno de Isabel Perón, el formoseño Hermindo Luna se encontraba de guardia en el Regimiento de Infantería de Monte 29, de Formosa. Era la hora de la siesta y el soldado Luna cubría el ingreso al cuartel, mientras sus compañeros dormían la siesta. Alrededor de las 4 de la tarde dos jóvenes vestidos de azul y armados con FAL, pateando el portón, ingresaron y le advirtieron: "Rendite, dame el arma, que la cosa no es con vos". Pero este soldado tenía los atributos que le faltaban a Invernizzi… su respuesta "¡Acá no se rinde nadie, mierda!" forma parte de los capítulos más honrosos de nuestra historia Patria.

No le dieron ni tiempo a defenderse, murió acribillado por las balas de aquellos cobardes asesinos.

EL COROLARIO:

1) El traidor Hernán Cesar Invernizzi, luego de ser amnistiado por la ley de punto final, recibió la recomendación de la montonera Alicia Pierini por la que fue nombrado funcionario de la Defensoría del Pueblo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que ella presidía. Fue durante el mandato del Ingeniero Macri, cargo que le fue ratificado por su sucesor Rodríguez Larreta y sigue hasta el día de la fecha, pese a sus antecedentes criminales de traición a la Patria.

¿Funcionario actualmente?

2) La familia del valiente soldado Hermindo Luna no tuvo reconocimiento oficial alguno, su humildad es tan grande como su amor por la Patria. Su hermana Jovina Luna se dirigió al Secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, solicitando se le permita acceder al listado de terroristas que cobraron indemnizaciones por haber atentado contra la Nación, pero su pedido fue rechazado por el funcionario quien adujo que se trataba de “información sensible”.

 Jovina Luna, hermana del Soldado Conscripto Hermindo Luna

Estos dos capítulos me vienen a la memoria y me producen asco cada vez que nuestro Presidente envía adhesiones de solidaridad a las autoridades y víctimas de países que hayan sufrido ataques terroristas… y también cada vez que recibe a mandatarios extranjeros junto a quienes homenajea a los traidores asesinos arrojando flores al Río de la Plata….

Juan Manuel Otero


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

FALLECIÓ OTRO PRESO POLÍTICO MÁS... ¿HASTA CUÁNDO O CUÁNTOS?


Estimados Amigos:

A través de la Unión de Promociones hemos tomado conocimiento, que lamentablemente el domingo 03 de diciembre de 2017 falleció el señor Teniente Coronel (R) Hugo Norberto Maggi (Ingenieros - Promoción 96 - CMN), Preso Político en cautiverio.

Consecuentemente, ya son 427 (cuatrocientos veintisiete) los fallecidos, pertenecientes a todas las Fuerzas Armadas, Fuerzas de Seguridad, Fuerzas Policiales, Fuerzas Penitenciarias y Civiles; en el marco de este proceso de persecución, venganza y exterminio, donde SE CONTINÚAN REPITIENDO en forma sistemática infinidad de irregularidades jurídicas, instrumentadas en el ámbito de una justicia prevaricadora.

Debe destacarse que del total de Presos Políticos que han fallecido, 87 (ochenta y siete) decesos se han producido desde el día 10 de Diciembre de 2015.

Expresamos nuestras sentidas condolencias a todos sus familiares, allegados, compañeros y amigos, rogándole al Señor, les conceda pronta y cristiana resignación.

Dadas las avanzadas edades y estados de salud de los Presos Políticos en la Argentina, estas lamentables noticias continuaran cada vez más seguidas. Una vez más levantamos nuestra voz hacia el poder de turno, no pueden continuar con esta matanza selectiva… es su obligación como presidente de todos los argentinos garantizar el debido proceso, la igualdad ante la ley, brindar asistencia sanitaria adecuada y por sobre todo lograr la unión de la sociedad para superar las antinomias que después de casi 207 años aún nos mantienen divididos. Es hora de sin odios, ni venganzas, es hora de una mirada superadora. ¡BASTA!

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva

Por un Nueva Década en Paz y para Siempre

RESPUESTA A NORMA MORANDINI DE UN PRESO POLÍTICO

Este escrito fue enviado a la Dra. Elisa Carrió y a los más altos prelados de la Iglesia.



Leí atentamente su artículo “Democratizar los corazones” publicado en el diario Clarín el 5/12/2017 y reconozco lo doloroso de su tragedia, porque tuve cerca a familiares que perdieron a sus seres queridos  asesinados de un disparo por la espalda por el solo hecho de portar el uniforme de una institución de la República.

También tuve la triste tarea de contener a la familia del Almirante Guzzeti, condenado a vivir postrado en una silla de ruedas, casi ciego y con un proyectil en la cabeza hasta el fin de sus días, después de recibir 11 fierrazos en el cráneo de manos de un terrorista que quiso luego rematarlo con un tiro de gracia a través de una almohada en la cara.


Esta fue  también una de las tantas tragedias que ocurrieron en esta doliente Patria.


Como puede ver señora, las tragedias fueron cosa corriente en las familias argentinas en aquellos años, pero la finalidad de este articulo no tiene por objeto polemizar sobre tan ingrato tema.

En su artículo usted señala que en el juicio por los vuelos de la muerte 29 marinos fueron condenados a pasar el resto de sus vidas en la cárcel. Su declaración da por sentado que el juicio fue ecuánime en su desarrollo y condena final: una premisa falsa pues se trató de un juicio arbitrario, plagado de irregularidades procesales, alejado de los principios del Tratado de Roma y de principios constitucionales fundamentales, que terminó condenando a personas inocentes.

Es mi caso, señora, ya fui condenado a cadena perpetua, sin pruebas y sin que se hayan siquiera considerado los descargos presentados en mi alegato de defensa. En dicho alegato, demuestro con documentación fehaciente que nunca pertenecí a un Grupo de Tareas, que cumplí funciones en el Ministerio de Relaciones Exteriores donde me desempeñaba como jefe de seguridad, que nunca estuve en la ESMA, que nunca estuve en contacto con detenidos terroristas, que no fui aviador (soy Infante de Marina) y que desconocía totalmente lo relacionado con los supuestos vuelos de la muerte.

De 800 personas que pasaron por las audiencias durante siete años, ninguno me conocía y ninguno declaró haberme visto en la ESMA.

Señora, quiero que Ud. sepa que entre las personas por las que me condenan están sus hermanos. Según el expediente, sus hermanos fueron detenidos el 18/9/77. En esa fecha, yo me encontraba cumpliendo una comisión en el extranjero por resolución ministerial Nº635/77, desde el 10/9/77 al 22/9/77. La documentación probatoria no fue tomada en cuenta.

Me encuentro en este momento condenado a cadena perpetua por crímenes que no cometí. Tengo 80 años, por lo que esta condena arbitraria es una sentencia de muerte.

Reitero: soy inocente y ajeno a todos los hechos que se me imputan.

Cargará usted en su conciencia el peso de mi injusta condena.

Dice usted “porque la justicia cancela la venganza podemos restituir humanidad a nuestra vida de convivencia”. En la medida en que la justicia siga siendo venganza solapada, no hay transformación posible sino multiplicación del odio y marcas de un nuevo autoritarismo, el que surge de la inmoralidad de un relato sesgado y parcial.

Más que democratizar los corazones, deberíamos ser capaces de unirlos.


Como bien dijo Martin Luther King: “la injusticia en cualquier parte es una amenaza a la justicia en todas partes”.

Dios guarde su alma.

Eugenio B. Vilardo
Capitán de Navío de Infantería de Marina (R.E.)
Preso político


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.             

CAUSA ESMA: “SHOW MUST GO ON…”




















Por Lara Ronín

(Bs. As.)- Luego de cinco años de juicio y un costo millonario, el 29 de noviembre de 2017, el Tribunal Oral N° 5 de CABA integrado por el kirchnerista Daniel Obligado, Jorge Bruglia y Adriana Paliotti dictaron sentencia en el tercer tramo de la causa ESMA unificada.

Todos saben que los testigos faltaron a la verdad, y que sus testimonios fueron armados especialmente para la ocasión con intención punitiva, de probarlo se encargó el minucioso trabajo de las defensas prolijamente soslayado por el tribunal. También saben que los principios del derecho que aplicaron, violan aquello que la Constitución Nacional ordena. A nadie le importa.

En este aspecto la impronta del kirchnerismo sigue igual, jueces federales y secretarios continúan violando la ley como si fuese algo normal, y el Estado continúa acusando dos veces. Los responsables parecen que están genuinamente convencidos de que la ley penal debe aplicarse retroactivamente y ordenan al resto de los agentes del Estado que también quebranten la ley, manteniendo privados ilegalmente de la libertad a miles de viejos, de los cuales más de 450 murieron en cautiverio.
Pablo Bertuzzi, el cuarto juez, llegó a manifestar en privado que más de un testigo debería salir esposado de las audiencias. Bertuzzi se destacó por formular preguntas orientadas a la búsqueda de la verdad, hasta que fue silenciado por los otros tres jueces, proclives a sostener incondicionalmente el relato de los testigos como verdad revelada.

El gobierno está condicionado por el examen que Mauricio Macri habrá de rendir ante los países del G-20, en noviembre del año próximo, en buena medida parte del futuro de la Argentina depende de ello. Por lo que al contrario de lo que hizo Kirchner en la cumbre de Mar del Plata, cuando comenzó a explicarle a George Bush cómo debía ser la política de los EE.UU. Macri tratará de mostrar una Argentina en claro proceso de saneamiento republicano luchando contra el narcotráfico y la corrupción con miras a la integración internacional y lograr el apoyo de inversiones extranjeras.

Para lograrlo, aprovechó el disciplinamiento y subordinación de los jueces federales a los dictados de Lorenzetti[1] impuesto como políticas de Estado durante el gobierno anterior y pactó su permanencia en el cargo, impunidad y manejo de los procesos de lesa humanidad, a cambio de poner a la justicia federal ─inmovilizada durante el kirchnerismo─ a trabajar y dar resultados en casos de narcotráfico y corrupción.

En este contexto fueron estériles todas las denuncias de “Lilita” Carrió en contra de Lorenzetti. Era evidente que el presidente de la Corte había logrado la protección de la conducción del PRO y “Lilita” se llamó a silencio. Por su parte, al iniciar el año judicial en 2016, Lorenzetti lanzó la nueva política de Estado: dar batalla al narco y a la corrupción de los agentes del Estado, con excepción de Odebrecht.

Al comenzar el juicio ESMA unificada en 2012, el Ministerio Público Fiscal, representado por Mirna Goransky, quien había participado en el tramo anterior, pareció tomar conciencia de las barbaridades jurídicas que se cometieron, y advirtió al Tribunal acerca de la nulidad de este juicio.

Naturalmente Goransky fue reemplazada y el proceso se continuó sustanciando, pues nada detiene este tipo de debates.


Los juicios de lesa humanidad deben celebrarse a como dé lugar, porque un show se organiza para el inicio y otro para celebrar el final. Además, estas causas continúan bloqueando la justicia federal de manera de asegurar la prescripción de las causas de corrupción de los funcionarios kirchneristas, eso es parte de la política de Estado creada por Lorenzetti para satisfacer las necesidades de Kirchner y del pacto corporativo de los jueces federales.

El obrar de la militancia judicial no es una actividad desconectada de los intereses de los tribunales, aún pervive el poder remanente de los “comisarios políticos” de los tribunales federales, que funcionaron durante el kirchnerismo encargados de filtrar información a los medios, anticipar las sentencias o las medidas que va a tomar el Tribunal, deslizar la dirección de un domicilio para uso de los escraches de la agrupación H.I.J.O.S. o coordinar las actividades para estigmatizar a los imputados, entre otras actividades ejecutada en violación a los derechos de éstos.

En el caso del TOF N°5 el “comisario político” es su presidente y juez de ejecución Daniel Obligado, quien opera en favor de los procesos de lesa humanidad más allá de sus obligaciones como Juez, gracias a su vinculación con querellantes como el ególatra y mitómano Carlos Lordkipanidse,


“la formoseña” María Bourdín (protegida de Lorenzetti), quien se esmera en producir contenido de los juicios de lesa humanidad para el sitio WEB de la Corte -CIJ-, así como con periodistas, entre otros, Alejandra Dandán puesta por la ex SIDE kirchnerista como relatora de los juicios de lesa humanidad en Página12 cuya existencia depende de la financiación otorgada por el gobierno de Macri.

De perfil histérico, obsesivo y manipulador, Obligado está buscando el favor de Duhalde para ascender a juez de casación o al TSJ de la CABA, si el gobierno designa a la jueza Weinberg de Roca como jefa de fiscales, según las “gargantas profundas” del tribunal que lo desprecian por sus manipulaciones con el personal. Recientemente fue denunciado por la extraña e ilegal manera de lograr la libertad de Esteche poco antes de la muerte de Nissman. Esteche, condenado a una pena de 4 años, dictada también por el TOF N°5, tuvo la afortunada intervención de Obligado, quien organizó junto con Florencia Saintout, Decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad de La Plata, un curso telefónico que le permitió a Esteche, titular de la agrupación “Quebracho”  impulsada por la ex SIDE, acogerse a los beneficios de reducción de pena. El inusual hecho no llamó mayormente la atención de los otros jueces del tribunal y naturalmente pasó desapercibido para la investigadora de Página 12 y María Bourdín.

Con el cambio de gobierno, los jueces Bruglia y Paliotti, quien llegó a esta posición a “fuerza de romances”, comenzaron a consolidar posiciones más favorables a los principios del derecho y a imponer penas más acorde con las sentencias de tribunales internacionales en la materia.


Así llegaron a consolidar una lista que puso en evidencia los montos desproporcionados impuestos por Obligado, siguiendo los criterios punitivos del kirchnerismo, que duplicaban y triplicaban las penas impuestas por los otros jueces.

Obligado maniobró hábilmente, y Alejandra Dandán advirtió en una nota de Página12, inspirada por Obligado y publicada el domingo anterior a la lectura del veredicto, que la causa vuelos se caería.

La estratagema del presidente del Tribunal logró su efecto, las absoluciones pensadas en un primer momento fueron revisadas y restringidas por Bruglia y Palliotti, con la finalidad de rechazar las absoluciones de los pilotos de Prefectura acusados por vuelos, así como la cantidad de prisiones perpetuas.

El destino de los pilotos de la Prefectura Naval quedó sellado a la pena de prisión perpetua, pese al detallado trabajo de la defensa que probó, más allá de toda duda razonable, que el vuelo por el que fueron imputados no fue tal, por lo cual surge evidente que Mirian Lewin y el mitómano del ex piloto de LAPA, Enrique Piñeyro faltaron a la verdad.

Los organismos de DDHH necesitaban que el veredicto de la causa ESMA estuviese jalonado con más del 50% de sentencias a prisiones perpetuas, lo que se puso en evidencia por la cantidad veces que las querellas contaron a los condenados a esa pena, en una planilla con las fotos de todos los imputados, cada vez que el tribunal anunciaba una nueva prisión perpetua durante la lectura del veredicto.

La necesidad de que en la ESMA se dicten severas condenas busca contrarrestar la tendencia a la baja en los montos de las penas que vienen imponiendo los tribunales del interior del país.

Empero los jueces del TOF N°5 no estaban dispuestos a verse en la obligación de absolver a los pilotos de Prefectura y tener que pedir, falso testimonio a testigos como Piñeyro y Miriam Lewin quienes se encargaron mediáticamente de difundir el engaño de sus afirmaciones, así como exponer al Juez Federal Sergio Torres y el fiscal Eduardo Taiano, por acusar falsamente y a sabiendas a un imputado en causa criminal.

El problema se originó en la extrema debilidad de la acusación realizada por el Juez Federal Sergio Torres quien pese disponer de abundante información de marinos que podrían tener alguna vinculación directa con el tema objeto de investigación optó, gracias a un impedimento de origen radical, por acusar a pilotos notablemente desvinculados de los hechos, tal el caso de Julio Poch acusado por haber realizado un comentario relacionado a los vuelos durante una posta en la isla de Bali, lo que le valió al juez Torres un viaje a la paradisíaca isla para comprobar “in situ” el escenario de los acontecimientos y analizar los manjares gastronómicos que habría probado el acusado.

Lo curioso es que otro marino que también resultó absuelto por los mismos hechos, llegó a debate por dichos de terceros acaecidos en Bariloche, empero ello no movilizó al juez a una  comprobación “in situ”, poniendo de manifiesto la preferencia del juez por los destinos internacionales. Torres, ya había realizado un periplo por diferentes lugares de Europa a fin de recoger testimonios de testigos que permitiesen imputar a diferentes marinos. Este juez no fue el único viajero con cargo al costo del juicio, en el tramo anterior conocido como ESMA 1270, los secretarios Mariano Carcione y Victoria Soiza Really viajaron “muy juntos” a Miami y Madrid para recibir testimonio de testigos que no quisieron viajar a Buenos Aires.

También Obligado suspendió el juicio para realizar un viaje de “trabajo” y acompañar a su amada Massimino, a quien pretendió hacer ingresar a la familia judicial bajo su dominio, a exóticos seminarios allende Oriente Medio, para luego regresar a su colección de gatitos que observa obsesivamente durante las audiencias de los juicios, mientras los testigos deponen intentando llamar la atención del ocupado juez mientras, los otros jueces, corregían sentencias que le alcanzaban la “novia” de uno de ellos o chateaban por teléfono, porque si hay un tribunal cariñoso sin duda es el TOF N° 5 de CABA, todos ellos tienen romances prohibidos. Por supuesto ninguno escuchó los alegatos de las defensas y dictaron sentencias según sus necesidades políticas, cobardías o veleidades, como en los juicios estalinistas primero pusieron la pena y luego crearon los fundamentos que la justifican.


El inicio de la lectura del veredicto, como en casos anteriores, tuvo su irrupción fotográfica para garantizar la estigmatización de los imputados pese al pedido de las defensas de que se respete la obligación del Estado de sustraer a los imputados de la curiosidad pública, el show se materializó tal como fue programado.

Con la anuencia de Obligado se ubicó a los acusados que habrían de ser estigmatizados en primera fila y se lanzaron sobre ellos tres oleadas de quince fotógrafos. Tan agresiva fue la situación que Obligado, para disimular, improvisó una actuación manifestando su supuesto descontento con lo que estaba ocurriendo.

La sentencia de la causa ESMA fue un verdadero “esperpento”, si por justicia se entiende darle a cada uno lo que le corresponde, el veredicto claramente fue una venganza instrumentada por Obligado como un golpe escénico final de su elección por el kirchnerismo y la adhesión a las causas de derechos humanos, porque hace rato que quiere ser recusado para apartarse de lo que ya fue. Su gran “finale” dejó muchas familias desoladas que ingenuamente esperaban justicia del gobierno de Macri.

NOTA: Los destacados no corresponden a la nota original.





[1] Ex integrante de Montoneros conocido por su alias: “el Mono”. Actual presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

FUTUROS TSUNAMIS


“Del triunfo al fracaso no hay más que un paso. Lo he visto en los asuntos más importantes, un pequeño detalle siempre ha decidido los grandes acontecimientos”.
Napoleón Bonaparte

 Como era previsible, al menos para quienes conocemos a los magistrados de Comodoro Py, el Juez Claudio Bonadío se desmarcó de sus pares para desatar una tormenta política cuyas consecuencias aún resultan difíciles de prever, toda vez que puede afectar las expectativas legislativas del Gobierno y, sobre todo, al interior del peronismo.

Mauricio Macri espera (¿esperaba?) contar con un gran paquete de leyes antes de fin de año, incluyendo el presupuesto 2018, la reforma fiscal, la modificación del sistema de cálculo de las actualizaciones previsionales, etc.; y el pedido de desafuero y detención de Cristina Elisabet Fernández, Senadora electa, por traición a la Patria, impactó directamente sobre el diseño parlamentario que había construido, como un verdadero orfebre, el Senador Miguel Piccheto para aislar al kirchnerismo, dejarlo en franca minoría y separarlo del bloque del PJ.

Los colegas de Bonadío, varios de los cuales hubieran podido adoptar idénticas medidas en varias causas por corrupción en las que está imputada, pusieron a trabajar sus narices para descubrir qué prefería la Casa Rosada y, prudentemente, se abstuvieron de ejecutarlas. Hoy, dada la necesidad de contar con el voto de dos tercios de los miembros presentes para lograr el desafuero solicitado, lo cierto es que no se producirá, al menos en el mediano plazo; si la causa adquiriera mayor consistencia cuando, dentro de mucho tiempo, llegue a la etapa oral, la exposición pública de los hechos podría hacer que muchos de los que hoy se amparan en posturas garantistas para proteger la libertad ambulatoria de la viuda se vieran obligados a modificar su postura para evitar pagar un alto costo político.

Pero, como decía Napoleón, el Juez Bonadío, ahora convertido en francotirador, podría producir en breve un pequeño hecho que generaría otro tsunami, éste sí difícil de defender con invocaciones persecutorias. Si las investigaciones hoteleras avanzan, bien podría suceder que en febrero ordenara similares medidas contra Máximo y Florencia Kirchner; el primero está protegido por fueros en su condición de Diputado en ejercicio, pero no sucede lo mismo con su hermana, dueña de incalculables fortunas y de pilas de dólares en efectivo. Herida así en su flanco más doloroso, es complicado imaginar qué hará entonces la leona destronada.

Por televisión, asistí a la conferencia de prensa que brindó la rea en la Cámara de Diputados. Imaginé cuánto hubiera ganado la nación si aparecía un celular de culata para trasladar muy amablemente a prisión a la mayoría de los asistentes; descollaban, por supuesto, Nilda Garré y Agustín Rossi (ex ministros de Defensa ahora investigados por la tragedia del “San Juan”), Martín Sabbatella (un prócer de la libertad de prensa), Daniel Scioli (un corrupto mayor), Fernando Espinosa y Verónica Magario (coautores recientes y sucesivos del verdadero genocidio cometido en La Matanza) y, ¿qué menos?, Andrés Larroque (imputado también por traición a la Patria). Ausentes con aviso: Luis D'Elía, Fernando Esteche, Ricardo Jaime, Julio de Vido, Carlos Zannini, Lázaro Báez, Milagro Salas, Amado Boudou, José López, Roberto Baratta, Omar Caballo Suárez, Pata Medina y César Milani.

Pero lo que más me llamó la atención fue el tenor de los argumentos utilizados para descalificar la resolución de Bonadío y para imputar, como autor intelectual de la misma, a Mauricio Macri. Sus críticas al fallo (desconocimiento de la presunción de inocencia, limitaciones a la prisión preventiva, prevaricato del juez, causas amañadas para condenar sin pruebas, violación de normas constitucionales, invención de tipos penales, obediencia del magistrado a la voluntad del Gobierno, etc.), corresponden con exactitud a los principios jurídicos que, al ser violados impunemente desde 2003 hasta ahora, mantienen en prisión a casi dos mil militares, muchos hace más de una década y sin condena.

En otro orden de cosas, si bien es cierto que el 60% de la ciudadanía muestra en todas las encuestas su optimismo sobre la gestión del Gobierno y la figura de Mauricio Macri, y se siente confortada con el efecto reparador del accionar de los jueces sobre los funcionarios y pseudo empresarios kirchneristas, no lo es menos que espera ansiosa que avancen sobre quienes bailaron tantos tangos con ellos, pagando las coimas que después incluían como sobreprecios en las obras públicas; y se pregunta qué pasará cuando la ola se acerque al círculo de las actuales autoridades.

El escándalo Odebrecht (“Lava Jato”) está arrasando con ese mundo secreto y fétido en toda la región. En la Argentina, hay muchos nombres importantes, y de todos los colores políticos, que deben dar explicaciones a los jueces: Enrique y Sebastián Ezkenazi (YPF y Petersen), Jorge Brito (Banco Macro), Osvaldo Acosta y Gustavo Ferreyra (Electroingeniería), Ángelo Calcaterra (IECSA), Cristiano Ratazzi (Flight Express), Enrique Wagner (Constructora) y muchos más. Hasta tanto ocurra, y de modo transparente, el escepticismo que tanto nos caracteriza seguirá imperando.

Al tope de nuestras preocupaciones están la seguridad y la administración de justicia. Recuerdo que ya en 1130, el Rey Enrique I concedió a los londinenses el derecho a escoger como su propio sheriff y juez a quienes ellos quisieran. Y esa anécdota viene a cuento porque una de las causas de esas preocupaciones es la enorme desconfianza que tenemos sobre la conducta de nuestras policías, funcionarios, fiscales y jueces, muchas veces involucrados en el narcotráfico, la trata de personas, el lavado de dinero o la exhibición de fortunas inexplicables; pero aún si adoptáramos ese sistema, no debemos olvidar la responsabilidad del Consejo de la Magistratura, que tiene a su cargo el deber constitucional de ejercer el control del Poder Judicial, y de nombrar y remover a los jueces.

Como sucede con la defensa nacional, tristemente vuelta a poner sobre el tapete a raíz de la inevitable tragedia del submarino “San Juan”, en el terreno de la Justicia también debemos darnos políticas de Estado, con una clara, consistente y, sobre todo, permanente planificación del objetivo al cual queremos llegar. Si no lo hacemos, no tendremos derecho a quejarnos, aunque sigan depredándose nuestros recursos naturales, continúen los movimientos subversivos secesionistas, imperen las más violentas bandas de narcotraficantes y toleremos la inmigración descontrolada.

Cambiando absolutamente de escenario, recuerdo que Karl Marx, citando a Hegel (“los grandes hechos y personajes de la historia se repiten”), agregó que la primera vez lo hacen como tragedia y, la segunda, como comedia. Nicolás Maduro que, imitando a los gerontes cubanos, sumió a su pueblo en el hambre, la miseria y la desesperanza, ahora obliga a los ciudadanos a obtener un “carnet de la Patria”; el nuevo documento resulta indispensable para realizar cualquier tipo de trámite, contar con libretas de racionamiento de comida, acceder a centros médicos y remedios, estudiar en todos los niveles y votar, en un siniestro sistema de control de la ciudadanía. Nada importó, para dictar tamaño disparate, que sus númenes hayan visto fracasar en la isla, uno tras otro, todos los programas económicos que inventaron a contramano del mundo. Así como nos duele en el alma el régimen de terror asesino que se implantó en Cuba a partir de 1956, hoy nos conmueve hasta la médula lo que sucede en Venezuela, que se acerca a una situación igual y muere cada día.

Bs.As., 9 Dic 17

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado

domingo, 3 de diciembre de 2017

SAINETE NACIONAL


"Me dijeron que en el reino del revés .
un ladrón es vigilante y otro es juez"
María Elena Walsh

El Gobierno y la Armada confirmaron lo que intuíamos: ya no es posible que los tripulantes del ARA "San Juan" sean encontrados con vida, aunque se seguirá intentando localizar la nave. A sus familiares y a todos hombres de mar expreso el profundo dolor que me embarga; rezo a Stella Maris por el eterno descanso de sus almas.

¡Ay, Tato Bores, qué falta nos haces! La Argentina sigue dando que hablar al mundo entero, como siempre lo ha hecho; antes, por nuestra reconocida cultura y nuestro potencial económico, ahora y desde hace varias décadas, por lo asombroso de nuestra decadencia, producto de un suicidio colectivo que parece no terminar. Es natural, toda vez que no hemos dejado nada sin trastocar, ensuciar o destruir.

El el mismo H° Senado de la Nación que albergó figuras tales como Aristóbulo del Valle, Carlos Pellegrini, Nicolás Avellaneda y tantos otros ciudadanos ilustres, ratificó su condición de aguantadero de peligrosos y reincidentes delincuentes cuando juraron -"por Dios, por la Patria"- entre quienes fueron electos en octubre, Cristina Elisabet Fernández, Carlos Saúl Menem y Adolfo Rodríguez Saa. ¡Qué trío de joyitas!

La renovada legisladora arrastra ya tres procesamientos firmes por corrupción, y está muy cerca de recibir otro, nada menos que por traición a esa Patria por la que juró. Menem soporta una condena, confirmada en doble instancia, por el contrabando de armas a Ecuador y a Croacia; no está firme porque la Corte Suprema aún tiene a estudio un recurso del ex Presidente y, mientras se pela las pestañas, lo habilitó para reasumir como Senador; para colmo de vergüenza, fue el encargado de izar la bandera nacional en el acto. Y el último, "el Adolfo", viene de dar vuelta la elección que había perdido en su eterno feudo mediante el sencillo procedimiento de hacerse con un millonario subsidio, otorgado por su hermano el Gobernador de San Luis, con el cual adquirió públicamente electrodomésticos para comprar votos.

En el sur del país, otro catastrófico Juez federal, Gustavo Villanueva, ordenó a las fuerzas de seguridad retirarse de un parque nacional usurpado por los falsos mapuches del RAM, con lo cual éstos pudieron modificar el escenario del último enfrentamiento armado, que costó la vida a un joven compañero de ruta de los invasores. Este episodio no debería sorprendernos porque otro magistrado -Gustavo LLeral- permitió, hace un mes, que los enmascarados okupas palparan de armas a los efectivos federales antes de habilitarles la entrada a otro campo "recuperado", donde murió ahogado Santiago Maldonado.

Luego, el Obispo de Bariloche, Mons. Juan José Chaparro, convocó a ¡las partes! a un diálogo de paz, equiparando al Estado Nacional con la banda armada, ladrona y asesina, que amedrenta a los pobladores de la zona y quema estaciones de tren y pozos petroleros. Hasta la propia madre del último fallecido, una verdadera mapuche y -como la enorme mayoría- ciudadana pacífica, dijo que habían lavado el cerebro a su hijo y rechazó las ceremonias fúnebres que pretendía organizar el RAM durante cuatro días.

Debemos recordar que, de la marcha convocada para protestar por esta última muerte, quedó una repugnante pintada en la pared del Cabildo, "44 menos"; si algo faltaba para calificar definitivamente a estos mal paridos, su alegría por la desaparición de los marinos resulta suficiente.

Mauricio Macri, finalmente, verbalizó un claro respaldo a la posición de Patricia Bullrich, Ministro de Seguridad, firme en la defensa del accionar de las fuerzas de seguridad federales, que no pueden ser puestas en pie de igualdad con quienes desconocen la soberanía argentina sobre las tierras "sagradas" que, dicen, les pertenecían ancestralmente y que pretenden la escisión de las mismas respecto a la Argentina y a Chile.

Con esa correcta actitud, el Gobierno anotició a la ciudadanía que se dispone a enfrentar, con toda la fuerza del Estado, el peligroso foco subversivo que, con apoyo y financiamiento de las organizaciones guerrilleras latinoamericanas y de los narcotraficantes, se está instalando en el sur. A quienes pretendan minimizarlo por el escaso número de los integrantes del RAM, les sugiero estudien cuántos miembros del ERP actuaron en 1974 en Tucumán, pretendiendo que se reconociera el territorio que ocupaban como un estado beligerante, o sea, en guerra con la Argentina.

Pero todo esto se da en el marco de importantísimas reuniones internacionales que se llevarán a cabo aquí hasta noviembre del año próximo, cuando se den cita los líderes de los países que integran el G-20. Cada vez que ello ocurre en algún lugar del mundo, las agrupaciones anarquistas y antisistema desatan un aquelarre de violencia, que sólo se logra controlar cuando entran en acción los ejércitos y las policías de las naciones anfitrionas. Me pregunto con qué elementos podremos garantizar la seguridad de esos encuentros si, como se ha visto en estos días, permitimos que periodistas bastardos los cubran permanentemente con un manto de sospecha, amén de mantener encarcelados a quienes el Estado les encomendó esa misma tarea hace ya cuarenta años.

El miércoles fueron dictadas las sentencias en la causa ESMA, el proceso más amañado de todos aquellos denominados "de lesa humanidad". Fueron condenados a cadena perpetua muchos oficiales que, a la sazón, contaban poco más de veinte años y a los cuales sus superiores les ordenaban la detención de los subversivos para luego entregarlos en los diferentes centros de encarcelamiento. Es completamente ridícula la teoría utilizada por los jueces para condenarlos, ya que es impensable que personal que revistaba en los grados inferiores del escalafón militar tuviera algún poder de decisión sobre la represión.

En el tema de los derechos humanos, el Gobierno está en deuda con la sociedad, en la medida en que el propio Presidente se comprometió a terminar con el "curro" montado a su alrededor, sobre todo a través de las aún oscuras y ocultas indemnizaciones multimillonarias pagadas a los terroristas y sus familiares, pero también en relación al nulo reconocimiento a las víctimas civiles del accionar de las organizaciones ilegales y la indispensable revisión de las causas judiciales armadas para concretar la venganza contra los vencedores militares de la guerra de los 70's.

A la escena tragicómica nacional se sumaron los gremios docentes que, insólitamente, se resisten a que se conviertan en universidades los actuales institutos de formación, algo que logró en Ecuador su admirado "socialista del siglo XXI", Rafael Correa. Pero la foto de los cabecillas quejosos (Roberto Baradel y Hugo Yatsky), que ya decretaron una huelga en el tramo final del ciclo lectivo, revela la clara intencionalidad política de este contrasentido, toda vez que son acérrimos seguidores de Cristina Kirchner.

Como se ve, María Elena Walsh fue sólo una adelantada cuando escribió "El reino del revés".

Bs.As., 2 Dic 17

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado

SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO


Sr. Director,

El domingo 26, en su columna Breve Historia de una Larga Decadencia, Sergio Suppo escribe que "La violenta muerte del conscripto Omar Carrasco, en enero de 1996, derivó en el final del servicio militar obligatorio. Hacía décadas que se sabía que el reclutamiento masivo era innecesario". No conozco la edad del Sr. Sergio Suppo ni sus experiencias. Lo que si yo puedo decir que si bien el servicio militar obligatorio no era como hubiéramos deseado lo que tendría que haberse hecho es mejorarlo en aquellos defectos en que se pudiera incurrir. Los hospitales, las escuelas, el Poder Judicial, el Poder Legislativo y  todas las instituciones de nuestro país que queramos mencionar están lejos de funcionar como es deseable pero no las cerramos. Lo que le daba el servicio militar obligatorio a los jóvenes que lo hacían es disciplina y en muchos casos aprender a leer y escribir, a usar un cepillo de dientes, a usar los utensilios para comer a usar un calzado decente y es larga la enumeración de beneficios que obtenían en su paso por el servicio. Invito al Sr. Sergio Suppo a dar una vuelta por el conurbano profundo y observar a la juventud que pulula por sus calles. Luego que escriba una columna sobre lo que vio y si le gustó. En Israel toda la juventud mujeres y hombres hacen un servicio militar que los convierte en persona útiles a su patria. Se lo que alguien me va a decir si se publica esta carta: para que si ya nos hemos quedado sin patria.
  
Saludos cordiales
  
Dr. José Brunetta

DNI 4.180.958

sábado, 2 de diciembre de 2017

TERRIBLE REVELACIÓN SOBRE EL JUEZ LORENZETTI

¿Puede un militante Montonero juzgar crímenes de lesa humanidad?

Por Horacio M. Lynch [1]

- ¿Usted fue militante peronista, desde la época universitaria, de la JP ligada a Montoneros?, ¿en noviembre de 1976 los militares lo buscaron en su casa en Santa Fe donde vivía con otros amigos y lo salvó su amigo Horacio Calciatti?

Responde Lorenzetti: "Me hace preguntas de tantos años atrás .... [ se toma la cabeza, la inclina hacia atrás se acomoda en el sillón y puedo percibir que se emociona... hay unos minutos de silencio y continúa] Fueron tantos, tantos años atrás ... pero si, así fue. Siempre fui perseguido." (Natalia Aguiar, El Señor de la Corte" de Ediciones B Argentina SA, 2017)

El libro de donde se extrae esta cita revela un antecedente del doctor Ricardo Lorenzetti -haber pertenecido a la Juventud Peronista ligada a la agrupación Montoneros- desconocido hasta entonces, y revelado al ser confrontado por la autora.

Esta circunstancia no había sido informada por el interesado en el pliego presentado para el acuerdo del Senado, en 2004, y hasta la publicación de este libro, había sido ignorada.

Aunque la adhesión de muchos jóvenes en aquella época a posiciones extremistas no es una rareza, en este caso ha impactado por el hecho de que es el actual Presidente de la Corte Suprema de la Argentina, con gran involucramiento en el juzgamiento de los llamados crímenes de lesa humanidad, es decir, de quienes pertenecían al bando contrario en el que militaba.

 Cabe reflexionar sobre el significado y consecuencias de esta actitud.

Lo inaceptable es que quien se incorporaba al más Alto Tribunal de la República para tratar, como tema más importante, el juzgamiento de la represión, haya ocultado haber pertenecido o haber comulgado con uno de los sectores que fueron parte del terrible conflicto que envolvió al país; y, también, no haberse excusado al momento de intervenir en el juzgamiento.

Todos los hitos que permitieron el juzgamiento de los llamados 'crímenes de lesa humanidad' fueron discutibles, por decir lo menos: primero, la conformación del Alto Tribunal con jueces adictos, luego la anulación de leyes de obediencia debida y punto final, luego la increíble anulación por la Corte Suprema de una sentencia del mismo tribunal- dictada décadas atrás - que las declaraba constitucionales (en una nueva sentencia firmada por un ministro que había intervenido en la anterior) la calificación de los delitos como crímenes de lesa humanidad sin una base legal vigente a la época de los hechos y la consecuente declaración de imprescriptibilidad.

A este cúmulo de anomalías ahora se agregaría la participación de un magistrado que ocultó una circunstancia de su pasado que podría afectar su imparcialidad, en lo que sería un nuevo cuestionamiento a la actuación de la Corte Suprema.

Se trata de un ministro del Alto Tribunal, luego elegido Presidente, que tuvo activa intervención e influencia en la construcción de los alambicados razonamientos que tuvieron por resultado este escandaloso resultado de la condena de quienes habrían afectado gravemente a los DD.HH. dejando libres de todo reproche al otro sector que también había cometido este tipo de crímenes.

Lo cierto es que por estos artilugios, los que llevaron adelante la represión quedaron en la cárcel, en tanto los que lucharon del otro bando quedaron desinculpados, y, según quien los mire, exaltados.

En este caso se entiende que el antecedente de Lorenzetti debió haber sido conocido primero por la sociedad cuando lo ungió para el cargo en la Corte, y luego también cuando no se excusó al intervenir en tales causas. Es que una persona que habría tenido una posición extrema en aquella época podría no tener la ecuanimidad necesaria para fallar en estos casos, y menos, para llevar la voz cantante en las sentencias.


En el caso de Carmen Argibay se sabía que había estado detenida por un tiempo por los militares del Proceso, pero se entendió que era una persona, si bien con conocidas posiciones de izquierda, se coincidía - y lo demostró en sus sentencias - en que era absolutamente independiente.

La actitud del Dr. Lorenzetti es particularmente reprochable. Los principios dicen que "todo juez en relación con el cual puede haber razones legitimas para dudar de su imparcialidad debe abstenerse de conocer en el caso ya que lo que está en juego es la confianza que los tribunales deben inspirar a los ciudadanos en una sociedad democrática." El principio de imparcialidad como garantía del debido proceso, reviste su importancia, como lo dice el procesalista costarricense Artavia, para "garantizar la idoneidad del órgano jurisdiccional y la consiguiente confianza de las partes en la imparcialidad del juzgador-garantía inherente al cargo-, la ley ha dispuesto que los jueces y demás funcionarios judiciales, puedan ser apartados de un proceso, por petición de los interesados -recusación- o por propia determinación -excusación e inhibición- cuando exista una causa legal para ellos".

Como afirma Werner Goldshmit "La imparcialidad consiste en poner entre paréntesis todas las consideraciones subjetivas del juzgador. Este debe sumergirse en el objeto, ser objetivo, olvidarse de su propia personalidad".

En síntesis, la actitud del Dr. Lorenzetti, primero ocultando un antecedente determinante en el juzgamiento, y luego de no excusándose,es particularmente reprochable.

Todo esto no son simples disquisiciones leguleyas pues tienen efectos prácticos, y, de haberse conocido y planteado oportunamente, podría haber orientado las soluciones hacia otro derrotero.

De hecho ya se supone una recusación con causa interpuesta contra Lorenzetti en estos meses. basada en esta circunstancia determinante.

En alguna oportunidad expresé que "cuando actúa la Justicia el deber del Estado es ser neutral. Pero en los mal llamados casos de lesa humanidad, durante la administración kirchnerista, el Estado hizo lo opuesto: se comprometió a no ser neutral y se empeñó en buscar condenas a cualquier costo.".



PD: Para quienes piensan, ¿cómo es posible que esto recién salga a la luz? Recomendamos leer las siguientes notas:





[1] Fundador y primer presidente de FORES - Foro de Estudios sobre la Administración de Justicia, primera ONG de América Latina en abogar por mejorar la Justicia y la Reforma Judicial.
Abogado argentino con cinco décadas de ejercicio de la profesión con oficinas en la ciudad de Buenos Aires y en San Isidro (PBA). En paralelo con la práctica de la abogacía, tuvo un fuerte compromiso, dedicación e involucramiento con el mejoramiento de la administración de justicia en la Argentina y en América Latina, y en otros temas institucionales, como la seguridad jurídica en la Argentina, la corrupción, el fraude electoral, las compras del Estado.
Además, durante los años '90, una época inicial de la nuevas tecnologías de la información -la revolución digital- debido a su relación profesional con empresas de informática. Pertenece a prestigiosas instituciones profesionales y académicas en el país y en el exterior.
Es autor o coautor de varios libros, ha escrito más de cien artículos con temas de su especialidad, así como también artículos periodísticas y es colaborador del diario La Nación.
Es casado, vive en San Isidro, tiene dos hijas y cuatro nietos.